ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Johana Simón interpreta la obra de Lico Jiménez. Foto: Yander Zamora

Cada recital de Johana Simón nos coloca mucho más allá de la belleza de su voz. No es que deje de lidiar con los rigores y exigencias del canto ni se desinterese por legar al auditorio la impresión de una artista que aspira a la excelencia técnica. Para ella estas cualidades son un punto de partida para comunicar algo mucho más importante: el compromiso con la dimensión cultural de lo que canta.

Así sucedió al encarar, en la Ba­sílica Menor de San Francisco, un pro­grama íntegramente dedicado a la obra del compositor y pianista cubano Jo­sé Manuel Jiménez, Lico (1851-1917). Al introducir la presentación de la joven soprano,

Juan Pi­ñera situó al músico trinitario como el primer au­tor insular en incorporar consciente y creativamente el lied, modelo de canción lírica desarrollada en Ale­ma­nia hacia la medianía del siglo XIX y que tuvo en Schuibert, Schumann y Wolf a sus más reconocidos cultores.

A fin de cuentas, Lico completó su educación en el ámbito germánico. Ini­ciado en la música por su tía y coetánea, Catalina Berroa (1849–1911), mu­­jer que dominaba varios instrumentos y dirigió la orquesta de la Pa­rroquial Mayor de Trinidad, hijo del mu­­lato Jo­sé Julián Jiménez (1823­–1880), vio­linista y también compositor, a los 15 años acompañó al violonchelista alemán Karl Werner, de gira por las principales ciudades cubanas, con tal acierto que los sacarócratas del Valle de los Ingenios decidieron enviarlo a Eu­ropa.

En ese viaje, compartido con su padre y su hermano Nicasio, ejecutante del chelo (los tres integraron Das Negertrio o Trío Negro), Lico se diplomó en el conservatorio de Leip­zig, trabajó en Hamburgo, y en 1876  ganó el primer premio en el Con­servatorio de París, bajo la tutela de Antoine François Marmontel.

Al regresar a Cuba en 1879 protagonizó conciertos exitosos en el teatro Tacón (hoy Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso) y en la inauguración del Terry, de Cienfuegos. Pero los barones criollos del azúcar y el funcionariado colonial español lo despreciaron por el color de su piel.

De modo que en 1890 regresó a Europa y se estableció en Ham­bur­go, donde ocupó el cargo de di­rector adjunto del conservatorio local. En esa ciudad falleció a los 66 años de edad. Contó Piñera que su colega, el notable compositor Carlos Fariñas y su esposa, la pedagoga Ela Egozcue trataron en una ocasión de rastrear en Hamburgo las huellas del trinitario, pero en los archivos de la urbe apenas quedaron rastros de su obra. Por suerte, el Museo Nacional de la Música de Cuba conserva algunas partituras de notable valor.

Lico bebió en las fuentes de la es­cuela romántica centroeuropea. En el recital de la Simón, el pianista acompañante Fran Paredes ejecutó dos obras para ese instrumento, Ho­menaje a Milanés, prueba de su ad­miración por el poeta matancero, y Valse caprice, en la cual se hace no­tar su cercanía a Liszt.

Las canciones de concierto de Jiménez, sobre todo el ciclo de cinco piezas a partir de poemas de los españoles Gaspar Núñez de Arce y Ma­nuel de Palacios, el venezolano An­tonio Ros de Olano y el italiano Lo­renzo Stecchetti, evidencian un do­­­minio formal y una intención ex­pre­siva que Johana resaltó con acierto.

Momento de particular intensidad en el recital resultó la interpretación de El Asra, versión que el poeta santiaguero Francisco Sellén hizo de un poema de Heinrich He­i­ne. Sellén, por su patriotismo y fineza intelectual, fue elogiado por José Martí.

Pero quizá la obra de mayor proximidad a su linaje cubano sea El cocoyé, donde el compositor recrea uno de los cantos portados por la servidumbre haitiana trasladada al oriente de la isla por los colonos franceses que huyeron de la revolución de los esclavos en Saint Domingue. La sensualidad de la línea melódica, asentada en un patrón rítmico de origen africano, alcanzó en la voz de la Si­món el máximo esplendor.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

luis alberto alonso dijo:

1

21 de noviembre de 2016

14:59:24


Excelente artista Johana Simon. He tenido la dicha de asistir a varias de sus presentaciones que atesoro como recuerdos mas que gratos. Exitos siempre!