ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
John Andreoli decidió el partido contra los mexicanos. Foto: WBC

El Estadio de los Charros de Jalisco estaba por explotar con sus casi 20 000 almas apoyando a la novena mexicana al cierre del noveno capítulo. La primera victoria en el IV Clásico Mundial de Béisbol parecía un hecho, pues los aztecas llevaban ventaja de 9-5 en la pizarra frente a Italia, en teoría el rival más asequible del grupo D.

Sin embargo, un giro brusco de los acontecimientos se dio en ese epílogo de infarto, en el cual los europeos fueron los grandes protagonistas con un remontada gloriosa que pone ardiendo el «grupo de la muerte», porque ahora los mexicanos, si desean pasar a la siguiente ronda, deben superar a las fortísimas escuadras de Venezuela y Puerto Rico.

Como decíamos, la diferencia en el marcador al cierre del noveno era de cuatro, porque el Tri beisbolero mostró una consistente ofensiva que incluyó jonrones de Esteban Quiroz y Japhet Amador, además de otras conexiones impulsoras de Sebastián Elizalde, Efrén Navarro, Luis Alfonso Cruz y el propio Quiroz.

Italia dio pistas de que iba a vender muy cara su derrota desde el inicio, pues ripostó tras casi todos esos ataques mexicanos en Guadalajara, hasta que entraron en acción los relevistas Vidal Nuño (Orioles de Baltimore), Carlos Torres (Cerveceros de Milwaukee), Joakim Soria (Reales de Kansas City) y Sergio Romo (Dodgers de Los Ángeles), absolutamente intratables del quinto capítulo al octavo.

Ellos se combinaron para frenar el ímpetu italiano y en cuatro episodios solo permitieron un jit, regalaron un boleto y propinaron cuatro ponches, como para borrar cualquier posibilidad de remontada azurra, idea que casi se esfumó cuando en el noveno se encaramó en el box el estelar cerrador de los Azulejos de Toronto, Roberto Osuna, autor de 56 rescates en las dos últimas contiendas de MLB.

Pero resulta que el derecho no pudo sacar outs. Uno tras otro cayeron los dobles de Francisco Cervelli, Chris Colabello y Alex Liddi, seguidos por un error del torpedero Cruz y un boleto a Drew Maggi que mandaron al apagafuegos directo a las duchas, incendiado.

Con el pleito 9-7, el empate en circulación y ningún out en la pizarra, entró en acción otro ligamayorista, el zurdo Oliver Pérez (Nacionales de Washington), quien tampoco tenía listo el extintor. Cohetes seguidos de Brandon Nimmo y John Andreoli terminaron la masacre de los mexicanos en Jalisco, donde el silencio fue denominador común en la noche de este jueves.

Por supuesto, ni ápice de calma se sintió desde la cueva italiana, de la cual todos salieron eufóricos a festejar una victoria con la que nadie contaba. Ya Israel dio la sorpresa en Sudcorea, ahora ojo con los transalpinos.

    

      

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Ramon dijo:

1

10 de marzo de 2017

15:36:24


Italia para los que no saben , hace 4 dias les gano a los Chicago Cubs de las Grandes Ligas en juego de preparacion, asi que nadie piense que Italia es aquel equipo amateur al cual nosotros le haciamos en los Mundiales amateurs hasta 18 carreras y los derrotabamos por KO, eso mismo sucede con Holanda, las cual se convirtio en nuestra Bestia Negra en los ultimos tiempos.