ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
La trovadora Liuba María Hevia, referente de la música infantil. Foto: Yander Zamora

Llega el verano, y con él cientos de opciones recreativas. Y donde hay recreación siempre habrá música...¿pero de calidad? ¿La que necesitamos? ¿La nuestra?

En el arte es difícil catalogar o definir calidades, por variados preceptos que acuden a la subjetividad y a veces al conceptualismo, pero lo vulgar y antiartístico existen y no necesariamente necesitan de un estudio profundo para ser identificados. Si a ello sumamos el hecho de que, en muchos espacios públicos del país se difunde música de mala calidad, tendremos un resultado sonoro que sigue haciendo aguas y exponiendo un país que no es reflejo de su cultura mas raigal, sino todo lo contrario.

Durante años se ha hablado y discutido sobre el tema y sin embargo nada o muy poco ha cambiado: se sigue entronizando la mala música -no solo el reguetón- en el gusto de los niños y jóvenes, sin visibles soluciones o paliativos enrutados hacia la cuestión primordial que es, pienso, el preservar una cultura acorde con lo que significa Cuba en el escenario internacional. No se trata de purismos extremos o imposición de estéticas, se trata simplemente de buen gusto en espacios públicos y de contribuir a disminuir la llamada contaminación sonora sin renunciar a lo festivo y a nuestra propia naturaleza, todo lo cual puede lograrse con articuladas estrategias. ¿Por qué escuchar a diario la canción más ofensiva y grosera del momento en espacios públicos dedicados a niños? ¿Por qué esos niños, en los que tanta esperanza y esfuerzo hay depositados, tienen que escuchar, bailar y conocer casi obligados a Bad Bunny en lugar de Teresita Fernández, Liuba María Hevia o Kiki Corona?

Un niño expuesto constantemente a estos únicos y pasajeros momentos musicales, formará un gusto que tardará años en revertirse, además del desconocimiento que de su cultura tendrá, lo cual estamos viendo en programas televisivos de participación juvenil así como en otras plataformas de expresión oral donde muchos hacen un mal uso del lenguaje o denotan carencias culturales impensables hace apenas diez años.

¿Cómo nos damos el lujo de perder tanta buena música? ¿Cómo se cede pasivamente a la avalancha de antivalores que nos invaden y para nada de manera inocente? ¿Cómo podemos pensar en salvar la cultura si esta no se cultiva desde pequeños?

No puede seguir la devastación de espacios sonoros en pos de una moda de mal gusto, ni los lugares públicos deben ser experimentos al antojo de nadie, ni pueden promocionarse en mayor cuantía subgéneros musicales foráneos mientras tengamos orquestas como Formell y los Van Van y Original de Manzanillo por citar solo dos. Es inconcebible que sigamos sin una Casa del Cha cha cha, o que el Casino y el Son sigan buscando techo, defendidos mayormente por Adalberto Álvarez, o cuente con pocos espacios muchos de los cuales se han ido perdiendo por el lamentable florecimiento de discotecas en lo que antaño fueron célebres lugares ganados por bailadores de este y otros géneros.

Son tiempos de definiciones, de revoluciones, de salvar a tiempo el legado y la pasión de cientos de músicos que han fertilizado esta Tierra, de seguir siendo un paradigma musical sin discusión.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Sonia Pérez Cassola dijo:

1

20 de junio de 2019

11:24:26


Excelente Oni. Apoyamos tus criterios. El arte es escudo de la patria y la música es una de nuestras fortalezas. Hay que defenderla, hay que difundir nuestros valores. Es tarea de todos.

Adela dijo:

2

20 de junio de 2019

18:58:18


Muy aceptada la crítica, pero llevamos 20 años hablando el mismo tema, responsables los que ponen la música, y los directivos encargados de dirigir y orientar que no hacen su trabajo.

Agustin Navarro dijo:

3

21 de junio de 2019

09:56:17


A mi me pueden poner lo que quieran pero de la música buena " No hay música mala si no mal echa", y la mayoría escucha la música mal echa porque pues es lo fácil, lo cursi no quieren pensar y parte de la culpa la tienen las emisoras desde hace tiempo que le permitieron poner barabaridades por alguna razón que la se pero no lo voy a decir pues no se si esto lo publiquen y ahora estamos padeciendo de estas groserías, estamos en un momento difícil donde la cultura tenemos que salvarla a como de lugar y eso incluye a todos

andy dijo:

4

21 de junio de 2019

12:45:40


hermano muy buenos criterios lo que he leido estas en todo lo cierto , el regueton cubano va en atraso , el nuevo estilo de regueton llamado REPARTO nada mas se escucha en cuba , en otros paises no se escucha eso ...........

JOSE dijo:

5

24 de junio de 2019

13:30:04


ONI: LA RESPUESTA A LAS PREGUNTAS DE TU ANTEPENÚLTIMO PÁRRAFO SE ENCUENTRA EN EL DINERO. LOS CENTROS RECREATIVOS (EN SU GRAN MAYORÍA BAJO LOS EFECTOS DE LA LLAMADA COOPERATIVA) PREFIEREN CONTRATAR A UN DJ CON PANTALLA Y DATA SHOW, QUE CONTRATAR A ARTISTAS QUE ACTÚEN EN VIVO, Y EN CASO DE PONERLO, BUSCARA AL ARTISTA DE MODA. POR SUPUESTO QUE LO QUE MAS GANANCIAS LE PRODUCIRÁ ES OFERTANDO REGUETON. POR OTRO LADO, EL DEPARTAMENTO COMERCIAL DE LAS AGENCIAS DE REPRESENTACIÓN ARTÍSTICA DEL PAÍS NO HACEN NADA POR SUS REPRESENTADOS: COMERCIALICEN O NO, A FIN DE MES VAN A COBRAR LO MISMO, Y EL ARTISTA MIENTRAS TANTO SE TIENE QUE BUSCAR EL TRABAJO EN VEZ DE UTILIZAR SU TIEMPO EN EL ARTE. ESTOS SON SOLO ALGUNOS EJEMPLOS PARA RESPONDER A TUS PREGUNTAS.