ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Facsímil de la primera edición de West Indies Ltd. en 1934.

La visión lírica que maduró en el Guillén de West Indies Ltd. (1934) nutrió la mirada de otros dos grandes poetas que abordaron las realidades insulares: el martiniqués Aimé Cesaire en Cuaderno de retorno al país natal (1939) y el cubano Virgilio Piñera en La isla en peso.

Ese criterio fue argumentado por el poeta y ensayista Guillermo Rodríguez Rivera en la sesión final del IX Coloquio de Música y Poesía Nicolás Guillén, que concluyó ayer en la capital.

Destacado estudioso de la obra guilleniana, Rodríguez Rivera también abundó sobre el cariz irónico de los versos que dan título al libro publicado hace 80 años y observó cómo, en los poemas inspirados por la mujer, canta por primera vez a un tipo de belleza que nunca había sido tomada en cuenta por el canon occidental, la belleza negra.

La última jornada del coloquio,  efectuada en la sala Martínez Villena, de la UNEAC, culminó con un panel en el que la musicóloga Alicia Valdés, y los críticos Joaquín Borges Triana y Tony Pinelli valoraron el desarrollo y la actualidad de las músicas populares del Caribe y su influencia internacional.

Entre las contribuciones artísticas al evento, los participantes destacaron el concierto ofrecido por la Schola Cantorum Coralina, que dirige la maestra Alina Urraca, y el estreno de un ciclo de canciones sobre textos de Guillén a cargo de los jóvenes y talentosos músicos agrupados en La Otra Mitad.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.