ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Ricardo López Hevia, enviado especial

TORONTO.— A las diez y 44 de la noche de este sábado, en el estadio de la Universidad de York, se escucharon por última vez las notas del Himno Nacional cubano en los XVII Juegos Panamericanos. En lo más alto del podio estaba la guantanamera Yorgelis Rodríguez, flamante monarca del heptalón, quien a golpe de constancia digna de una veterana se llevó los honores en la más desgastante prueba para las chicas del atletismo.

Y justo así, por las vueltas que da la vida, tuve la oportunidad de presenciar en puestos de privilegio la primera y la última corona de Cuba en la lid continental, algo que jamás imaginé cuando un par de semanas atrás relatara el camino dorado de la judoca Dayaris Mestre, encargada de abrir la senda de los títulos antillanos en Toronto.

Pero la historia se ha dado así, y Yorgelis, una joven guantanamera de tan solo 20 años, dio por fin el ansiado salto y dibujó durante dos jornadas un rendimiento estable (6 332 puntos) que no solo le permitió triunfar, sino que también pulverizó el record panamericano de la modalidad, impuesto desde el lejano 1999 por la cubana Magalys García (6 290).

“Estoy muy contenta porque mejoré casi todas mis marcas, y poder implantar record me hace feliz, me ayuda a soñar en grande para el futuro, del que espero mucho, porque ya vi que se podía y quiero impresionar todavía más en el Mundial de Beijing, voy a darlo todo para seguir subiendo”, precisó la sonriente atleta en la zona mixta, donde reconoció la importancia del trabajo con su entrenador Gabino Arzola.

“Uno tiene que creerse las cosas y siempre tener voluntad, esas son las palabras del profesor, parte muy importante de este logro. Aquí puse empeño y sin ningún desespero todo me salió como esperaba”, confesó Yorgelis, quien hace solo siete meses se prepara bajo las órdenes del experimentado entrenador, responsable también de los logros de Leonel Suárez, medallista olímpico y mundial.

“Estoy adaptada a su dinámica, no bien bien, porque nos estamos conociendo todavía y el tiempo juntos ha sido muy poco, pero noto el cambio y la progresión. Ahora nos enfocaremos en trabajar un poco más duro con las técnicas, pues ya la preparación física se encuentra bastante bien”, añadió la guantanamera, quien comenzó su vida deportiva en el taekwondo pero por falta de flexibilidad apostó por cambiar al atletismo.

Desde entonces ha vivido para las pruebas combinadas y sus resultados sonaron con fuerza en la categoría juvenil, en la cual se proclamó subtitular mundial en Lille, Francia (2011) y Eugene, Estados Unidos (2014), en cada caso con destaque en sus pruebas de campo y una ritmo creciente en la pista.

“Me siento muy fuerte en los saltos, tanto en el alto como en el largo, y eso se pudo ver también aquí en Toronto, a pesar de algunos cambios en la estrategia de la longitud a los que me estoy adaptando. Lo más débil era la bala pero la he superado cantidad, y en estos momentos puedo decir que no tengo ninguna prueba floja, aunque debo seguir creciendo”, expresó Yorgelis, muy fresca aún tras el gran despliegue físico que demanda el heptalón.

“Es verdad que las son agotadoras, pero hay que estar con la mente positiva, pasándole por encima al cansancio, solo así se puede triunfar”, concluyó la joven atleta, muy satisfecha por aportar el último galardón de la comitiva cubana.

EL CIERRE DE LA COSECHA    

El éxtasis por el contundente triunfo de Yorgelis Rodríguez fue un impulso para los corredores antillanos que compitieron en el 4x400, tanto que lograron la medalla de plata con el segundo mejor tiempo en la historia de la posta, solo superado por el 2:59.13 minutos de hace más de 20 años.

Pero lamentablemente, irregularidades en la inscripción del conjunto forzaron la descalificación del mismo, porque en teoría habían presentado una lista con los cuatro nombres de las semifinales y no los titulares que discutirían el cetro, algo que los federativos cubanos negaron en la zona mixta.

Ante la descalificación, nuestra comitiva presentó una apelación que debe tener respuesta en las próximas horas. En caso de fructificar, sería un justo premio a la posta cubana, que rozó la gloria y tiene entre ceja y ceja seguir su ascenso hasta incluirse entre los tres mejores relevos del planeta.

A la espera del veredicto, el atletismo cubano cerró su cosecha con cinco metales áureos, dos platas y un bronce, superado por Estados Unidos (13-15-13) y Canadá (11-7-8).

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Noemi dijo:

6

26 de julio de 2015

17:51:36


Muy bueno los de Uds.realmente estoy tan FELIZ, pero jamas diria nada contra otros paises porque primero no soy tecnica-soy fanatica del deporte. Gracias