ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El pabellón de Canadá, país invitado de honor a la feria, es uno de los más visitados en la fortaleza de La Cabaña. Foto: Yander Zamora

La Feria del libro es un momento especial del año. Se visualizan las novedades, aparecen los sucesos editoriales. Es un instante asombroso. Personas que habitualmente no se ocupan del libro se sienten motivadas a adquirir libros, leer, participar en los coloquios, intercambiar con escritores.

Puede la Feria considerarse maratónica, y hasta hay razón para pensar así, no hay mas que ver el programa de presentaciones, los paneles, la gran carpa- librería, pero es un punto de encuentro del lector con el libro, con escritores e invitados. Se convierte en una experiencia enriquecedora.

EN BUSCA DE… LA LITERATURA INFANTIL

Sobre el significado de la Feria conversamos con Enrique Pérez Díaz, narrador, crítico, editor e investigador de literatura infantil, miembro del IBBY (Organización Internacional para el Libro Juvenil) y autor de una vasta obra para niños y jóvenes (¿Se jubilan las hadas?; Inventarse un amigo y Escuelita de los horrores, entre más de cuatro decenas de libros).

«En mi caso tengo un público directo que son los niños, y sumo a los adultos, mediadores para que te puedan leer, por eso yo le atribuyo siempre tanta importancia a la Feria y además, ese contacto sirve como una vía de negociación de derechos, de cambios de perspectivas, de actualización».

Pérez Díaz, como asesor del presidente del Instituto Cubano del Libro y como autor mantiene estrecho vínculo con la literatura infantil.

-¿Aún se dice que es menor?

«Siempre ha sido un concepto falso. Es la literatura más difícil y hoy en día se ha convertido en la más demandada, más lucrativa, y más estudiada y polémica. Creo que es un concepto que a veces tienen los escritores más elitistas. Nosotros escribimos para niños, por eso somos los que todo el mundo lee. Los libros que hacen los escritores para niños ayudan a crecer».

Precisamente la literatura infantil recibe especial atención en la Feria, con espacios exclusivos, el salón Tesoro de Papel y la sala de conferencia y lanzamientos Dora Alonso.

En esta ocasión para celebrar los diez años de dos substanciales colecciones de Gente Nueva (a su vez en su cincuentenario), la Colección 21, de literatura contemporánea, y Colección Ámbar, hay muchas novedades, pero también se reedita, del propio Pérez Díaz, su Escuelita de los horrores, que desde su primera aparición, hace casi 20 años, ha sido un libro muy demandado, tanto así que ha recibido dos veces el premio que da la Biblioteca Nacional a los más solicitados.

«Me siento muy feliz con la edición porque jóvenes que leyeron Escuelita…de niños hoy son escritores de literatura infantil como es el caso de Layne Vilar y Mikel José Rodríguez, quienes ofrecen un testimonio de qué significó para ellos leer este libro, en su vida y como escritores».

EL FINO HUMOR DE MARGARET ATWOOD

En el Pabellón de Canadá, país invitado de Honor, la literatura infantil está igualmente presente. Llegan al lector cubano dos libros de autoras de ese país: de Maya Ombasic, quien de su experiencia juvenil en Bosnia-Herzegovina escribió una historia hermosa y triste, Un día después de Babel y de Aline Apostolska, una novela de amor adolescente, Un verano de amor y cenizas.

La obra de la escritora canadiense Margaret Atwood es hoy uno de los grandes atractivos de la 26 Feria Internacional del Libro de La Habana. Foto: Yander Zamora

El ministro cubano de Cultura, Abel Prieto, luego de inaugurar el Pabellón de Canadá, y durante un recorrido para apreciar los numerosos títulos, comentó al Presidente del Senado de ese país, George J. Furey, que aún la influencia en Cuba de la industria cultural hegemónica, sobre todo la de Estados Unidos, es muy fuerte y que el lector cubano pueda acercarse a una cultura tan profunda como la canadiense, con una pléyade de escritores excepcionales, es muy importante.

El Ministro añadió que existen similitudes sociales y culturales entre ambos países, «por ejemplo la lucha de Canadá por construir y defender su identidad a partir de diferentes componentes tiene similitudes con la historia de nuestra cultura que tiene una huella africana, de distintas regiones de España, china y de distintas islas del Caribe. Nosotros tuvimos que batallar duro, la vanguardia intelectual, para defender esa identidad».

Es muy importante que Canadá haya aceptado esta invitación y que haya venido con este número de artistas y autores, y hayan traído todos estos libros, afirmó Abel Prieto.

Por su parte, el Presidente del Senado canadiense accedió a un breve diálogo con nuestra publicación, y reiteró estar «muy contento por la invitación, pues Cuba y Canadá han disfrutado no solo de una larga relación diplomática de más de 70 años, sino lo más importante, una larga amistad sostenida».

En cuanto a su valoración de la invitación a la Feria, Furey respondió: «Creo que es maravilloso, una gran oportunidad para los autores canadienses estar aquí y mostrar la gran diversidad de los libros que se escriben en Canadá».    

Entre esos autores se encuentra un ícono de la literatura, Margaret Atwood, quien no es necesario presentar. Prolífica poeta, novelista, crítica literaria, profesora y activista política, su obra ha sido traducida a unos 30 idiomas. La han distinguido con 16 títulos Honoris Causa y entre numerosos premios, el Príncipe de Asturias. En el mundo de las letras se extraña que, aunque nominada, no se le haya otorgado aun el Nobel.

En su extenso corpus literario, Atwood tiene al menos diez títulos para niños, uno de ellos Wandering Wenda and Widow Wallop's Wunderground Washery del 2011, ha pasado a ser una serie de televisión.

De Atwood se han presentado, en su presencia, tres libros: El quetzal resplandeciente, donde se reúnen algunos de sus muchos cuentos en los cuales podemos apreciar su estilo inconfundible y su fino humor.

El segundo libro, Antología poética, en edición bilingüe, fue presentado por Nancy Morejón, quien con el también poeta Pablo Armando Fernández (ambos premios nacionales de Literatura) hicieron la traducción. Atwood agradeció el cuidado de la traducción, y afirmó: «la traducción es un difícil arte, para lo cual es imprescindible saber escoger las palabras equivalentes ante lo imposible de una traducción literal».

El tercer título, la antología Desde el invierno, realizada junto al novelista, y su esposo, Graeme Gibson, incluye 23 autores canadienses que escriben en inglés. De Gibson tamben se hizo el lanzamiento de la novela Movimiento perpetuo.

Luego de la multitudinaria presentación en La Cabaña, en el Pabellón de Canadá, Atwood accedió a tres preguntas para esta publicación.

Escribir es una acción solitaria, ¿cómo le afecta el éxito?

«Ciertamente, como profesión no atrae a las personas que tienen miedo de la soledad. Ser escritor incluye tres elementos, el autor, el libro y el lector. La relación es entre el lector y lo que has escrito. El éxito es algo diferente, es imposible de explicar».

¿En que está trabajando?

«En varios proyectos pero nunca hablo sobre ellos. Puedo decirle que espero poder dedicarle un tiempo a algunos poemas que he ido acumulando».

—¿Cómo ve el futuro?

«No sabría sobre mi futuro personal, espero que sea aun muy largo. En cuanto al mundo, estamos en un momento de transición, no sabemos que sucederá, es muy inestable. No puedo predecir».

MODERNISMO Y MODERNIDAD DEL ISMAELILLO

Siguiendo ciertas pistas de la literatura para niños y jóvenes llegamos al Centro de Estudios Martianos, que inaugurado el 19 de julio de 1977 tiene desde 1982 su sede en una residencia del habanero barrio de El Vedado de particular significación, en ella vivió José Francisco Martí Zayas Bazán (La Habana 1878 - 1945), hijo de José Martí e inspirador del poemario Ismaelillo.

De la escritora canadiense Maya Ombasic se presentó en la Colección 21 (Editorial Gente Nueva) su libro de literatura infantil Un día después de babel. Foto: Juvenal Balán

A partir de 2011 nuestro Centro ha sido subsede de la Feria e indudablemente para nosotros este año es especial, dijo a esta publicación Ana Sánchez, su directora. «Estamos muy regocijados, primero porque está dedicada al doctor Armando Hart que ha estado siempre muy vinculado al desarrollo del Centro y porque estamos celebrando nuestro aniversario 40».

Sánchez precisó que presentan seis novedades y siete reimpresiones de libros de José Marti, «textos muy necesarios hoy», por ejemplo las Cartas a María Mantilla, La edad de oro, los Versos Sencillos, en versión bilingüe español-inglés, y los versos del Ismaelillo, libros todos dedicados a los niños y la juventud.

«Nos preocupamos siempre de tener un programa científico además de las presentaciones y por eso del Ismaelillo hemos organizado un panel sobre modernismo y modernidad, porque este año se cumple el aniversario 125 de la publicación de este poemario».

Ana Sánchez destacó el lanzamiento, de lo que consideró las dos publicaciones insignias del Centro, el Anuario en su número 38 y el tomo 26 de la Edición Crítica de las Obras completas de José Martí (1853-1895) y explicó para nuestros lectores que el contenido de los tomos se ha ordenado y combinado por fechas, temas y géneros.

El gran encuentro con el libro y los autores comenzó en la fortaleza San Carlos de la Cabaña el nueve de febrero y concluirá en La Habana el 19. Aún tendremos ocasión en nuestra próxima edición de ofrecer nuevos tópicos de lo que va aconteciendo en esta Feria Internacional.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.