ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Sorprendente Ida. Tan solo una hora y veinte mi­nutos de metraje en blanco y negro para fijar la convicción de que al cine le queda mucho por de­cir, siempre y cuando se sacuda de los estereotipos a los que la gran industria lo condena.

La cinta polaca arrasó con los premios euro­peos y finalmente se alzó con el Oscar a la mejor película extranjera de este año. Su director, Pawel Paw­li­ko­v­ski, recurrió a una estética de los sesenta (Waj­da, Bergman, Bresson, Godard) no por mero afán retro, sino porque a principios de esa década tienen lugar los acontecimientos que cuenta con un fuerte impacto emocional.

Ida narra las peripecias de dos mujeres en busca de una verdad, pero al mismo tiempo es un despliegue de interrogantes hacia el pasado de Po­lonia.

Y al figurar en esa mirada exploratoria temas tan candentes como la represión de los judíos y la posterior incorporación de estos a la sociedad una vez finaliza la Segunda Guerra Mundial, el colaboracionismo y la inmediata implantación de un ré­gimen social condicionado por el estalinismo, el fil­me ha levantado polémicas en Polonia por parte de sectores que le achacan miradas demasiado par­ciales y necesitadas de concreción histórica, en­tre ellas el hecho de no enfatizar que uno de sus conflictos (el asesinato de una familia campesina judía por parte de un polaco que ambiciona sus tierras) tiene lugar durante la ocupación hitleriana.

El director se ha defendido alegando que no quiso hacer una película política, y lo cierto es que si hubiera filmado con subrayados históricos y aclaraciones de diversas índole, Ida no hubiera si­do la obra redonda que es, a partir de una estética de la soledad magistralmente retratada en su  formato en blanco y negro y pantalla con las mismas dimensiones (casi cuadrada) que solíamos apreciar en los años sesenta.

Dos mujeres en busca de la verdad, una mu­chacha de 18 años a punto de convertirse en mon­ja, y su tía, a quien debe visitar ante de tomar los votos. La muchacha se crió en un convento y la tía, vieja funcionaria sin el lustre que la hizo trascender en otros tiempos, se refugia en el alcohol y en el sexo, aunque sin perder una cierta galanura de mujer que ha sabido aprovechar los placeres de la vida.

Espiritualidad y fe entonces frente al materialismo vulgar. La novicia sabrá por su tía que es judía, descubrirá el mundo por unas cuantas horas, más allá de las paredes del convento, y emprenderá un viaje a las raíces al tratar de descubrir que pasó con sus padres.

No muchos diálogos, primeros planos hechos para grandes actrices como Agata Trzebuchowska y Agata Kulesza y mínimos elementos en función de crear una obra que, con polémica y todo, es mag­nífica.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Eduardo Velasco dijo:

1

16 de marzo de 2015

08:40:09


Muy bien, ahora lo que hace falta es que todos (en toda Cuba) la podamos ver.

Electra dijo:

2

16 de marzo de 2015

09:10:29


La película se exhibió la semana pasada en cines de la capital y ahora debe estar de estreno en distintas provincias. Pero fatalmente la gente no va al cine y cuando se entera de la gran pelìcula que es, pues ya la quitaron de cartelera. De seguro el crìtico, que sabe lo que es bueno,la pone en La séptima puerta, Electra

JOSE MIGUEL GAROFALO dijo:

3

16 de marzo de 2015

09:47:32


Gracias Betancourt por el comentario. Por lo visto no es un filme de mayorias, pero la garantia de obtener el premio a pelicula extranjera en los Oscars de este ano, y proceder una cinematografia de excelencia como la polaca, obliga a buscarla donde se pueda y no perderla. Quizas sea de lo filmes que te critican en la 7ma. puerta pero es obligado salir del marco de los thrileres y obligar al cerebro a pensar. Mis afectos. JMG

María C. Ramos dijo:

4

16 de marzo de 2015

11:28:02


Gracias a sus trabajos periodísticos me percato, siempre tardíamente, del gran filme que me perdí. Falta en nuestros medios la información anticipada de lo que se va a exhibir, ya sea en la pequeña pantalla o en las salas de cine (al que desgraciadamente cada vez visitamos menos). Agradezco siempre comentarios especializados; no obstante pienso que hay que ofrecer al espectador información anticipada de los filmes que se van a proyectar y su valor.

Joana dijo:

5

16 de marzo de 2015

11:34:45


La vi en La Rampa, bajo pésimas condiciones del cine, y no me gustó para nada, no es para un Oscar.