ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
La consulta popular del Proyecto de Constitución inició este lunes y se extenderá hasta el 15 de noviembre. Foto: Juan Pablo Carreras Vidal

Sobre los porqués de la Reforma Constitucional se ha escrito desde el inicio del proceso, y entre los motivos de mayor envergadura siempre ha resaltado la necesidad de atemperar la Ley de Leyes al escenario cubano contemporáneo.

Y para lograr un reflejo de esa realidad en el texto constitucional es preciso, entre otros asuntos, reconocer allí las transformaciones derivadas de la implementación de los Lineamientos e incorporar en su articulado las proyecciones estratégicas de la Conceptualización del Modelo Económico.

No en vano el proyecto de Constitución, cuya consulta popular inició este lunes y se extenderá hasta el 15 de noviembre, es expresión coherente entre actualizar y reformar, o sea, está lleno de vasos comunicantes con los documentos programáticos aprobados, en los cuales se delinea también una sociedad más justa, soberana, socialista, democrática, próspera y sostenible.

Que los fundamentos económicos estén en un título independiente dentro de la propuesta de Carta Magna que desde hace días circula por el país, demuestra lo que en ese orden se pretende jerarquizar, en correspondencia con la actualización emprendida desde el 2010.

Del texto constitucional vigente perduran principios básicos: en nuestra sociedad el sistema económico se sustenta en la propiedad socialista de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción, así como en la dirección planificada de la economía.

Entre lo distintivo, sin embargo, a tono con lo suscrito en la Conceptualización y los Lineamientos, está el reconocimiento de las diversas formas de propiedad que pueden coexistir. Y dentro de todas estas, el Estado va a estimular, de acuerdo con el proyecto de Constitución, aquellas de carácter más social.

Asimismo, se dispone constitucionalmente, al igual que en los documentos programáticos, «que no exista concentración de la propiedad en personas naturales o jurídicas no estatales, a fin de preservar los límites compatibles con los valores socialistas de equidad y justicia social».

El Título de los Fundamentos Económicos también considera el mercado, en los marcos de la planificación económica; explicita los bienes fundamentales que conforman la propiedad socialista, así como su carácter inalienable; prescribe que «el Estado dirige, regula y controla la actividad económica nacional»; mantiene la posibilidad de expropiación forzosa, «aunque atendiendo, únicamente, a razones de utilidad pública o interés social»; y reitera el principio de que el Estado no responde de las obligaciones contraídas por las empresas, ni estas por los compromisos de aquel.

Pero concordar, indefectiblemente, con lo dispuesto en los documentos programáticos del 7mo. Congreso del Partido, y con las disposiciones que los implementan, significa validar, desde una altura constitucional, la visión de sociedad próspera que nos hemos propuesto.

Foto:
COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Ramón Coira Luaces dijo:

1

15 de agosto de 2018

11:16:18


Ojalá acertéis y podáis evolucionar positivamente, conservando los logros de la Revolución. Mucha suerte y mucho ánimo desde Galiza

toribio dijo:

2

21 de agosto de 2018

21:08:03


lo que no me cierra es que participación tienen los capitales extranjeros, y sobre que sectores de la economía, en cuanto a las cooperativas, mixtas etx estoy de acuerdo

Victor Avila Espinosa Respondió:


5 de octubre de 2018

09:14:15

Yo tengo mas dudas que usted, por que un extrangero puede invertir en cuantos hoteles decee y un nacional no puede ni siquiera invertir un dos paladares, o crear una mini industria

Virginia Indira Barbán Hechevarria dijo:

3

22 de octubre de 2018

11:26:39


MATRIMONIO ENTRE HOMOSEXUALES ARTÍCULO 68. El matrimonio es la unión voluntariamente concerta¬da entre dos personas con aptitud legal para ello, a fin de hacer vida en común. Descansa en la igualdad absoluta de derechos y deberes de los cónyuges, los que están obliga¬dos al mantenimiento del hogar y a la formación integral de los hijos mediante el esfuerzo común, de modo que este resulte compatible con el desarrollo de sus actividades sociales. Muestro mi total desacuerdo con el reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo, ya sea hombre o mujer. Con ello, no me considero para nada prejuiciosa ni homofóbica, simplemente esta persona resulta un ciudadano más en nuestro país, que por su orientación sexual definida o no, no se encuentra limitada su capacidad personal o jurídica para ser sujeto de derecho y obligaciones, partiendo de la propia Constitución (vigente o Proyecto actual) y demás disposiciones; véase el ARTÍCULO 45. La mujer y el hom¬bre gozan de iguales derechos y res¬ponsabilidades en lo económico, político, cultural, social y familiar. El Estado garantiza que se ofrezcan a ambos las mismas oportunidades y posibilidades, así como el ARTÍCULO 46. El Estado respeta y garantiza el derecho de las personas a su intimidad personal y familiar, a su imagen, dignidad y honor. Donde quiera que aparezca el género (hombre o mujer, persona, ciudadano), ahí tenemos el reconocimiento de un derecho o garantía y no la exclusión como se empeñan en afirmar los defensores de este artículo. Ejemplos podemos señalar miles, como la salud, la educación, el trabajo…. No debemos llamarnos a engaño, y por eso defiendo con fuerza mi criterio, el paso de avance ya lo tenemos, pues hemos ido cambiando la mentalidad en este sentido y de algún modo, asumiendo que cada cual es lo que quiere ser; pero durante décadas hemos mantenido y respetado una idiosincrasia, rasgos propios que nos distinguen como cubanos; nos han inculcado siempre un modo de ver las cosas y de actuar, antes y después del triunfo de la revolución. No entiendo porque la prisa, porque tomar este escenario, este contexto actual para darle un rango constitucional que todavía no se han ganado. Sin ofender, pero se nace niña o niño y durante el transcurso de la vida cada quien desarrolla su propia orientación sexual, pero lo define la misma persona, nadie puede imponerlo ni enseñártelo desde las primeras edades. REMUNERACIÓN POR EL TRABAJO ARTÍCULO 76. El trabajo se re¬munera en función de la cantidad, complejidad, calidad y resultados obtenidos, expresión del principio de distribución socialista “de cada cual, según su capacidad, a cada cual según su trabajo”. Todas las personas reciben el mis¬mo salario por trabajo de igual valor. El derecho constitucional se limita en normas de inferior jerarquía que lo abordan, que lo hacen depender en gran medida de determinados indicadores económicos del centro laboral, así como resultados de acciones de control. Cuando se dice: “de cada cual, según su capacidad, a cada cual según su trabajo” no se entiende el enunciado en el ámbito actual, esto no se aterriza, ello indica el deber ser personal, según la capacidad de la persona, su preparación individual y profesional, su aptitud ante el trabajo, sus resultados laborales, y cualquier otra. GARANTÍA DE INSTITUCIONES PARA EL CUIDADO Y LA EDUCUCIÓN DE LOS HIJOS No estoy de acuerdo con que se excluya el Artículo 44 de la Constitución vigente que dice: el Estado organiza instituciones tales como círculos infantiles, seminternados e internados escolares, casas de atención a ancianos y servicios que facilitan a la familia trabajadora el desempeño de sus responsabilidades. Si eliminamos del texto constitucional esta obligación, el deber y el compromiso estatal, nos quedamos en total estado de indefensión y protección jurídica. El mero hecho que el Estado reconozca que tiene la voluntad, pero no las posibilidades objetivas, denota la derrota de este aparato administrativo, que está concebido para representar los intereses del pueblo revolucionario. No es para nadie desconocida la situación económica que durante años atraviesa nuestro país, pero a pesar de ello, hemos hecho cosas importantes, hemos llevado adelante programas vitales para la sociedad, la salud, la educación, la cultura, el deporte, y otros muchos. Por qué entonces no se pueden destinar fondos y recursos para construir, reparar y mantener instituciones escolares, que hoy están en detrimento, que no cuentan con las condiciones mínimas para su funcionamiento, que somos los padres quienes solventamos el estado constructivo y ambiental de las escuelas primarias, secundarias, círculos infantiles, tecnológicos, preuniversitarios. Agregar en este sentido, la remuneración material y espiritual de los educadores de nuestros propios hijos, que son personas con iguales dificultades y familias, altamente sacrificados en su desempeño, y que reciben a cambio…. ARTÍCULO 84. La educación es un derecho de todas las personas y una responsabilidad del Estado, la sociedad y las familias. El Estado garantiza a sus ciudadanos servicios de educación gratuitos y asequibles para su formación integral, desde el preescolar hasta la enseñanza universitaria de pregrado, conforme a las exigencias sociales y a las necesidades del desarrollo económico-social del país. La ley define, entre otras cuestiones, el alcance de la obligatoriedad de estudiar y la preparación general básica que, como mínimo, debe adquirir todo ciudadano. El Estado garantiza a sus ciudadanos servicios de educación asequibles, pero NO GRATUITOS como dice; el hecho que tengamos que pagar todos los meses, 40 pesos el circulo infantil y 7 pesos el seminternado en la escuela primaria, hace inconstitucional este referendo. Cualquiera diría bueno son 40 o 7 pesos, pero calculando diríamos: que yo estoy obligada a pagar 480 pesos al año, y que durante los 5 años que este mi hijo en el círculo pagare 2400 pesos. Y si a ello le sumamos los 24 niños que hay en su salón, en iguales condiciones y los ciento y pico que habrá en total…de que cifra estaríamos hablando; y entonces viene la pregunta clave, a donde va a parar todo ese capital, cuál es su destino final; al menos el descuento mensual de la seguridad social te garantiza una pensión y un retiro a los 60 años… GARANTÍA PARA LA ALIMENTACIÓN ARTÍCULO 88. Se reconoce el derecho de las personas a la alimentación. El Estado trabaja para alcanzar la seguridad alimentaria de toda la población. Propongo sustituir el término “TRABAJA” por GARANTIZA por que el concepto de seguridad alimentaria es muy amplio y no se entiende el alcance de esta labor del Estado propiamente. Considerando, que haga referencia a la canasta básica y los productos normados que se distribuyen equitativamente al pueblo; porque no existe equidad ni accesibilidad a los demás alimentos (tienda, agro mercado, cooperativas agropecuarias, etc.). Seguridad alimentaria es la obligación que tenemos todos los días con nuestros hijos, de suministrar los alimentos necesarios para el funcionamiento adecuado de su organismo, su nutrición sana, para finalmente mantener su existencia y su salud. ELECCIÓN DEL PRESIDENTE ARTÍCULO 121. El Presidente de la República es elegido por la Asam¬blea Nacional del Poder Popular de entre sus diputados, por un período de cinco años, y le rinde cuenta a esta de su gestión. El Presidente de la República puede ejercer su cargo hasta dos períodos consecutivos, luego de lo cual no puede desempeñarlo nuevamente. La propuesta concreta seria la elección directa y democrática del pueblo para el representante del Estado (el Presidente), por el periodo que se decida y que rinda cuentas ante el pueblo por los resultados de su gestión, esa es la verdadera democracia. ARTÍCULO 122. Para ser Presiden¬te de la República se requiere haber cumplido treinta y cinco años de edad, hallarse en pleno goce de los derechos civiles y políticos, ser ciu¬dadano cubano por nacimiento y no tener otra ciudadanía. Se exige además tener hasta sesen¬ta años de edad para ser elegido en este cargo en un primer período. En este articulado existe una restricción de la capacidad para ser Presidente, que se encuentra determinada por el arribo obligatorio a los 35 años en primer orden; y en otro sentido por qué los 60 años. Realmente se agradece la intención.