ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: sitio oficial del evento

De la peor manera posible, con una derrota inobjetable por paliza, Cuba vio enterradas todas sus opciones de clasificación al Mundial de béisbol, categoría Sub-23, para el cual la selección de Venezuela ya aseguró su boleto en el Panamericano de Panamá, mientras otros tres cupos permanecen en blanco y sus ganadores se definirán este viernes.

Los dirigidos por Ariel Pestano sucumbieron 10-7 ante República Dominicana, a la postre el único equipo que ha podido arrollar al pitcheo antillano, impecable en sus salidas previas, en las que no sacaron dividendos positivos dada la pobre ofensiva. Sin embargo, contra los quisqueyanos se invirtieron las fórmulas.

Esta vez ni Yosimar Cousín, ni Yariel Rodríguez ni ninguno de los relevistas caribeños pudieron controlar a la tanda dominicana, que arrancó lenta, pero luego del primer tercio molió en grande y desarmó por completo a los cubanos, quienes reaccionaron con el madero en las postrimerías, ya demasiado tarde.

En sentido general, el plantel nacional no mostró ni actitud ni sangre fría para afrontar una situación límite, en la que no se podían cometer equivocaciones. Particularmente, no señalaría en lo más mínimo al cuerpo de lanzadores, que solo desfalleció después de varios días con un rendimiento a la altura de las circunstancias, obligado a tirar para cero inning por inning, algo muy complicado en cualquier escalón del béisbol moderno.

En cambio, desde el punto de vista ofensivo, no existieron lagunas, sino océanos. Los índices de producción quedaron por el suelo, faltó concentración para dar un elevado cuando era necesario, para conectar por detrás del corredor o para exprimir a los lanzadores contrarios, quienes se dieron banquete ante la desesperación y dificultades de los cubanos a la hora de pegarle a envíos bajos o discriminar los rompientes en zona mala. Tampoco se corrieron bien las bases y el primer jonrón tardó siete choques en aparecer.

Sería muy oportunista decir ahora que no se clasifica al Mundial por dejar fuera a Leonel Segura, Yoelkis Guibert u otros chicos que rindieron lo suficiente para enfundarse el traje de las cuatro letras, pero no podemos obviar que en la confección del plantel faltó, quizás, más profundidad en los análisis. Por solo poner un ejemplo, nuevamente llevamos tres receptores, uno de ellos utilizado únicamente para calentar en el bullpen, y ese puesto pudo ser ocupado por un bateador dinámico, de tacto, que pusiera la bola en juego y despertara los ánimos del conjunto.

No vamos a eximir de responsabilidades a nadie, porque todos tenemos una pizca de culpa en este (nuevo) capítulo amargo de nuestro deporte nacional; desde la prensa, en ocasiones demasiado condescendiente y triunfalista, los peloteros, sin garra ni combatividad salvo contadas excepciones, o los entrenadores y el propio Ariel Pestano, un estelar en los diamantes pero sin experiencia ni resultados en cuestiones de dirección al más alto nivel, detalle que incidió en más de una decisión equivocada.

También la Federación Cubana y la Comisión Nacional deben ser señaladas en pleno, porque sus ideas parecen detenidas en el tiempo, en una inercia permanente de la cual se urge salir, buscando nuevos métodos y modernizando planes que conduzcan al real crecimiento de los jugadores. Sí, porque estos males no aparecieron de la noche a la mañana, son dificultades comunes en los clásicos cubanos, en el día a día, dificultades que llevamos mucho tiempo enumerando sin que las acciones realizadas en nuestro territorio causen el impacto necesario para erradicarlas.

Cierto es que nuestro país ha perdido cientos de peloteros que han decidido continuar su carrera en otros lares, pero eso no puede servir de justificante. Muchos de los que han salido rumbo a Estados Unidos, Dominicana, Venezuela, Japón o cualquier otra liga han triunfado de inmediato gracias a su talento y a todo lo aprendido en Cuba, pero otros han irrumpido en los distintos niveles del béisbol profesional y han crecido gracias a nuevos consejos, borrando paulatinamente todas las deficiencias.

En Cuba, llevamos varios años sin resultados, sin consistencia y, en ocasiones, con la martirizante sensación de que no existe una proyección clara del rumbo que debemos tomar. Ante ese innegable retroceso, se necesitan ideas serias, frescas y revolucionarias, de lo contrario, el terreno nos seguirá cobrando cada minuto perdido.

Tras la eliminación de Cuba y la clasificación al Mundial de los venezolanos, punteros de la Super Ronda con cuatro victorias sin derrotas, quedan tres plazas en disputa y un cuarteto aspirando. Puerto Rico, República Dominicana, Panamá y México exhiben balance de dos triunfos y dos descalabros, por lo que su suerte se definirá este viernes en la fecha del adiós, con los choques entre aztecas y cubanos, boricuas y quisqueyanos, e itsmeños contra los morochos.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Osmany dijo:

1

1 de diciembre de 2017

08:13:03


Parece que el saco en que se están poniendo los planteamientos de la afición y la prensa está lleno de huecos o llegan a oidos sordos, año tras año se realizan los mismos planteamientos y no pasa nada, seguimos improvisando con nuestro beisbol y a este nivel que es el país quien está en juego, nuestro prestigio a nivel internacional seguimos sin tomar medidas drásticas y que resuelvan de una vez y por todas nuestras deficiencias, no soy nadie para jusgar a nuestros directivos del beisbol pero creo que es hora ya de analizar su permanencia o al menos los metodos que ellos están utilizando en su trabajo, la forma de selección tanto de directores de equipos como atletas para integrar nuestras selecciones nacionales, es hora además de cambiar metodos y estilos de trabajo en todas las instancias del INDER, buscar y poner a los más capaces y no por amiguismo ni por sociolismo, busquemoe soluciones pero arranquemos el mal de raíz sino todo lo que hemos hecho a lo largo de casi 60 años ´habrá sido en bano.

pacheco Respondió:


1 de diciembre de 2017

15:15:31

OSMANY, NO SE PONGA TRISTE POR LOS RESULTADOS, ES LA MUERTE ANUNCIADA, SÓLO UNA PREGUNTA PARA QUE ALGUIEN ME RESPONDA, ? QUIEN SE LEE TODOS ESTOS COMENTARIOS QUE HACEMOS, NO ESCRIBIMOS POR COMPLACENCIA , NI POR CRITICAR A ALGUIEN, SI NO PARA MEJORAR. ? POR QUE NO SE HACE UNA MESA REDONDA CON LOS MAS DIVERSOS COMENTARIOS Y ESTO LO HEMOS PROPUESTO VARIAS VECES, Y CON UN PANEL QUE RESPONDA Y SE COMPROMETA A PENSAR Y A HACER.........................

enrique15 dijo:

2

1 de diciembre de 2017

08:21:56


Bueno, Aliet, ayer mismo yo mencionaba parte de lo que usted plantea hoy. A ese equipo (y a la mayoría de nuestros equipos hoy en la arena internacional e incluso en la SNB) le faltó garra y combatividad como usted dice. Eso en primer lugar. Subsisten problemas técnicos que nadie se explica porque no requieren de mucha ciencia ni mucho menos sino de saber los fundamentos del juego. ¿Cómo se explica que a Cousin el primer bate le de hit al rigth con recta afuera y luego le repita la recta afuera, le de un batazo largo al right y luego le vuelva a repetir la recta afuera y le da doblete al rigth? Yo, que seguí el juego por la TV, esa mala transimisión, pude darme cuenta de esto, ¿hace falta sabermetría para que un lanzador sepa a qué lanzamiento le ha pegado mejor un hombre? Norel Glez bateó casi 400, y ahora se dirá, fue el mejor al bate. Pues no, no la dio nunca, NUNCA, en el momento oportuno y tuvo importantes turnos al bate en los que falló lastimosamente, haciendo además un swing que daba pena. Solo en el noveno inning se dieron cuenta que la recta dura se puede batear. Yorbert se pone tan bravo por un pelotazo que luego hace un corring suicida con 5 abajo. Nuesrtos jardineros (no solo ellos, los de la SNB también) jamás o rara vez tiran bien y con potencia a las bases. Si a eso añadimos que no sabemos tocar la bola (casi que hay que ir a la Universidad para eso) no sabemos correr las bases, no sabemos adonde hay que tirar y en qué circunstancias, no sabemos seleccionar lanzamientos, no robamos bases, los pitchers cometen blak en exceso, hay falta de concentración, los pitchers no tienen control, etc. ¿Cuánta ciencia hace falta para eso? Hoy, me da pena decirlo y puede parecer exagerado, no sabemos jugar beisbol. Y si no aprendemos los fundamentos del juego, ¿cómo pretendemos aplicar la ciencia, que es tan importante? Porque a todo eso hay que añadir que no tenemos pitchers que tiren 90 millas sostenidas y con control, no tenemos pitchers que tengan control, tenemos bateadores de fuerza pero no dan jonrones y un larguísimo etc. Un ejemplo, ayer Cousin dio como 7 ponches en la primer vuelta a los dominicanos, estos hicieron ajustes y lo mataron en el cuarto o quitno inning. Los cubanos no pudieron hacer esto, no saben, no están preparados para eso. Había allí con ellos una constelación de estrellas del beisbol cubano. Ninguno de ellos ha sido exitoso brindando sus conocimientos. Tenemos problemas con los preparadores y sus métodos, sin dudas, aunque no esté adentro lo intuyo, pues los jugadores llegan a la SNB con problemas y deficiencias, le echamos la culpa a la base, ok, pero luego no les mejoramos esas deficiencias. El tipo se va del país, llega a otra liga y les rectifican esos problemas. Entonces ¿qué? Aliet, todo eso que usted dice lo hemos venido diciendo desde hace tiempo. Higinio y la FCB deben ser sustituidos, no porque hayan tenido malos resultados, sino porque han mostrado una total incapacidad para promover una política acertada para resolver los problemas del beisbol. Lo primero es que en Cuba, el beisbol se proyecta buscando resultados internacionales, pensando en ganar este o aquel torneo, y no se dan cuenta que el principal espectáculo de este país es la SNB y es la que hay que cuidar como oro. Han acostumbrado tanto a la gente a que lo que vale es ganar este o aquel torneo que ahora si quedamos segundos (que hace rato no es el caso) nuestra pelota está en crisis. Sacrificamos la SNB de 87 juegos por tal de ir a jugar 5 jueguitos a la Serie del Caribe, sigo diciendo que es un error total. Debimos seguir yendo con el campeón anterior y punto, total. Ahora desbaratamos equipos con tal de armar un "trabuco" para el Sub-23, fracaso total. Ellos saben que les evalúan por los resultados internacionales y eso buscan desesperadamente pero no son capaces de establecer una política que verdaderamente desarrolle el beisbol. No son capaces tampoco de exigir los cambios reales que hacen falta en el beisbol cubano a quien puede autorizárselos, por tanto, que pongan a otros que realmente se arriesguen y no estén pensando en mantener sus puestos. Disculpe si he sido demasiado extenso o he usado frases que puedan molestar a alguien.

jose miguel Respondió:


1 de diciembre de 2017

16:05:49

Estoy muy de acuerdo con usted, si queremos resultados, lo primero que hay que hacer es cambiar todo lo que debe ser cambiado, Higinio y demás funcionarios del Beisbol que hace rato no tienen resultados, pero siguen ahi.

RENE MARTINEZ HERNANDEZ Respondió:


2 de diciembre de 2017

04:31:57

Estoy muy de acuerdo contigo Enrique, pero me pregunto ¿Para qué piden aquí opiniones?, si nadie parece leer esto, digo los que toman decisiones, a la Comisión Nacional de Beisbol hay que SUSTITUIRLA EN PLENO, hasta los choferes hay que moverlos a otro lugar para que no sigan hundiendo albeisbol cubano.

Amaya dijo:

3

1 de diciembre de 2017

08:22:34


Hace rato una de las causas de las derrotas sucesivas de nuestros equipos de beisbol, es como bien dice el artículo la FALTA de coraje, valentia, garra y combatividad que siempre existio en los equipos Cuba, actuan como si fueran mantequillas con una cobardia en momentos cruciales y una falta de preparacion psicológica y fe en las victorias como nunca antes

Eduardo Soto dijo:

4

1 de diciembre de 2017

08:24:41


Buen análisis , crítico, objetivo y oportuno. En cualquier otro lugar hace tiempo que hubieran removido la dirección de la Federación y de la Comisión ninguna de las dos está capacitada ni tiene la voluntad de mejorar al béisbol cubano . Lo que han hecho y seguirán haciendo es cuidar sus cargos y privilegios, da tristeza observar ese panorama. No sé puede estar al frente del deporte nacional si solo se solo se mira hacia arriba esperando órdenes.

JuanK dijo:

5

1 de diciembre de 2017

08:27:37


Respeto la opinión de Aliet. La culpa puede ser de muchos si va al detalle para justificar la mala actuación de nuestro equipo ¿pero ha pensado en las causas por ejemplo como usted dice, del desespero, presión y desconcierto de nuestros bateadores ante algunos de esos talentosos y aún con esa edad experimentados lanzadores foráneos comoquiera que el aspecto ofensivo no funconó ? Falta de roce con otro beisbol bien diferente a nosotros. Porque mire, estos muchachos nuestros son talentosos y están llamados a triunfar en este deporte, pero lo han demostrado solo en nuestro "noble" beisbol. Nuestros lanzadores, por otra parte, en ocasiones resuelven una determinada situación lanzado al medio y............ fly al cuadro. "Mató" el inning. Es necesario ver otro beisbol, como este de aquí del área. Si no lo hacemos seguirán exhibiendo su talento en esta tierra nuestra solamente. Mire esos muchachos son tan jóvenes como los nuestros pero han jugado otro beisbol que exige más, por razones sabidas para lo cual se esfuerzan. Creo que con relación al torneo, subestimamos al contrario y exaltamos, sin poner a prueba, las cualidades de los nuestros. De todas formas hay que ver la parte buena del torneo, que es la de confrontar lo que tenemos el de otros lares para que nos sirva de medidor y saber que tenemos mal y que debemos hacer para resolverlo para futuras competencias y regalarle a nuetro pueblo el espectáculo que del beisbol siempre se espera.