ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Marc Chernick, profesor estadounidense de Ciencias Políticas. Foto: Revista Semana

BOGOTA.—El conflicto colombiano es un laberinto de injusticias, dolor y odio que se extiende por más de medio siglo. El profesor de ciencias políticas estadounidense Marc Chernick ha dedicado su vida a desentrañar las causas de esa guerra y, sobre todo, a proponer incansablemente algunas vías de solución.

No es raro verlo en programas de debate o referenciado en la prensa local como uno de los más importantes colombianistas del mundo académico internacional.

Ha escrito una extensa bibliografía sobre las guerrillas y los procesos de paz anteriores. Dirige actualmente el Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Georgetown y es profesor consultante de varias universidades colombianas.

Estados Unidos ha sido el principal soporte económico y político de la opción de la guerra. Foto: Sergio Alejandro Gómez

Chernick conversó con Granma en EL Diamante, el intrincado paraje de los Llanos del Yarí donde las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) dieron su paso a la vida civil. Estaba en busca del nuevo capítulo de su libro Acuerdo posible: solución negociada al conflicto armado colombiano, que ya va por la tercera edición.

— ¿Cuál ha sido el papel de los Estados Unidos en el conflicto colombiano?

-El conflicto ha sido muy largo y el papel Estados Unidos ha ido cambiando con el tiempo. No estamos hablando solamente de los 52 años de lucha de las FARC-EP, sino de toda la etapa anterior de La Violencia (1), cuando los líderes y fundadores de guerrilla actual tomaron armas en la década del ´40.

“Si uno mira desde entonces, de 1948 en adelante, ve que ha tenido un papel desde el principio. El día que mataron a Jorge Eliécer Gaitán, Estados Unidos estaba presente en la Conferencia de Bogotá (2). Fidel Castro también estaba en Bogotá, por cierto.

“Desde entonces, Estados Unidos comenzó a preocuparse por el comunismo. Se desató la guerra de Corea y desde Bogotá se enviaron tropas. El Batallón Colombia regresó al país junto con los asesores estadounidenses. Eran los años ´50, plena época de La Violencia, y Estados Unidos comenzó a experimentar con la guerra irregular en Colombia. Fue su primera experiencia con el tema de las guerrillas antes de lo que vino con Vietnam.

-¿Y Cuba?

-Washington estaba en Colombia experimentado en el terreno qué era la guerra de guerrilla casi al mismo tiempo en que Fidel estabaen las montañas de la Sierra Maestra. Pero no había asesores norteamericanos en Cuba haciendo lo que hacían en Colombia. Es una historia que aún no está bien escrita.

“La cercanía entre las Fuerzas Armadas de Colombia y la de Estados Unidos, saliendo de Corea, era muy estrecha. El Frente Nacional, la ofensiva contra las Repúblicas Independientes y todo lo de Marquetalia(3), que terminó en la fundación de las FARC-EP, contó con la asesoría estadounidense.

“Si uno mira lo que pasó entonces, y yo he gastado la vida mirando esas cosas, se da cuenta que Manuel Marulanda escribió a los líderes del Frente Nacional pidiéndoles que fueran a Marquetalia a conversar, pero la respuesta siempre fueron bombas y así salió esta lucha de 52 años de las FARC-EP.

“Estados Unidos tuvo un papel muy cercano en la etapa de la fundación de la guerrilla y en el periodo anterior”.

-¿Y cómo ha evolucionado en el último medio siglo?

-Después de esa etapa inicial ocurrió algo que se llama Vietnam. Estados Unidos se perdió allá y dejó Colombia un poco al lado. Ellos tenían toda la estrategia de cooperación militar y asesoría que aplicaron en América Latina contra Cuba, luego de la Revolución, pero Colombia no era una parte central como en el momento anterior.

“El regreso se da en los años ´80 con el narcotráfico. Ahí empiezan a interesarse otra vez en el conflicto colombiano y esa etapa se extiende hasta el inicio del Plan Colombia, al final del gobierno de Andrés Pastrana y el inicio del de Álvaro Uribe.

“Cambiaron el manto del anticomunismo, a pesar de que este existía, por el de la lucha antinarcóticos”.

-¿Era un cambio fundamental o solo una envoltura para lograr el mismo objetivo contrainsurgente?

-La verdad es que era la misma lucha. En términos legales, durante los años ´80,´90 y hasta el 2002, los Estados Unidosúnicamente podía suministrar armas a Colombia por razones antinarcóticas. Era obvio que su interés era perseguir a las FARC-EP y los movimientos sociales, pero estaban limitados por la ley.

“Para los oficiales colombianos, su gran preocupación era la lucha armada y social, pero llegaron de Washington y empezaron a hablar el lenguaje de drogas. Era claro que aquí había una guerra pero la retórica cambio. Vivieron dos décadas con esa ambigüedad:legalmente antinarcótico pero por debajo lucha contrainsurgente.

“Después dela llegada al poder de George W. Bush y el 11 de septiembre, se levantó toda restricción a la ayuda militar. La decisión tuvo efectos palpables en el terreno. Digamos que antes, en teoría, se podía utilizar un helicóptero norteamericano contra la guerrilla en una zona cocalera. Pero si había una acción en una zona no cocalera, estaba prohibido.

“A partir del 2002 el problema en Washington eraotro. Se comienza afirmar entonces que las FARC-EP son terroristas. Estados Unidos introdujo, y el presidente Uribe lo agarró, la idea de que Colombia era una sede de la lucha global contra el terrorismo. Y Estados Unidos volvió de pleno contra la guerrilla, ahora con el lenguaje del terrorismo.

“Hubo una coincidencia entre la estrategia de Uribe y la guerra global de George W. Bush. Se utilizó mucho el hecho de que Colombia era un país no islámico para decir que el combate contra el terrorismo no era una cuestión de religión. En ese sentido fue central”.

-¿El acuerdo de paz alcanzado tras cerca de cuatro años de negociaciones en La Habana puede considerarse una derrota de la opción de la guerra que defendía Estados Unidos?

-No hablaría en absolutos, pero te diría que siempre he creído que la paz con las FARC-EP era posible desde la época de Marulanda a mediados del siglo pasado. Con Belisario Betancur en los ´80 y con Pastrana a finales de los ´90 y hasta el 2002, también hubo oportunidades reales.

“Hay muchas razones que explican el fracaso de esos procesos anteriores, pero uno de los factores fundamentales fue que, cuando un presidente colombiano comenzaba a hablar de paz, Estados Unidos llegaba diciendo que el problema era el comunismo, el narcotráfico u otra cosa. La política estadounidense siempre fue en contravía del proceso de paz.

“Cuando se anunciaron las conversaciones de paz durante el gobierno deBelisario Betancur, el embajador norteamericano de entonces se fue a la televisión nacional y dijo: “como van a hacer la paz con las narcoguerrillas”. Él fue quien inventó el término.

“Cuando empezó el proceso de El Caguán, Pastrana comenzó hablando de un plan Marshall para las zonas cocaleras. Estados Unidos dijo: ustedes lo tienen mal, el problema allá no es la guerrilla, es el narcotráfico. Y salió el Plan Colombia.

“Washington siempre tuvo una política en contra del proceso de paz.La versión oficial es que el Plan Colombia y la política de Uribe salvaron el país de un Estado fallido y debilitarona las FARC-EPpara llevarlas a La Habana. Yo no lo creo. Las conversaciones de paz eran posible desde mucho antes y la guerrilla siempre buscó esa opción.

“Ahora, en el proceso de La Habana, por primera vez, los Estados Unidos apoyaron la paz. Incluso mandaron un enviado especial. Podían haber enviado a alguien al Caguán o a Tlaxcala, pero no lo hicieron. Esta vez, cuando Colombia y el presidente Juan Manuel Santos estaban hablando de paz, Washingtonlos apoyó. Por fin, después de todos estos años. No es que sea lo más importante pero es un factor a considerar.

-¿Existe la posibilidad de que Washington ponga palos en las ruedas de la paz, especialmente en el ámbito legal bajo la excusa de la aplicación de la ley internacional por encima de los mecanismos acordados en La Habana?

-En general no lo creo. Ellos han dicho que como política oficial van a seguir el paso de Colombia y van a respetar las decisiones. Es posible y probable que el Departamento de Justicia tome sus propias acciones, ya que no están subordinados al Ejecutivo. Pero como política del gobierno no van a insistir en eso.

-Una de las demandas más recurrentes de las FARC-EP es la liberación de Simón Trinidad, el líder guerrillero encarcelado en Estados Unidos ¿Tiene el presidente Obama facultades para encontrar una solución a ese asunto como un gesto de paz?

-Hemos hecho un estudio y claro, el presidente tiene facultades. Pero llegamos a la conclusión de que se podría devolver a Simón Trinidad sin necesidad de indulto presidencial. Hay mecanismos que se pueden utilizar. Colombia puede pedir a Estados Unidos que repatrie a los presos para que cumplan su sentencia en territorio nacional. Es un programa que existe entre muchos países.

Una vez que Simón Trinidad esté en Colombia, Estados Unidos no tiene jurisdicción. Si se aplica amnistía o indulto dentro del proceso actual, no tendrían nada que decir. Hasta el momento no se le ha probado ningún crimen de lesa humanidad que lo llevaría a un tribunal especial. Tengo la idea que va a suceder, pero no antes de las elecciones de noviembre.

(1)Es un periodo histórico que algunos extienden desde 1946 a 1966 y otros entre 1948 y 1958. Se caracteriza por la confrontación violenta entre los principales partidos de entonces, los liberales y los conservadores

(2) Fue una conferencia panamericana precursora de la OEA. Siendo apenas un joven universitario, el líder histórico de la Revolución Fidel Castro participó en un evento paralelo de esa Conferencia, el Congreso Latinoamericano de Estudiantes. Presenció poco después el Bogotazo, la manifestación pública de descontento posterior a la muerte de Jorge Eliécer Gaitán.

(3)Después de la conformación del Frente Nacional, un pacto entre liberales y conservadores para alternarse el poder, el presidente Guillermo León Valencia ordenó un ataque masivo contra las repúblicas independientes que se habían creado en varias localidades de Colombia. En Marquetalia se encontraba Manuel Marulanda, quien poco después fundaría las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Jose dijo:

1

29 de septiembre de 2016

23:15:14


Los Estados Unidos siempre actuaron como los duenos de Colombia.

Miguel Angel dijo:

2

1 de octubre de 2016

09:17:25


Faltó por agregar q el Sr Santos firmó un acuerdo militar con los EEUU para autorizar la operación de tropas yanquis en territorio colombiano en los próximos 10 años. En Larandia, Tres Esquinas, Arauca, Puerto Leguízamo, Leticia y Florencia, bases militares de Estados Unidos en Colombia trabajan en la formación de un “arco estratégico” enfocado a una potencial intervención en territorio venezolano. pretexto: lucha contra el narcotráfico y el terrorismo. Los EEUU ha entregado a Bogotá, desde el año 2000 mas de 5 500 $ en el marco del "Plan Colombia". Agrega el semanario Voz, que el anillo militar estaría integrado además por tropas de asalto norteamericanas acantonadas en las bases de “control y monitoreo” Reina Sofía, de Aruba, y Hato Rey, de Curazao, y el centro de operaciones tendría asiento en la base de Palmerola, en Honduras, la mayor instalación extrajera de esa naturaleza en territorio latinoamericano. De esta ubicación de bases militares se habla poco, pero constituyen una punta de lanza, para realizar cualquier intervención militar sobre cualquier país latinoamericano. Se pone de claro manifiesto, su política de gendarme internacional en cualquier rincón del planeta, invadir, destruir, agredir, asesinar, eliminar procesos revolucionarios, progresistas, esa es su nefasta política. Son el principal cáncer de la humanidad.

Miguel Angel dijo:

3

2 de octubre de 2016

09:44:12


Juventud Rebelde digital@juventudrebelde.cu 28 de Septiembre del 2016 9:35:56 CDT DAMASCO, septiembre 26.— La Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos ha estado coordinando la entrega de armamento a grupos terroristas que operan en Siria y a la llamada oposición moderada de ese país árabe a través de Turquía. Tal aseveración fue confirmada por el periodista alemán Jurgen Todenhofer, quien recientemente entrevistó a un comandante del Frente al Nusra, según publicó Russia Today. Este es un juego que todo el mundo sabe. La CIA ha coordinado la entrega de las armas a través de las fronteras de Turquía. Este armamento era entregado a la así llamada oposición moderada, pero un kilómetro más allá de la frontera esas armas pasaban a Al Qaeda y el Estado Islámico, dijo Todenhofer. Según el periodista, esto no es ni un error ni un caso de negligencia. Además rechaza la posibilidad de que las armas estadounidenses hayan caído en manos de los terroristas accidentalmente. Todos en Siria saben cómo se lleva a cabo esto. Y como me dijo el comandante del Frente al Nusra, los terroristas suelen cambiar el nombre de sus organizaciones y se presentan como parte de la oposición moderada con el fin de recibir armamento que se suministra a los rebeldes, apuntó el reportero. Está muy claro que los estadounidenses son conscientes de que su ayuda militar termina en manos de los extremistas, dijo.