ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
Amplio fue el apoyo de los trabajadores de la Salinera Joa a la consulta popular de la Constitución. Foto: Lorenzo Crespo

CAIMANERA, Guantánamo.—  El proceso de consulta popular del Proyecto de Constitución de la República de Cuba, iniciado el pasado día 13 a lo largo del país, genera propuestas sabias, opiniones importantes, que contribuirán a enriquecer la elaboración definitiva de la Carta Magna.

Así lo comentó Gladys Bejerano Portela, Contralora General de la República, al intervenir en una reunión de consulta en la unidad empresarial de base Salinera Joa, integrada por las unidades productivas Boquerón, Baitiquirí, Macambo y la propia Joa, esta última radicada en la comunidad de Glorieta.

Puede ser, incluso, que una sola propuesta, realizada en una provincia o el país, promueva una modificación al Proyecto, ejemplificó la también vicepresidenta del Consejo  de Estado.

La trabajadora Lucía Hacell Dubois, en la primera intervención,    propuso que una vez realizado el referendo popular y aprobada la Constitución, ésta debiera editarse en formato de libro de bolsillo, de manera que todos los cubanos puedan acceder a ella y portarla cotidianamente para su mayor dominio.

Por su parte Juan Romero propuso incluir en el inciso g) del artículo 16, párrafo 74, la condena a la ocupación ilegal por el gobierno de los Estados Unidos del territorio en el que está enclavada la base naval de Guantánamo y expresó su apoyo a que el Partido Comunista de Cuba continúe siendo el órgano rector de la sociedad y del Estado.

Mi propuesta es que en el párrafo 204 se añada la palabra antigüedad, después de calidad, y que el Estado tenga en cuenta la antigüedad en el salario que devenga un trabajador, pues en muchos sectores se obvia esa categoría, que a fin de cuenta es un reflejo de la consagración laboral, señaló Ernesto Paz.

Escuchadas otras intervenciones Bejerano Portela aclaró que el hecho de que se apruebe una Constitución tan avanzada como la que se propone, que regirá la vida de las actuales y futuras generaciones de cubanos, ella, por sí sola, no podrá resolver los problemas que afronta el país, por lo que es necesario incrementar los resultados en la producción y los servicios y en cada una de las esferas de trabajo

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

victor dijo:

1

3 de septiembre de 2018

11:10:31


El pueblo es sabio y esta comprometido con la obra de Fidel, que es lo que estamos defendiendo con esta constitución, una sociedad socialista prospera y sostenible no se contruye regalandole cosas al que no aporta pudiendo hacerlo, deben revisar lo de la necesidad de poner mayor rigor con las personas que no trabajan pudiendo hacerlo y siguen recibiendo todos los beneficios de la sociedad. Es necesario que en verdad se tenga en cuenta lo que opina el pueblo y se materialice en la constitución y no ocurra lo que se mostro en la presentación ante la asamblea del proyecto, cuando una joven diputada propuso agregar el ejemplo de Fidel y la resistencia de los indigenas, lo que demostro apoyo entre los diputados y dirigia esa presentación no lo sometio a votación y opto por llevarlo a la comision, yo y varios de mis compañeros lo interpretamos como que la comisión tiene mas poder que la asamblea, fue la imagen que dejaron y es la preocupación de muchas personas cuando afirman, es porgusto dar opiniones, después ponen lo que a ellos les convengan¿ quienes son ellos?, es necesario ver una asamblea que discrepa pero tambien que decida y no una comisión y anque hoy tenemos la tranquilidad que esta el general de ejercito, en el futuro no será así y eso hay que asegurarlo desde ahora.

Virginia Indira Barbán Hechevarria dijo:

2

22 de octubre de 2018

11:17:58


No estoy de acuerdo con que se excluya el Artículo 44 de la Constitución vigente que dice: el Estado organiza instituciones tales como círculos infantiles, seminternados e internados escolares, casas de atención a ancianos y servicios que facilitan a la familia trabajadora el desempeño de sus responsabilidades. Si eliminamos del texto constitucional esta obligación, el deber y el compromiso estatal, nos quedamos en total estado de indefensión y protección jurídica. El mero hecho que el Estado reconozca que tiene la voluntad, pero no las posibilidades objetivas, denota la derrota de este aparato administrativo, que está concebido para representar los intereses del pueblo revolucionario. No es para nadie desconocida la situación económica que durante años atraviesa nuestro país, pero a pesar de ello, hemos hecho cosas importantes, hemos llevado adelante programas vitales para la sociedad, la salud, la educación, la cultura, el deporte, y otros muchos. Por qué entonces no se pueden destinar fondos y recursos para construir, reparar y mantener instituciones escolares, que hoy están en detrimento, que no cuentan con las condiciones mínimas para su funcionamiento, que somos los padres quienes solventamos el estado constructivo y ambiental de las escuelas primarias, secundarias, círculos infantiles, tecnológicos, preuniversitarios. Agregar en este sentido, la remuneración material y espiritual de los educadores de nuestros propios hijos, que son personas con iguales dificultades y familias, altamente sacrificados en su desempeño, y que reciben a cambio….??????????

Virginia Indira Barbán Hechevarria dijo:

3

22 de octubre de 2018

11:19:22


ARTÍCULO 84. La educación es un derecho de todas las personas y una responsabilidad del Estado, la sociedad y las familias. El Estado garantiza a sus ciudadanos servicios de educación gratuitos y asequibles para su formación integral, desde el preescolar hasta la enseñanza universitaria de pregrado, conforme a las exigencias sociales y a las necesidades del desarrollo económico-social del país. Ciertamente, el Estado garantiza a sus ciudadanos servicios de educación gratuitos y asequibles para su formación integral, pero no son tan gratuitos como dice; el hecho que tengamos que pagar todos los meses, 40 pesos el circulo infantil y 7 pesos el seminternado en la escuela primaria, hace inconstitucional este referendo. Cualquiera diría bueno son 40 o 7 pesos, pero calculando diríamos: que yo estoy obligada a pagar 480 pesos al año, y que durante los 5 años que este mi hijo en el círculo pagare 2400 pesos. Y si a ello le sumamos los 24 niños que hay en su salón, en iguales condiciones y los ciento y pico que habrá en total…de que cifra estaríamos hablando; y entonces viene la pregunta clave, a donde va a parar todo ese capital, cuál es su destino final; al menos el descuento mensual de la seguridad social te garantiza una pensión y un retiro a los 60 años…

Virginia Indira Barbán Hechevarria dijo:

4

22 de octubre de 2018

11:22:18


ARTÍCULO 76. El trabajo se re¬munera en función de la cantidad, complejidad, calidad y resultados obtenidos, expresión del principio de distribución socialista “de cada cual, según su capacidad, a cada cual según su trabajo”. Todas las personas reciben el mis¬mo salario por trabajo de igual valor. El derecho constitucional se limita en normas de inferior jerarquía que lo abordan, que lo hacen depender en gran medida de determinados indicadores económicos del centro laboral, así como resultados de acciones de control. Cuando se dice: “de cada cual, según su capacidad, a cada cual según su trabajo” no se entiende el enunciado en el ámbito actual, esto no se aterriza, ello indica el deber ser personal, según la capacidad de la persona, su preparación individual y profesional, su aptitud ante el trabajo, sus resultados laborales, y cualquier otra.

Virginia Indira Barbán Hechevarria dijo:

5

22 de octubre de 2018

11:24:53


ARTÍCULO 68. El matrimonio es la unión voluntariamente concerta¬da entre dos personas con aptitud legal para ello, a fin de hacer vida en común. Descansa en la igualdad absoluta de derechos y deberes de los cónyuges, los que están obliga¬dos al mantenimiento del hogar y a la formación integral de los hijos mediante el esfuerzo común, de modo que este resulte compatible con el desarrollo de sus actividades sociales. Muestro mi total desacuerdo con el reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo, ya sea hombre o mujer. Con ello, no me considero para nada prejuiciosa ni homofóbica, simplemente esta persona resulta un ciudadano más en nuestro país, que por su orientación sexual definida o no, no se encuentra limitada su capacidad personal o jurídica para ser sujeto de derecho y obligaciones, partiendo de la propia Constitución (vigente o Proyecto actual) y demás disposiciones; véase el ARTÍCULO 45. La mujer y el hom¬bre gozan de iguales derechos y res¬ponsabilidades en lo económico, político, cultural, social y familiar. El Estado garantiza que se ofrezcan a ambos las mismas oportunidades y posibilidades, así como el ARTÍCULO 46. El Estado respeta y garantiza el derecho de las personas a su intimidad personal y familiar, a su imagen, dignidad y honor. Donde quiera que aparezca el género (hombre o mujer, persona, ciudadano), ahí tenemos el reconocimiento de un derecho o garantía y no la exclusión como se empeñan en afirmar los defensores de este artículo. Ejemplos podemos señalar miles, como la salud, la educación, el trabajo…. No debemos llamarnos a engaño, y por eso defiendo con fuerza mi criterio, el paso de avance ya lo tenemos, pues hemos ido cambiando la mentalidad en este sentido y de algún modo, asumiendo que cada cual es lo que quiere ser; pero durante décadas hemos mantenido y respetado una idiosincrasia, rasgos propios que nos distinguen como cubanos; nos han inculcado siempre un modo de ver las cosas y de actuar, antes y después del triunfo de la revolución. No entiendo porque la prisa, porque tomar este escenario, este contexto actual para darle un rango constitucional que todavía no se han ganado. Sin ofender, pero se nace niña o niño y durante el transcurso de la vida cada quien desarrolla su propia orientación sexual, pero lo define la misma persona, nadie puede imponerlo ni enseñártelo desde las primeras edades.