ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

«El adecuado conocimiento del Derecho Laboral, al menos en su contenido esencial, se inscribe dentro de las deudas que en materia de cultura jurídica es acreedora la sociedad cubana, particularmente los trabajadores y los empleadores».

Vivian Aguilar Pascaud, presidenta de la sala de lo Laboral del Tribunal Supremo Popular (TSP), acompaña la frase de otra reflexión, quizá más importante, que señala «cómo han de marchar mancomunadas la responsabilidad institucional y la de los empleadores y organizaciones sindicales en desarrollar estrategias, a lo interno de las entidades, que faciliten la educación económica y jurídica de sus trabajadores y directivos, y coadyuven a un mayor respeto y acatamiento del orden laboral».

Esta rama del Derecho, desde su origen allá por la Revolución Industrial, ha ido evolucionando paulatinamente. En Cuba, explica Aguilar Pascaud, se nutre de determinadas instituciones y categorías propias como empleo, salario, descanso, vacaciones anuales pagadas, disciplina laboral, seguridad social, seguridad y salud del trabajo, capacitación, entre otras.

Además, se sustenta en postulados constitucionales que refrendan los deberes y derechos de los trabajadores y que han sido acogidos por el Código del Trabajo.

Justamente la Ley 116, del 20 de diciembre del 2013, Código del Trabajo, vino a atemperar, a su juicio, el contenido de estas categorías a las actuales condiciones, en las que esta disciplina adquiere mayor significación, pues es en los colectivos laborales donde deben concretarse las transformaciones económicas emprendidas.

De acuerdo con la también vicepresidenta de la Sociedad Cubana de Derecho Laboral y Seguridad Social, de la Unión Nacional de Juristas de Cuba, existen vías extrajudiciales para dirimir los conflictos laborales que, en algunos casos, en ellas se agota el conocimiento de la controversia, mientras que en otros constituye una condición previa al acceso al ámbito judicial. Hablamos de las vías administrativa, del arbitraje y del Órgano de Justicia Laboral.

En Cuba, asegura, son comunes los conflictos individuales y colectivos. Los primeros son el resultado de la exigencia al trabajador de responsabilidad disciplinaria, material y de la reclamación de algunos de los derechos del trabajo; los segundos se derivan del proceso de elaboración, aprobación, aplicación y modificación de los convenios colectivos de trabajo.

El sistema de justicia, añade, prevé un procedimiento para la solución de tales desavenencias en la inmensa mayoría de los centros laborales del país, que establece la intervención previa y obligada de un órgano prejudicial –Órgano de Justicia Laboral (OJL)–, el cual se crea a nivel de las entidades que tienen como mínimo una plantilla de 50 trabajadores.

Refiere que a dicho órgano el trabajador puede acceder, mediante reclamación escrita o verbal, para combatir la aplicación de alguna de las medidas disciplinarias establecidas en la ley, o para exigir alguno de los derechos laborales que le son reconocidos legalmente. Ello puede realizarlo dentro de los términos de los siete días hábiles siguientes al de la notificación del correctivo, y de los 180 días naturales posteriores al del conocimiento de la vulneración del derecho reclamado.

«Estos órganos, en casos específicos donde se ventilan conflictos originados con motivo de la aplicación de medidas disciplinarias que no modifican, de manera definitiva, el estatus del trabajador (amonestación pública, multa de hasta el 25 % del salario y traslado a otra plaza de características diferentes por el término de hasta un año, con derecho a reintegrarse a la anterior), constituyen la primera y única instancia. Y contra lo resuelto no cabe reclamación alguna, ni en lo administrativo ni en lo judicial», sostiene Aguilar Pascaud.

En cambio, agrega, cuando el asunto se deriva de la aplicación de medidas disciplinarias que sí modifican definitivamente la situación del trabajador (separación definitiva de la entidad y traslado a otra plaza con características diferentes y pérdida de la anterior), o está vinculado a la reclamación de derechos laborales, constituyen la primera y obligada instancia para acceder a la vía judicial.

Ante la inconformidad con estas decisiones –las que la ley franquea el acceso a la vía judicial– cualquiera de las partes, trabajador y empleador, puntualiza Vivian Aguilar, puede presentar su desacuerdo, de manera escrita o verbal, ante el OJL dentro del término de diez días hábiles, siguientes al de la notificación del acuerdo adoptado por dicho órgano.

Luego, atañe a este elevar la demanda, dentro de las 72 horas posteriores a su presentación, al Tribunal Municipal Popular correspondiente. Allí, apunta Aguilar Pascaud, la solicitud puede ser admitida o denegada, en este último caso, si su presentación ante el Órgano ocurrió fuera de tiempo, si quien demanda no está legitimado, o si el conocimiento de la cuestión litigada no está confiado a los tribunales.

Sobre lo que acontece una vez reconocida la demanda en sede judicial, las posibilidades o no de apelación, los conflictos que involucran al sector privado y el actuar de la Sala de lo Laboral del TSP, ampliaremos en la próxima entrega.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Arleidy dijo:

6

13 de abril de 2017

09:17:10


ZHola, el artículo es muy interesante e instructivo, como siempre nos tiene acostumbrados Yudy Castro, solo que en esta ocasión cuando lo compartimos en las redes sociales no sale la foto de Yudy, sino de Lisandra Fariñas, esa es una tarea para el editor o adminidtrador del sitio digital me imagino. Saludos.

pedro naranjo machado dijo:

7

13 de abril de 2017

09:31:04


Muy bueno el articulo de Yudi Castro, soy tecnico medio en derecho laboral y me gusta estar actualizado del tema, que es bastante amplio, pero falta mucho por hacer en materia de divulgacion de la legislacion laboral, recuerdo que en tiempos atras se hacian compendios de legislacion y se entregaban a las entidades en seminarios de capacitacion, en reuniones y en otros momentos pero ya eso no se ve, y esta alternativa contribuye a que los trabajadores conozcan sus deberes y derechos y de las resoluciones del MTSS y otros organismos y entidades que dictan las suyas especificamente en correspondencia con las facultades que les proporciona las normas juridicas de mayor rango, tambien es bueno que la prensa escrita contribuya en este sentido porque hasta ahora solo lo hace el periodico trabajadores y no lo suficiente, todo con el preposito de elevar la cultura sobre el derecho laboral que tantas veces es cuestionado en ocasiones por personas inescrupulosas y es por falta de conocimientos porque tanto la Ley 116 de 20/12/13 Codigo del Trabajo como el Decreto 326/14 que es su Reglamento estan bien claros y ajustado a nuestro sistema, ademas en estas normas juridicas se refleja la mayoriade lo que estaba legislado en materia laboral y salarial hasta ese momento lo cual facilita su estudio e interpretacion, pero hace falta mucho mas divulgacion, en ocasiones vemos trabajadores que no conocen los pasos a seguir para realizar una reclamacion por medida disciplinaria notificada por la administracion o un derecho que ha sido violado, y mucho menos que existe en ese centro de trabajo o entidad un Organo de Justicia Laboral donde puede dirigirse para dirimir ese conflicto como un derecho que le asiste.Recordemos que la legislacion laboral es muy dinamica y cambiante en nuestro pais, precisamente por los momentos que vivimos de constante transformaciones en correspondencia con nuestro modelo economico.

Raddiel dijo:

8

13 de abril de 2017

09:34:29


Es muy necesaria la instrucción en las empresa de la implementación de la Res. 6, es un tema que se desconoce generalmente y se viola

Yosmany Velazco dijo:

9

13 de abril de 2017

10:14:56


Realmente es una tarea pendiente la de ganar en cultura laboral en todos los sectores del país, es un elemento vital que uno ve a veces en países donde la media de la población no goza de los altos niveles de instrucción con que cuenta el pueblo cubano, y realmente se aprecia que los trabajadores y empleadores dominan bien sus derechos y obligaciones; Nosotros debemos hacer que sea asi en nuestra sociedad, eso es garantia juridica legal de protección de las relaciones laborales en el país. Nosotros que somos un pais proletario tenemos que hacer que todos los trabajadores dominen perfectamente la doctrina laboral.

incisivo dijo:

10

13 de abril de 2017

11:04:58


"opinión", eso que tu dices puede suceder hasta en los tribunales de justicia, porque nada es 100% seguro, pero el trabajador que se sienta inconforme con la decisión el OJL y no le queda más recursos, puede presentar una reclamación a la Fiscalía, la cual analizará si se actuó conforme lo dicta la ley. Tambien puede presentar una reclamación ante el ornanismo superios de la entidad laboral. Saludos