ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
A partir de algunos conceptos que han variado en el béisbol, el eterno duelo entre bateador y lanzador se ha agudizado en los últimos años. Foto: Ricardo López Hevia

Solo eran 65 una década atrás. Hoy se han multiplicado de tal manera que ya el pasado año excedieron los 1  400 lanzamientos de cien millas por hora en el béisbol de Grandes Ligas. Existen equipos con dos o tres cerradores capaces de topar esa velocidad, quienes pueden colocar la pelota en el plato en solo 396 milisegundos.

La recta a cien millas es más rápida que el parpadeo de un ojo. Según han reflejado los especialistas en varios sitios web, no se puede seguir con la vista toda su trayectoria, cuando está a 50 pies del home prácticamente desaparece, el bateador comienza a hacer el swing pero ya es tarde: la pelota entró en la mascota del receptor.

Si un lanzador abridor comenzara a tirar pelotas a cien millas desde el capítulo inicial lo más probable será que al pasar del segundo tercio del choque los rivales se hayan ido acostumbrando y sean capaces de conectar con mayor frecuencia. Quizá sea esa la razón por la que solo vemos a tiradores de esa velocidad en función de cerradores. Resulta imposible realizar ajustes en el swing, por muy bueno que resulte el hombre en el plato, en solo dos, tres o cuatro lanzamientos.

Valdría la pena preguntarnos: si cada vez hay más serpentineros con posibilidad de soltar una bola a cien millas por hora, ¿los batazos de grandes dimensiones disminuirían en grado sumo? Resultaría lógico, puesto que para conectar un jonrón la coordinación y el balance del bateador deben de alcanzar casi la perfección. Y a mayor velocidad, mayor dificultad para conseguirla.

Pero no fue así, todo lo contrario. En la pasada temporada se rompió el récord histórico de jonrones en las Grandes Ligas, pues se conectaron por primera vez más de 6 000, 6 125 para ser exactos. Y, a pesar de todo, también la marca de ponches fue abajo al sumar 40 105 en el total de 2 430 juegos.

Lo de la cantidad de bambinazos provocó innumerables polémicas. Se habló y se escribió de una pelota más pequeña, más viva y hasta de una sustancia doping incapaz de ser detectada.

Y de los estrucados, ¿cómo explicar el aumento de bateadores ponchados, más de 40 000, un total nunca visto? Quizá por el hecho de los swines grandes característicos de todos los sluggers, comentan algunos. No es así del todo.

UNA FILOSOFÍA DISTINTA

Según los especialistas de ESPN y el Elias Sport Bureau, los departamentos de análisis de cada uno de los 30 equipos aconsejan a los mentores no regalar outs. Por esa razón en la pasada temporada hubo solo 924 toques de sacrificio en casi 2 500 partidos. De igual manera han descendido los robos de base y las jugadas de corrido y bateo.

«Hoy en día se juega distinto», declaró el exmentor de los Yankees de New York, Joe Girardi. «En comparación con cuando yo comencé en esto, ahora se roba menos bases, se toca menos y se intenta menos el corrido y bateo. Como ya no regalas outs tocando, dejas que los bateadores hagan swing». Un miembro del Salón de la Fama, Reggie Jackson, afirmó que «el enfoque del béisbol de hoy en día es batear jonrones y tolerar los ponches. En definitiva, un ponche es equivalente a un out y es mejor que batear para doble play».

El aumento de los ponches está en relación directa con el aumento de la velocidad de los pitchers. Según datos de la MLB (las siglas en inglés de Grandes Ligas) las rectas de cuatro costuras promediaron 93,2 millas por hora, hace nueve años era de 91,9. Si a eso le añaden los altísimos promedios de los cerradores, es normal que la cantidad de estrucados aumente.

Una última opinión me parece interesante, la de Eric Nadel, quien por más de 40 años es el locutor oficial del equipo Rangers de Texas. Durante su última visita a Cuba, Eric abordó el tema desde un punto de vista muy singular: «los dueños de equipos tienen mucho que ver en toda esta nueva forma de jugar al béisbol.

«Para ellos, lo principal es ver el estadio lleno, con más de 40 000 o 50 000 personas, a mayor concurrencia mayores son las ganancias. Y ellos saben que la afición adora los jonrones y, de igual manera, adora los ponches. Es común ver como todo el mundo se levanta de sus asientos para festejar un cuadrangular o para aplaudir al lanzador que tiene en dos strikes al bateador rival. Sin dudas, el jonrón y el ponche son las máximas atracciones, en el centro del espectáculo».

EN LA ÚLTIMA SERIE DEL CARIBE

No solo es en Estados Unidos donde este fenómeno tiene lugar. En la recién finalizada 60 edición de la Serie del Caribe se conectaron 22 jonrones en los diez partidos de la etapa eliminatoria, a dos por encuentro, y se propinaron 113 ponches. Además, se produjeron 23 robos de base, 1,8 por juego.

En la segunda fase de nuestra 57 Serie Nacional los bambinazos sumaron 360 en 268 juegos, a 1,34 de promedio. Sin embargo, abundaron los toques de bola (567), a 0,90 de promedio por desafío, en tanto también aumentaron a 1 225 los ponches.

El béisbol fue siempre un deporte donde tocar una bola para avanzar a un corredor o apuntarse un jit, robar una base para colocar un hombre en posición anotadora o montar una jugada de corrido y bateo eran parte esencial de la estrategia. Pero ahora son otros tiempos. Una nueva filosofía se está adueñando de este deporte.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

enrique15 dijo:

1

14 de febrero de 2018

07:49:06


De acuerdo, pero cuidado, ¿eh? Hay algo que siempre olvidan los que hacen estos análisis en nuestro país y me refiero a las características de nuestro beisbol y sobre todo y muy importante, las características de nuestros jugadores, o sea, el recurso humano conque contamos. En la MLB se batean muchos jonrones, hay muchos lanzadores que tiran más de 95 y 96 millas. En Cuba, ¿cuántos sluggers tenemos? y hablo de sluggers, no de tipos que una vez cada 30 o 40 turnos dan un jonrón. No, hablo de tipos que cada vez que le pegan a la bola, esta grita aunque sea out. Hablo de los Kindelán, Junco, Muñoz, Romelio, Linares, etc. ¿Y los lanzadores de 90 millas sostenidas? Hoy no hay veinte en la SN. Entonces, si uno va a hablar de por qué se toca tanto la bola en Cuba, cabría preguntarse: ¿Y cuántos extrabases se dan en la pelota cubana? ¿Alguien ha sacado la estadística de cuántas carreras se anotan en nuestra SN cuando un equipo tiene las bases llenas sin outs? Es muy común (se tienen que haber fijado) que un equipo cubano llene las bases y apenas haga una o dos carreras, y eso es porque el batazo grande no suele surgir, si acaso un sencillo. En cuanto a los pitchers es lo mismo, ¿Cuántas veces oimos a nuestros comentaristas hablando del tan traido y llevado tema de la especialización del picheo? Un montón de veces, todos hablan de que los equipos tienen que tener abridor, relevo intermedio, preparador y cerrador. Yo digo, si apenas tenemos abridores, ¿de donde sacamos el resto? Y me responden: Hay que trabajar, prepararlos, enseñarlos. Muy bien, pero no es tan sencillo, si yo soy un dueño de equipo de la MLB y necesito a un cerrador, busco en la conchinchina a Fulanito de tal, le pago un montón y ya, resuelto el problema. Y de contra, tengo en Dominicana y aquí y allá, academias y tengo A, AA y AAA para desarrollarlos. Entocnes, es fácil decir: Tenemos que tener cerradores, abridores, etc. Yo lo que pienso que además de trabajar más y buscar el talento, etc. tenemos que adaptar el beisbol a nuestras condiciones y sacarle el mejor provecho a eso, porque hoy se robará menos pero ¿quién dijo que robar bases no es un arma poderosa en el beisbol? Si no tengo sluggers, tengo que adelantar los corredores a como de lugar. Las posibilidades en Cuba de batear para doble play se incrementan porque los jugadores batean mucho por el piso PORQUE NO SON SLUGGERS QUE LEVANTAN LA BOLA LA MAYORÍA DE ELLOS. Será una nueva filosofía, pero recuerden: antes, los japoneses usaban el tiro de relevo de manera muy efectiva porque no tenían jardineros de esa potencia en el brazo, pero perfeccionaron ese sistema y lo hacían muy bien. O sea, adaptaron su beisbol a sus condiciones. Lo malo de nosotros es que lo que podemos hacer, lo hacemos mal. Porque ni sabemos robar bases ni tocar bola.

Jorge Alfonso dijo:

2

14 de febrero de 2018

08:14:54


Muy buen Articulo que pone a pensar, pero de el se desprenden otras interrogantes, no influirá también en los resultados estadísticos de cuadrangulares el físico predominante en MLB, la mejor preparación física y utilización de métodos científicos de entrenamiento que han permitido superar recort en todos los deportes, tanto individuales como de equipo, hoy es frecuente que recort de años anteriores sean constante superados lo que además de utilización de sustancias químicas no detectadas o indetectables, también tiene que ver con el uso de nuevos tipos de zapatos, ropa deportiva, implementos deportivos y otros que especialistas bien pueden señalar, evolución muy importante es lo que ha ocurrido con las Bicicletas que hoy utilizan casi todos los que practican este deporte. Usted hace referencias al interés económico que prima en las Grandes Ligas, lo cual siempre ha motivado constantes cambios en la dimensión del Plato, altura de la lomita de lanzar, tamaño y peso de las pelotas utilizadas, quizás es precisamente en esta liga donde más cambios han ocurrido en el Béisbol, siempre motivado por interés económicos y publicitarios, hay que señalar finalmente que las MLB son una selección globalizada, de los mejores jugadores del mundo, desde edades tempranas y que transitan por tres niveles previos para llegar a la gran Carpa como dicen ellos, esto provoca que en cada posición se tenga a casi superhombres, que anulan las habilidades en función de las capacidades para lograr el objetivo deseado. Considero que lo que ocurre en las MLB no es aplicable ni al Béisbol de la Serie del Caribe, donde nuestra selección está a la altura de los equipos que participan, ni a nuestro Béisbol interno, tampoco a la Liga Profesional de japón y de otras latitudes, en las MLB se maximisa la calidad y se paga cantidades incomparablemente altas en función del espectaculo y las ganancias, no es deporte, sino Gladiadores que llegan a la Arena del nuevo Imperio a ganar o morir.

Jorge Alfonso dijo:

3

14 de febrero de 2018

08:18:02


Nuestro Béisbol para superarlos tiene que ser como el Fútbol, del Juego bonito, lleno de avilidades y gracia como el de Roel Santos.

Aníbal garcia Respondió:


15 de febrero de 2018

15:48:08

Tienes mucha razón en todo lo que dices ,pero en estos momentos tenemos 115cubanos en el sistema de mlb ,quizás el día inaugural sean 10 o 15 o 20 ,pero lo que no podemos negar a pesar de los pesares ,es que en Cuba se juega pelota ,,aunque sí estoy de acuerdo con un que es un nivel como Caribe o liga japonesa

Ortografía Respondió:


22 de febrero de 2018

10:50:21

Jorge, fijate como escribiste habilidades, debemos ser cuidadosos con la ortografía, y el escrito de Barrios muy bueno

Lazaro Matias dijo:

4

14 de febrero de 2018

12:26:18


Muy buen analisis, asi como los dos primeros comentarios que aparecen, que son los que he leido. Sin embargo, como se traduce este analisis en el beisbol japones el de taipey y el sudcoreano.? Creo que como se señala hay que adaptar el juego al material humano que se tenga. Eso es lo que tenemos que explotar.

pacheco dijo:

5

14 de febrero de 2018

12:48:51


Yo eliminaría el robo de bases y redujera los lanzamientos a 3 bolas y dos strike, asi como el fly de sacrificio y el toque de bola , como bateo normal, como vez al bate, el cache no puede conferenciar con el picher y el bateador no puede salir del cajón de bateo, todo para agilizar y hacer mas atractivos los juegos y mas cosas, menos tiempo.

Hater Respondió:


14 de febrero de 2018

16:21:01

¿Y que nombre le piensas poner a ese deporte?

Osmany Respondió:


16 de febrero de 2018

09:26:15

Mejor lo quitamos de la lista de deportes ...

Ramon Perz Respondió:


22 de febrero de 2018

15:12:51

Yo creia haber escuchado todos los planteamientos menos inteligentes sobre nuestro pasa tiempo nacional pero a la verdad que esto de eliminar al esencia de el beisbol a la verdad que es una de las cosas mas descasbelladas ( por no ofender con otro termino) que he escuchado. Por otro lado soy partidario de la libre esprecion pero a mi juicio se debe analizar aspectos mas objetivos en concecuencia con las necesidad que tenemos para mejorar los resultados internacionaes.