ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Russia Today

La presidenta de Brasil Dilma Rousseff en su intervención en la VII Cumbre de Las Américas saludó a los presentes y agradeció al pueblo y al gobierno de Panamá por la cálida acogida y la eficiente organización de la Cumbre.

En sus palabras destacó que Panamá, puente del mundo, es el lugar del encuentro de las Américas. Celebró la valiente iniciativa de Raúl y Obama, al iniciar el proceso de restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos y ponerle fin a este último vestigio de la Guerra Fría en la región que tanto daño nos ha traído.

Saludó al Papa Francisco por la contribución para que este acercamiento se llevara a cabo.

Enfatizó que están seguros que otros pasos se darán como el retiro del bloqueo que hace más de cinco décadas hace víctima al pueblo cubano y debilita el sistema interamericano.

Felicitó el tema escogido para la Cumbre, la prosperidad, la equidad y la cooperación son valores muy queridos por todos nosotros; junto con la democracia y la inclusión representan todo por lo que hemos luchado durante décadas, y reflejan el espíritu que debe presidir esta etapa.

Añadió que en 1994 enfrentábamos problemas crónicos como el hambre, la miseria, el desempleo, causados por visiones y políticas que agravaban la exclusión social.

Recordó que recién salidos de los regímenes autoritarios recibimos un legado de endeudamiento y concentración de ingresos y bajo desarrollo; hoy estamos en un concepto diferente. La consolidación de la democracia y la consolidación de nuevos paradigmas políticos invirtieron la lógica de acción del estado dándole prioridad al desarrollo sostenible con justicia social.

Destacó que América Latina y El Caribe tienen menos pobreza, hambre y mortalidad infantil y materna, y menos analfabetismo, pero sabemos que debemos tener más riqueza, más dignidad, más seguridad, más educación y eso es lo que construiremos en años venideros.

Comentó que en el continente aumentó la expectativa de vida, el Índice de Desarrollo Humano, el PBI per cápita… pero tenemos muchos retos en el camino. También tenemos más comercio, más inversiones, más turismo y en varios países, como el mío, erradicamos el hambre, una conquista que parecía no podíamos alcanzar y esas conquistas sociales son una demostración del vigor democrático alcanzado.

Aseveró que esos resultados tienen que ver con la capacidad de organización en los foros como son Mercosur, Unasur, y Celac. Es necesario preservar y ampliar estas conquistas y no podemos ser ciegos ante las desigualdades que afectan al hemisferio.

Dijo que este fenómeno no pasa desapercibido para una sociedad que ayudamos a crear y que cada vez es más inteligente, más exigente.

Enfatizó en que la concentración de ingresos aún amenaza la cohesión social y el desarrollo de nuestras economías. Dicha disparidad sigue siendo incluso mayor cuando se analiza bajo el prisma del género y la raza en especial en el acceso a la educación, a los ingresos y al poder. Combatir la desigualdad —insistió— en el espíritu de la cooperación, es importante en todos los foros y ahora, como el lema de la cumbre, es el mayor reto de las Américas y del mundo del siglo XXI.

Este combate demuestra la necesidad de un crecimiento sostenido que sea capaz de lograr la sostenibilidad y la integración social. La integración comercial y de cadenas productivas es uno de los mecanismos capaces para hacer frente a los problemas o crisis, y podamos sostener el desarrollo.

Habló del hemisferio en cuanto a diálogo político, comercial, las inversiones y la integración de cadenas productivas. Dijo que nos acercamos política, económica, social y culturalmente y ya no podemos pensar en el combate a las drogas de forma local, y la democracia, la política y educación con bases en métodos únicos; las metas deben ser únicas, los modelos pueden ser diferentes, las mejores prácticas deben ser adoptadas por nosotros.

La presidenta de Brasil dijo que nuestros países viven en paz con los otros y esperamos finalice en breve el conflicto más largo de América. Felicitó al presidente Santos, de Colombia, por la paz negociada que constituye un precedente para la región y el mundo.

El buen momento de las relaciones hemisféricas ya no admite las decisiones unilaterales que son contraproducentes, dijo y rechazó la adopción de sanciones contra Venezuela.

La cooperación facilita la búsqueda de soluciones de los problemas comunes como la seguridad, la migración, los cambios climáticos.

Rousseff habló de ofrecer garantías a los grupos más discriminados: a las mujeres, a los jóvenes, a los negros, los pueblos originarios, las personas discriminadas por su orientación e identidad de género.

Dijo que es necesaria una política de salud pública multidisciplinar y en respeto a los derechos humanos.

Añadió que el combate a las drogas debe tener prevención, y educación

Insistió en que es indispensable, para romper el ciclo de desigualdad, democratizar el acceso y la producción del conocimiento, entrar en la economía del conocimiento para introducir la innovación en nuestra sociedad, que incluye los retos de América Latina, la sostenibilidad para retirar de la pobreza a millones de latinoamericanos.

Dijo que necesitamos la educación para que eso sea definitivo y avanzar hacia el desarrollo. En la educación está una de las mayores palancas para educar con calidad y con las mejores prácticas para que América Latina se transforme, porque tenemos hombres y mujeres capaces de crear un nuevo siglo de innovación basado en la investigación y la ciencia.

Rousseff habló de migración, derechos de los emigrantes, de favorecer el trabajo decente, y prevenir los efectos de desastre socioambientales y seguir los efectos de la intolerancia en el mundo. No podemos aceptar la xenofobia ni la intolerancia.

La agenda global del cambio climático necesita sus avances.

Brasil reafirmó su compromiso en ese tema y adoptamos las conclusiones de la conferencia de Río más 20…

Añadió que la VII Cumbre inaugura una nueva era en las relaciones hemisféricas, es una exigencia convivir con diferentes visiones del mundo sin recetas rígidas e imposiciones.

La mandataria insistió en que es nuestra responsabilidad que el periodo sea de paz y de desarrollo, que nuestra medida debe ser la misma en la que medimos a todos los demás. El siglo XXI tiene que rescatar la esperanza.

Finalizó diciendo que la geografía nos separó del resto de mundo por dos océanos, estamos juntos en este mismo barco. Nos toca llevarlo a un puerto seguro y garantizar que nuestra población tenga una vida digna con derechos humanos, sociales y económicos y conseguidos por nuestros pueblos.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Luiz Felipe Haddad dijo:

1

11 de abril de 2015

14:41:40


Nosotros, ciudadanos y ciudadanas de Brasil, que tenemos información y buena consciencia, apoyamos las palabras de nuestra Presidenta.

Lidia Raissa Gomez Sotolongo dijo:

2

13 de abril de 2015

06:16:17


BUEN DISCURSO ,BIEN BONITO Y EN ESPANOL,SOY CUBANA TRABAJO EN BRASIL Y APOYO A DILMA