ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
Foto: Juvenal Balán

Jornada de aprendizaje, fruto de la prepa­ración de los delegados e invitados y de la ri­queza y conocimiento de estos de cara a un pro­yecto de país, devino la Comisión 1 del 7mo. Con­greso, que trató la Concep­tua­liza­ción del Mo­delo Económico y Social Cubano de De­sa­rrollo Socialista, que expone las bases teóricas y ca­racterísticas esenciales de este, como re­sul­tante de su actualización, la cual viene desarro­llándose desde el pasado evento partidista.

Profundidad y sabiduría en cada una de las más de 60 intervenciones caracterizaron el de­bate que transcurrió por casi cuatro horas de se­sión, presidida por el miembro del Buró Po­lítico Miguel Díaz-Canel Bermúdez, primer vi­cepresidente de los Consejos de Estado y de Mi­­nistros, el general de cuerpo de Ejér­cito Ramón Espinosa Martín; el canciller Bru­no Rodríguez, también integrantes del Buró Político; Jorge Cue­vas, del Secretariado del Co­mité Central; el Coman­dan­te de la Revo­lu­ción Guillermo Gar­cía Frías, Leo­nardo An­do­llo, Caridad Diego, Elba Rosa Pé­rez, todos miembros del Comité Central, y es­pecialistas de la Comisión Perma­nente de Im­ple­men­tación y Desarrollo de los Linea­mien­tos, compartieron con los participantes.

Democracia y sociedad civil fueron temas que ilustraron el valor de ambas expresiones en la sociedad cubana cuando el delegado Abel Prieto afirmó que “tenemos una forma extremadamente democrática en la que el go­bierno tiene que exponer su gestión ante la so­ciedad civil. Lo hace el ministro de Cultura frente a la Uneac y la Asociación Hermanos Saíz, el de Educación Superior frente a la FEU. Es esa sociedad civil la que quiere desconocer Esta­dos Unidos”, dijo y ejemplificó que la Fe­de­ra­ción de Mujeres Cubanas discute con la tele­visión nacional el reflejo de la mujer en ese me­dio. Y aseguró que se modifican indicaciones del gobierno en esos debates. “Es una organización de nuestro pueblo representando de for­ma no gubernamental, que no quiere decir no revolucionaria”.

Prieto fundamentaba la inclusión del término sociedad civil en uno de los párrafos del do­cumento, referido a los principios del so­cialismo que sustentan el modelo. Sin embargo, el invitado Darío Delgado acotó que ese control de la sociedad está reflejado en el texto bajo el mis­mo epígrafe, por lo cual no procedió la adición.

El tema de la propiedad sobre los medios de producción fue uno de los aspectos más debatidos en los procesos previos a este cónclave, que desde fines de febrero hasta el 5 de marzo incluyó a 270 delegados y 888 invitados en los trabajos de esta comisión, que apo­r­taron 1 555 intervenciones. Ayer también el tema ocu­pó espacio, pues el delegado matancero Eduar­do Torres propuso que se incorporara como uno de los principios, dado que se asume la propiedad privada sobre esos me­dios. En el intercambio, se aclaró por el compañero Díaz-Canel que los principios no cambian, por eso el proyecto de conceptualización fija con esa categoría solo la propiedad socialista de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción, como forma principal de la economía y de su sistema so­cioeconómico.

Enfatizó que el sector no estatal que promueve el modelo no es el de una sociedad neo­liberal, sino el de una sociedad socialista.

Recordó Díaz-Canel que el ejercicio de aná­lisis del importante documento en la comisión no significa “que estemos aprobando na­­da, so­lo llevamos un proyecto a la militancia del Partido, la juventud, las organizaciones de ma­sas y a los amplios sectores de to­da la sociedad, para que sea debatido, como expresó el Ge­neral de Ejército Raúl Castro Ruz en el Informe Central a esta magna cita partidista en la sesión inau­gural.

Lo anterior fue un incentivo en el intercambio de propuestas, varias de las cuales, al someterse a votación, fueron aprobadas o no por ma­yoría y no siempre por unanimidad.

Uno de los temas al que más tiempo dedicaron los 287 delegados de esta comisión fue el de cómo diversificar las ofertas diseñadas por el Estado para la recreación sana y el libre esparcimiento, con la conjugación de dos elementos cardinales: contribuir a la educación de los gustos y garantizar la variedad de op­ciones en función de los diferentes niveles de poder adquisitivo, planteado por el invitado habanero René González Sehwerert, Héroe de la República de Cuba.

A partir de su propuesta de establecer políticas dirigidas a romper con el círculo vicioso se­gún el cual un segmento de la población puede acceder a un tipo de esparcimiento de­ter­mi­nado, se desencadenó una serie de re­flexiones para que el documento en cuestión reflejara el asunto en su justa magnitud.

Mayra Martínez, delegada por Granma, con­­sideró que ese principio debe responder también a la necesidad de cultivar la belleza y, al mismo tiempo, que la diversificación de las op­ciones recreativas debe respetar los hábitos, pre­ferencias y costumbres de los diferentes seg­mentos de nuestra población. Pro­po­sición esta que validaron Yoel Queipo, dele­gado de la capital, y varios de los presentes. Quei­po fundamentó la integralidad de la mis­ma y la repercusión que tendrán para el futuro del país las decisiones que emanen de esta Comisión.

En ese sentido, Yanet Alarcón —Pilón, Gran­ma— argumentó lo oportuno de aprobar esa proposición porque logra englobar lo que en otras se perdía de vista. Ejemplo de ello es que las comunidades rurales, como en la que ella reside, poseen características muy diferentes a las de enclaves urbanos, y en una propuesta de conceptualización no pueden descuidarse es­tos detalles.

El delegado Abel Prieto, respecto a la variedad de poderes adquisitivos, comentó que es cierto que hay un grupo de opciones que de­mandan un poder adquisitivo mayor. Pero lo que nuestro Estado debe garantizar es ofertas para quienes no poseen ese nivel de ingresos. Propuso, además, que se incluyera en el do­cu­mento el trabajo para influir en los gustos de los disímiles segmentos.

Ante la sugerencia de varios delegados de no hacer alusión a las distintas capacidades de ingresos, Alfredo Carbonel, de Camagüey, ofre­ció su valoración en cuanto a lo pertinente de dejar explícito el tema en la conceptualización porque de lo contrario estaríamos de espaldas a una realidad y que, reconociéndola, cada quien puede identificar las ofertas a las cuales sus in­gresos les permiten acceder. Lo que se ne­ce­sita es que se garanticen más modalidades para quienes menos tienen y que sean de calidad.

Precisamente sobre este particular insistió Miguel Barnet, delegado por La Habana, quien aseveró que el socialismo tiene que garantizar la más alta ca­lidad en las ofertas de esparcimiento, pensadas desde y pa­ra sus destinatarios finales. La Comisión aprobó enriquecer este acápite en general, a partir de las observaciones realizadas puntualmente y lo aprobado en este punto.

Gran intercambio suscitó, asimismo, la ne­cesidad de no descartar a ninguno de los actores que intervienen activamente en la integralidad de la formación en valores de las nuevas ge­neraciones: familia, escuela, educadores y co­munidad, pues en esa cadena cada eslabón desempeña un rol protagónico para la consecución de este principio. De ahí que el Estado propicie entre ellos un nexo permanente y en constante consolidación.
En el Capítulo I, referido a los principios que sustentan el Modelo y sus principales transformaciones, la delegada de La Habana Aracelys González Díaz sugirió incorporar a la lista de esferas decisivas en esta proyección a la Salud Pública, planteamiento que se sustenta en el vasto caudal de aportaciones de ese sector a nuestro país y que fue ratificado en horas de la mañana por el General de Ejército Raúl Castro, durante la presentación del informe central.

Otra de las intervenciones que respaldaron los delegados e invitados fue la del delegado Abel González, consistente en la ratificación del antimperialismo como uno de los valores esen­ciales del pueblo cubano y su consiguiente re­flejo en este proyecto de documento.

Pelayo Terry Cuervo, delegado de la capital, compartió con los participantes sus valoraciones sobre el acápite dedicado a la comunicación social como recurso estratégico. Y planteó al respecto que no debe limitarse el servicio de la participación pública sin que aparezca ex­plícito el debate, pues no siempre que se participa en un espacio se aporta a las discusiones e intercambios. Además, sugirió que se pre­viera en el documento la cabida de nor­mas jurídicas que pudieran influir en el fu­turo en las disposiciones inherentes a la política tra­zada para los medios de prensa y la ac­tividad comunicacional grosso modo, como una po­sible Ley de Comunicación que ya se estu­dia. Dicha propuesta fue aprobada por unanimidad.

En relación con el reconocimiento moral y jurídico de la igualdad de derechos y deberes de la ciudadanía, expreso en la igualdad de oportunidades, Homero Acosta subrayó que deben decirse nítidamente las garantías que el Estado ofrece con vistas a ese reconocimiento, entre ellas la participación y consultas populares que se aseguran.

Miguel Barnet abundó en el enfrentamiento a toda forma de discriminación, a partir de  sus consideraciones para que quedara esclarecido que tampoco se discrimina por el origen nacional, alentó la participación de varios asistentes al cónclave —como las intervenciones de Bruno Rodríguez, Caridad Diego y Lidia Es­ther Nodarse— lo cual resultó enriquecedor en el ánimo de enfocar el principio utilizando los términos exactos y así evitar dis­torsiones.

Luis Rodríguez, invitado de la delegación habanera, insistió por su parte en el reconocimiento de Cuba como una nación de derecho. Diferentes puntos de vista, dudas y proposiciones versaron en esta dirección.  Ante la heterogeneidad de criterios, Bruno Rodríguez y Díaz-Canel recordaron que este es uno de los tópicos que se priorizarán de cara a la anu­n­ciada reforma constitucional, y lo más prudente en lo relativo al Estado de derecho, sería poder dedicarle el estudio y espacio para el de­bate que un asunto tan significativo amerita.

Otras aportaciones estribaron de los análisis respecto a las cualidades de un cuadro de dirección, la máxima atención a la defensa del país, la importancia de perfeccionar el sistema presupuestado y su remuneración, y po­tenciar el papel de la ciencia.

Rubén Remigio —invitado de La Haba­na— destacó la pertinencia de añadir la tutela judicial efectiva como derecho y garantía a los ciudadanos de poder servirse de esa justicia.

Alfredo Carbonel, de Camagüey, ponderó la ur­gencia de situar en primer plano la formación de los recursos humanos porque esa ha sido la principal fortaleza en cuanto a re­cursos de nuestro país, a lo largo del proceso revolucionario; idea que fue defendida asimismo por Marcia Cobas, de Mayabeque, y la ministra del Citma, Elba Rosa Pérez.

En el apartado de las consideraciones finales, el delegado de la capital, Alejandro Castro Espín, propuso, en el enunciado que refleja que este proceso se desarrolla bajo las fuertes restricciones que imponen el bloqueo y la persistencia de la intención de subvertir nuestro socialismo, sustituir intención por las acciones. Fue aprobado por unanimidad.

Mientras, Yorkys Mayor Hernández, de Pi­nar del Río, pidió que se dejaran claros los conceptos de sostenibilidad y prosperidad (sobre todo el primero) desde antes del punto en que se hace referencia a ellos, pues ambos son estratégicos y de vital im­portancia en to­do lo que el documento expresa.

Hoy la comisión analizará en la mañana el Informe Central al Congreso y en la tarde presentará el resultado de su primera sesión de trabajo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Karel dijo:

1

17 de abril de 2016

04:18:33


Tremendamente importante la conceptualizacion del modelo económico y social cubano. Estas personas que conforman la comisión 1 tienen una gran responsabilidad, los cambios son necesarios para adecuarnos a las condiciones actuales pero son por su parte muy delicados cuando se tratan de aspectos fundamentales de una sociedad. Baste solo con apuntar que estudie la constitución, como diría un profesor ley de leyes, jerárquica, supra ordenadora, cualquier cambio a esta toca muy directamente a cada cubano.

Dr. José Luis Aparicio Suárez dijo:

2

17 de abril de 2016

10:08:03


La Comisión también ha aportado al mejoramiento de la salud. Y, lo digo basándome en una convicción que comparto: Salud plena es espíritu libre y puro, en biología íntegra, sin la sombra de riesgos, dentro de una sociedad justa y feliz, que se desarrolla en un entorno natural favorable y económicamente sustentable. !Éxitos, compatriotas!