ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
En su infancia tiene Cuba razones suficientes para abrazar el futuro. Foto: Ismael Batista Ramírez
  1. Doscientas mil familias campesinas no tenían un pedazo de tierra donde sembrar alimentos para sus hambrientos hijos; en cambio, permanecían sin cultivar, en manos de poderosos intereses, cerca de 300 000 caballerías de tierras productivas.
  2. El 85 % de los pequeños agricultores cubanos estaban pagando renta y vivían bajo la perenne amenaza de despojo de sus parcelas.
  3. Más de la mitad de las mejores tierras de producción cultivadas estaban en manos extranjeras.
  4. Un 90 % de los bohíos que existían en el campo cubano no disponía de luz eléctrica.
  5. El 85 % de los bohíos en las zonas rurales carecía de agua corriente.
  6. El 55 % de las viviendas campesinas carecía de inodoros y letrinas.
  7. El 90 % de los niños del campo estaban devorados por parásitos.
  8. El 14 % de los obreros agrícolas padecía de tuberculosis y un 13 % de tifoidea.
  9. La capital del país, con el 22 % de la población, disponía del 65 % de los médicos.
  10. El país contaba con 98 hospitales y un sistema de casas de socorro que prácticamente solo ofrecían servicios limitados de primeros auxilios.
  11. Solo había entonces en Cuba un hospital rural con apenas diez camas y sin médico.
  12. En 1959 existían solamente 2 026 enfermeras.
  13. El 62 % de las camas hospitalarias se encontraban en La Habana.
  14. No más del 8 % de la población de las áreas rurales recibía atención médica gratuita.
  15. El acceso a los hospitales del Estado, siempre repletos, solo era posible mediante la recomendación de un magnate político que le exigía al desdichado su voto y el de toda su familia.
  16. La mortalidad infantil superaba los 60 fallecidos por cada mil nacidos vivos.
  17. La esperanza de vida al nacer apenas llegaba a los 58 años.
  18. En el hospital siquiátrico de Mazorra había 2 000 camas para más de 6 500 pacientes, es decir, más de tres personas por cama.
  19. En las escuelas públicas de cada cien niños que matriculaban, solo seis llegaban al sexto grado.
  20. La enseñanza media llegaba solo a la mitad de la población escolar, mientras la media y superior estaban reservadas para una minoría.
  21. El 23,6 % de la población mayor de diez años era analfabeta y existían más de un millón de personas que no sabían leer ni escribir.
  22. El 45 % de los niños de seis a 14 años no asistía a las escuelas.
  23. Había más de medio millón de niños sin escuelas.
  24. Paradójicamente, más de 10 000 maestros estaban desempleados.
  25. El 30 % de los campesinos no sabía firmar.
  26. Decenas de miles de niños estaban obligados a trabajar para paliar el hambre en sus casas.
  27. En 1953 solo el 51,5 % de la población en edad activa disfrutaba de un puesto de trabajo. Tres años después la situación era peor.
  28. Miles de familias abandonaban sus hogares para vagar desesperadas por los bateyes y pueblos cercanos en busca de pan y trabajo.
  29. Para miles de jóvenes que arribaban a la edad laboral, las perspectivas de encontrar trabajo eran muy remotas, cualesquiera que fueran sus condiciones y preparación. Más de 10 000 profesionales salían de las aulas con sus títulos y no encontraban trabajo.
  30. Solo con la Ley de Reforma Agraria de 1959, más de 150 000 familias se convirtieron en propietarias.
  31. La tasa de desempleo del país en 2018 era 1,7, lo cual se considera por la Organización Internacional del Trabajo como pleno empleo.
  32. Toda la población cubana tiene corriente eléctrica en sus hogares.
  33. De acuerdo con el censo de población y viviendas de 2012, el 74,4 % de la población cubana tenía acceso al agua de acueducto.
  34. En 2018 había en Cuba un médico cada 122 habitantes y un estomatólogo cada 602, cifras que nos ubican entre los mejores países del mundo en estos indicadores.
  35. Al finalizar el pasado año la tasa de mortalidad infantil del país fue de 4,0 por cada mil nacidos vivos, la cifra más baja de su historia.
  36. En 2018 prestaban servicio a la población un total de 13 779 unidades de asistencia médica y 472 de asistencia social.
  37. La esperanza de vida en Cuba el pasado año alcanzó los 78,45 años.
  38. En el curso escolar 2016-2017 abrieron sus puertas en Cuba
  39. En 2016 había en Cuba 5 134 instalaciones deportivas y 4 228 268 personas practicaban sistemáticamente alguna disciplina.
  40. Ese mismo año el país facilitó a 15 470 discapacitados, de las cuales 6 715 eran mujeres, su incorporación a las áreas deportivas.

Fuentes: Libro ¿Por qué la Revolución Cubana?; Anuario estadístico de Cuba del 2017; Constitución de la República de Cuba; Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo; Censo de Población y viviendas del año 2012; y La Historia me Absolverá.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Maykel Serafin dijo:

1

22 de febrero de 2019

06:12:34


Buenos días me parece excelente el artículo. Los cubanos residentes en México no tenemos donde votar este 24 de febrero. Nos pueden decir en que sitio web se puede votar gracias

Eduardo Torne dijo:

2

22 de febrero de 2019

07:19:13


Solo este "milagro"se consigue en una democracia participativa como la cubana, donde la opinion de todos sus ciudadanos dentro y fuera cuenta. Muchas gracias Cuba !!!

Jorge Lino dijo:

3

22 de febrero de 2019

07:35:03


VOCACIÓN DE GRANO. ¿Por qué voto “SÍ”? La pregunta de un amigo extranjero, me motivó a explicar abiertamente, mi voto a favor del proyecto de Constitución, lo que resumiré de manera sencilla: He estado en completa libertad de elegir y he elegido ser un GRANO. Aunque opiné con todas mis fuerzas en la discusión colectiva, a la hora cero, he preferido ser una molécula del monolito de acero en que se constituye mi país, generación tras generación, a la hora de enfrentar la erosión de inmundicia, que hoy viene del Norte, pero mañana puede venir de cualquier punto cardinal. He preferido seguir el ejemplo del Padre que escogió la categoría de grano de maíz y no perder el brevísimo tiempo que voy a estar vivo, en la disquisición infecunda, entre ser “libre, como el pensamiento impredecible” o ser “lo menos manipulable posible”. Tal vez porque encontré, después de mucho, la respuesta a una pregunta esencial: ¿Debe ser la libertad individual el fin en sí mismo? Muchos, que estoy seguro seremos mayoría el 24 de febrero, encontramos la respuesta y preferimos no continuar enredados en esa dicotomía estéril, que lleva a multitudes de gente buena a preguntarse al final de la vida: ¿Qué hice por el mundo que dejaré a mis hijos? Como otros, también de joven me empantané en la paradoja traicionera del concepto de Libertad, me encandilaron sus luces artificiales, dudé, sufrí ataques de anarquismo y cuestioné a matar. Después, supe que eso era parte del camino verdadero y que una de las frases favoritas de Marx fue “De ómnibus dubitandum” -hay que dudar de todo-, como expresión de la capacidad crítica y autocrítica, esa duda imprescindible, que si vale la pena sufrir y surge del pensar comprometido. Hemos decidido dejar la bobería y fundar una unitaria filosofía del “Nosotros”, martiana, humanista, misteriosa y gregariamente cubana, para renunciar a la fascinación del Ego que nos pone a uno contra otros. Porque, aunque algunos cayeron hipnotizados, la mayoría entendimos que la maquinaria colosal de guerra cultural del Imperio, está diseñada para engatusarnos, una y otra vez, con la idea del crecimiento individual, la competencia salvaje, la alabanza de la disensión, la apología de la venganza y la desunión a ultranza. El Ego llega a ser tan importante en la manera de evaluar las motivaciones humanas, que constituye junto al dinero, las bases preferidas del reclutamiento de agentes para la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos de América. Frente a los retos por venir y el formidable enemigo que tenemos tan cerca, finalmente hemos decidido ser más Esparta que Atenas. Ante lo inexorable de la confrontación, ser un bloque homogéneo y solidario, formado por Iguales y guerreros. A propósito, ninguna situación anterior se parece más a las Termópilas que el presente de la izquierda latinoamericana, por eso invocamos con nuestro voto a los espartanos, que se negaron a retroceder ante un ejército infinitamente superior, protegiendo a sus camaradas con su escudo hasta el último aliento. Una Esparta a lo cubano es mejor que la Atenas moderna que nos ofrecen, podrida de tanta supuesta libertad y nosotros hemos renunciado a la retórica vacía, a la crítica fratricida a todo lo anterior, a “hacer leña con todo y la palma”, a la desunión increíblemente suicida que tantos padecen en América Latina y a la autolibertad egoístamente criminal. Decidimos ser más obra hacia los demás, que autosatisfacción hacia nuestro interior y hemos comprendido que la búsqueda de la libertad individual, se convierte a menudo en un verdadero lastre para la capacidad de unidad y el logro de metas de los revolucionarios. Votamos por mantener la unidad y dureza indestructible ante el imperio, aunque al interior, como las moléculas del metal, nos movemos eternamente, interactuamos, reaccionamos y nos reconfiguramos. Votamos en consenso por vivir mejor, mejorar el nivel de participación de la gente en el gobierno real, optimizar nuestro modelo, sin compararnos con nadie y por incrementar los derechos individuales, sin que nunca el “Yo” aplaste al “Nosotros”. Votamos con toda la fuerza de Guevara porque, en el intento de conseguir el crecimiento material, nunca confundamos el camino que nos guie hacia el objetivo final del COMUNISMO, con mayúsculas. Por todo eso y con absoluta vocación de grano, voto “SÍ” y esto significa un compromiso de ser, hasta el último día, elemento útil del clan, soldado de la tribu rebelde, culta y alegre en plena batalla, un oficialista a partirme las patas, una partícula de disciplina convencida, en fin, un militante. Finalmente debo decir que en la acepción médica de “GRANO”, - abultamiento pequeño en la piel, pápula, pústula, absceso doloroso que a veces contiene pus-, también voto por crecer, crecer, crecer y crecer junto a mi pueblo, justo en la parte más recóndita e incómoda de la anatomía de nuestro enemigo.

dony Respondió:


23 de febrero de 2019

13:06:41

Estoy 100% con su escrito, sin su permiso lo copié para responderle a una que vive según ella en la terra de la libertad. Gracias

idania dijo:

4

22 de febrero de 2019

09:20:57


Mucha verdad , que se resume en "YO VOTO SI"

manolo dijo:

5

22 de febrero de 2019

09:58:48


AGREGO: 41.- POR LA DIGNIDAD 42.- POR LA INDEPENDENCIA Y NUESTRA SOBERANIA. 43.- POR LOS MAMBISES QUE NOS LIBERARON DE LOS ESPAÑOLES. 44.- POR FIDEL, SU MEMORIA, LEGADO E INDEPENDENCIA DEFINITIVA. Y.... POR MIS HIJOS Y MI FAMILA..... YO VOTO SIIIIIIIIIIIIIII !!!!!!