ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Mijaín López conquistó tres de los oros olímpicos cubanos. Foto: Ricardo López Hevia

Los datos aparecen sin dificultad. Cuba es el país número 106 del planeta por superficie territorial. En el continente americano le corresponde el lugar 18.

Igual es fácil ubicarla por población. Sus más de 11 millones de habitantes clasifican en el puesto 82 mundial. El 12 de América, y el cinco de Centroamérica y el Caribe.

También aparece distante en listas de los territorios más ricos. Todo lo contrario, se inscribe en el renglón negativo de países bloqueados y tratados de someter por hambre y dificultades. Ahí tenemos el uno o estamos en el podio.

SINGULARES CONTRASTES EN DEPORTES

Primer lugar absoluto en los medalleros de Centroamérica y el Caribe. También en Iberoamérica. Segundo peldaño del continente americano. ¡Entre los diez mejores del globo terráqueo!

A fuerza de acostumbrarnos, a veces se nos esfuma la dimensión estratosférica en que la Revolución triunfante de enero de 1959 situó al deporte cubano.

Cuba misma ayudó a expandir el deporte por todos los confines. Además de su ejemplo motivador, envió el valioso caudal técnico a otras geografías. Fundó una escuela para formar gratuitamente a miles de entrenadores de otros lares.

No debe asombrar la prosperidad deportiva en los países económicamente aventajados. Ni de los que adicionalmente cuentan con particularidades enriquecedoras de las posibilidades físicas de sus pobladores, entiéndase diferentes grupos étnicos y zonas muy aisladas como llanos, costas y montañas con alta densidad poblacional. Es lógico que comiencen a presionarnos en los medalleros. También que consigan vencer.

Lo importante es competir con honor. Nunca sucumbir con resultados lejanos a las expectativas producto de un trabajo técnico deficiente, por apatía o falta de combatividad.

En el ciclo olímpico anterior descolló la hidalguía del movimiento deportivo cubano.

Logró imponerse en Veracruz 2014 al deporte mexicano en su propio patio, aunque perdimos el segundo puesto.

En los Panamericanos de Toronto 2015 y en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 quedamos por debajo de las expectativas.

En el presente ciclo, Colombia prepara los Centroamericanos y del Caribe para Barranquilla 2018 inspirada en dominar no solo a México, sino también a Cuba.

Potencialidades tiene, metas nunca deben faltar al competidor, y soñar no cuesta nada.

NI EN UN SIGLO ALCANZAN A CUBA

Pero Cuba optará por la victoria de nuevo. El objetivo está reiterado
aun­que  goza de una enorme  superioridad histórica por medallas. En Juegos CAC acumula 514 doradas más que­     México (1 749 por 1 235), pese a tres ­ausencias por ninguna y beneficiarse por ser la sede dos veces frente a cuatro los mexicanos.

Supongamos que en lo adelante siempre gane México por 20 de oro. En esa hipótesis, tardaría 26 ediciones para alcanzar a Cuba. Más de un siglo para que pudiera reinar en el deporte regional. Recordemos que son 123 millones de mexicanos.

Colombia y sus 49 millones de habitantes tendrían que esperar más todavía por solo acumular 453 oros. Y antes superar los 561 títulos del tercer lugar ocupado por Venezuela.

En Panamericanos, el segundo histórico igual continuará por tiempo impredecible. Después de Estados Unidos, Cuba ostenta 876 oros versus 455 de Canadá, 329 de Brasil y 295 de Argentina. Hay 36 millones de canadienses, 207 millones de brasileños y casi 44 millones de argentinos.

PRIVILEGIADA EN EL UNIVERSO OLÍMPICO

Los Juegos Olímpicos acogen al verde caimán en una posición de privilegio. Lugar 18 de siempre entre más de 200 naciones. Incide la muy reducida presencia cubana antes de 1959.

En la etapa de la Revolución mejora al puesto 15, sin olvidar las ausencias de 1984 y 1988 por solidaridad internacionalista.

Preferimos medir a Cuba en la etapa olímpica más floreciente. La de 1992 hasta nuestros días, aunque parezca contraproducente por introducirse el profesionalismo al máximo posible.

También se multiplicó el nivel cualitativo por otra razón. Antes, por ejemplo, competían tres atletas en determinado deporte por la antigua Unión Soviética. Podían ser un ruso, un kazajo y un letón. Luego fueron (y son) tres rusos, tres kazajos, tres letones, tres ucranianos, tres bielorrusos, tres, tres, tres…

Aumentó la comercialización, el robo de talentos. El dinero incrementó el dopaje.

Aparecieron becas estatales. Creció exponencialmente el apoyo gubernamental y empresarial por los evidentes dividendos del deporte en promociones políticas o mercantiles. O ambas.

Cuba, en su etapa económica más difícil, ayudó con sus técnicos a quien lo solicitara, aunque formaran contrarios a superar luego. Ejemplos sobran.

DÉCIMO LUGAR CON 56 CAMPEONES

Sin embargo, estos últimos cinco lustros deparan una fortuna. Nada menos que 56 campeones olímpicos.

Hasta las naciones más opulentas reverencian al deporte cubano.
Solo nueve ostentan más. Aquilaten su abolengo. 1-Estados Unidos 283, 2-China 207, 3-Rusia 151, 4-Alemania 124, 5-Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte 101, 6-Australia 78, 7-Francia 75, 8-Sudcorea 71 y 9-Italia 66.

Valoren cuántas naciones anhelarían formar tan selecto grupo, algunas de ellas beneficiadas por la compra de ­estrellas, otras ­maravillando con ­fenómenos solitarios, sin mul­tilateralidad.

Japón es el único pegado a Cuba, con 55, y debe sobrepasarla. Nadie duda de su poderío. Repuntó tras recibir la sede del 2020. Setenta y nueve medallas entre Londres y Río, de ellas 19 oros.

Hungría cuenta 53 al conquistar 16 –ocho per cápita–, en las dos últimas ediciones. Los demás están alejados de Cuba. Sigue Holanda con 43. El resto no llega a 40. Nueva Zelanda ocupa el puesto 20 en dicha etapa con solo 21 oros.

TAMBIÉN ARRIBA POR TOTAL DE MEDALLAS

El total de medallas es más abarcador, según conceptualizan distintos especialistas. Porque un país con figuras aisladas inclusive en un solo deporte puede con apenas una medalla de oro más aventajar a otro con cualquier cantidad de platas y bronces.

En este orden Cuba deslumbra igual, su total de preseas, casi triplica los oros. Son 164 preseas de los tres colores, incluidas las últimas de Misleidys González, plata en bala, y bronces de Yordanis Borrero (69 kg en pesas), Jadiel Valladares (85) y Yoandris Hernández (94), todos víctimas de contrarios dopados.

Al concluir Río 2016, Cuba fue desplazada en el total, al undécimo lugar por Japón, que brincó hasta el noveno delante también de Sudcorea.

Noten la coincidencia de potencias deportivas entre los primeros por cualquiera de los sistemas, con ligerísimos cambios de posiciones.

Aclaración. No lanzamos un salvavidas a la actuación cubana en Río. Ni a la de Toronto. Ninguna acción deficiente se justifica.

El Inder, máximo organismo deportivo del país, es el primero en tenerlo claro. La evaluación del Alto Rendimiento en el cuatrienio arrojó apenas cuatro deportes (de 35) evaluados de Bien. De los medallistas olímpicos solo el boxeo, pues lucha y judo recibieron Regular y el atletismo Mal.

OBRA DEPORTIVA INCONMENSURABLE

Solo 110 deportistas fueron olímpicos antes de 1959. Una sola mujer. Contrasta con 1 821 –497 mujeres–, lidiando después en el máximo escenario de los sueños de todo deportista.

En esa etapa hubo un total de 12 premios (cinco de oro). De Roma 1960 hasta hoy se conquistaron 210 (73 oros). Diferencias abismales. Debemos eterna gratitud a la obra de la Revolución en el deporte y en especial a su conductor y guía Fidel.

También tenemos el compromiso con el Comandante en Jefe, quien convirtió el deporte en derecho de las masas, que lo practicó tanto como pudo en medio de sus deberes al frente de Cuba, que vibró como uno más con los éxitos y dedicó sustanciales análisis a los reveses.

Fidel consagró horas a intercambiar impresiones con los atletas, a enriquecerse y a enriquecerlos de conocimientos y convicciones. Disfrutaba al pie de la escalerilla del avión al estrechar la diestra uno por uno de los campeones que regresaban a la Patria, los medallistas y todos los integrantes de la delegación.

Resulta incuestionable su papel de artífice del desarrollo deportivo cubano. Nadie osará negar su devoción y entrega por el deporte y los deportistas. Por eso tantos y tantos lo recuerdan. Le admiran. Le agradecen.

Pero también hay que defender ese legado. Hacer perdurable su obra en el deporte, como homenaje imperecedero del movimiento deportivo cubano.

Medallas olímpicas de Barcelona 1992 a Río 2016

Pos

País

O

P

B

Tot

Pos

Estados Unidos

283

233

227

743

China

207

144

133

484

Rusia

151

141

160

452

Alemania

124

111

143

378

Gran Bretaña

101

83

88

272

Australia

78

101

106

285

Francia

75

80

99

254

Corea del Sur

71

63

60

194

10º

Italia

66

65

73

204

10º

Cuba

56

47

63

166

11º

11º

Japón

55

59

81

195

12º

Hungría

53

40

35

128

13º

1992 CEI

45

38

29

112

13º

Holanda

43

47

46

136

12º

14º

España

39

51

31

121

16º

15º

Ucrania

36

32

59

127

14º

16º

Rumania

34

31

39

104

17º

17º

Polonia

26

29

36

91

18º

18º

Canadá

24

41

59

124

15º

19º

Brasil

23

27

41

91

18º

20º

Nueva Zelanda

21

21

23

65

20º

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

OSMIDES CRUZ BAREA dijo:

1

14 de junio de 2017

03:34:46


FUÉ FIDEL, SIN DUDAS EL MOTOR IMPULSOR DE LOS LOGROS DEPORTIVOS DE LA ISLA ANTILLANA. TENEMOS UN EXCELENTE E INCREÍBLE PALMARÉS. LA PREOCUPACIÓN ES POR EL FUTURO. HEMOS IDO EN DECLIVE HASTA PERDER COMPETICIONES REGIONALES. LOS ENCARGADOS DE LAS RIENDAS DEPORTIVAS CUBANAS DEBEN HACER UN EXHAUSTIVO ANÁLISIS Y UN PLAN DE ACCIÓN EN CONSECUENCIA. PARA QUE TODOS VIBREMOS DE NUEVO CUANDO SUBE LA ENSEÑA NACIONAL PRIMERA EN LOS ACTOS DE PREMIACIONES!

Evelyn Claudio dijo:

2

16 de junio de 2017

08:58:32


Mantenemos nuestro compromiso con el atletismo international y con CUBA. Es la mejor manera de hacerle honor a nuestro Montesinos

Chu García dijo:

3

17 de junio de 2017

11:59:27


Conocí al colega Enrique Montesinos durante la celebración de los Juegos Panamericanos de 1979, en San Juan de Puerto Rico, y enseguida me di cuenta que estaba frente a un obrero del buen periodismo sin ínfulas de sabelotodo. Vivió y murió con la dignidad de amar ante todo a su patria y en segundo lugar en el podio de su vida: el deporte.

Edgar dijo:

4

19 de junio de 2017

09:06:24


Muy bien por la tabla y sus datos, pero ese estatus va en picada; por qué ?, qué hacen los Presidentes de las Federaciones Cubanas. A las claras, fue nuestro FIDEL quien impulsó para hoy, un país bloqueado y tan pequeño geográficamente, exhiba esos datos; pero el futuro, cómo y cuál será ?. Ya no da mucho gusto ver a nuestros deportistas competir, es la realidad.