ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
La villaclareña Denia Caballero, que solo tuvo dos lanzamientos válidos, declaró sentirse en perfectas condiciones de cara al Mundial de Beijing en agosto. Foto: Ricardo López Hevia, enviado especial

NORTH YORK, Toronto.— En la delegación cubana a los XVII Juegos Panamericanos pensé en varios atletas que tenían medallas garantizadas, y ese grupo incluí a la discóbola Denia Caballero, la mejor del mundo esta temporada, y también a su compañera Yaimé Pérez, con quien ha establecido una férrea disputa.

Pues bien, las dos exponentes antillanas no dieron margen a las dudas y se consolidaron en la cima del continente, Denia con envío de 65.39 metros, y Yaimé amparada en disparo de 64.99, en ambos casos por debajo de sus registros personales, pero suficientes para abrir el cerco con respecto al resto de las contrincantes.

“La medalla era segura, lo mismo podía ser Yaimé, podía yo, cualquiera de las dos, porque tenemos mucha rivalidad. La competencia estuvo bien, solo que el círculo, el área de lanzamiento está muy pulido y resbalaba, por lo que cometí algunos fouls, pero logré un registro aceptable que me ayuda a seguir en la línea triunfal”, señaló Denia Caballero a Granma minutos después de coronarse.

La villaclareña, que solo tuvo dos lanzamientos válidos, declaró sentirse en perfectas condiciones de cara al Mundial de Beijing en agosto, y se mostró también emocionada por el triunfo, que llega en circunstancias personales bien complejas, pues su abuela sufrió un infarto hace solo unas jornadas y estar lejos ha sido muy duro.

Yaimé, por su parte, también mostró alegría por el triunfo, aunque no satisfacción absoluta pues aspiraba a un mejor resultado. “El circulo yo lo vi bien, solo que me sentí algo descoordinada, no igual que en otras competencias de este año. Ahora queda concentrarme para incluirme en la final del Mundial en un año muy importante, porque he logrado superar mis marcas en torneos internacionales”, precisó la santiaguera.

Con estas preseas Cuba suma cuatro, divididas en dos de oro y plata, respectivamente, cosecha que debe aumentar en esta misma jornada con el triplista Pedro Pablo Pichardo, amplio favorito para subir a lo más alto del podio.  

Las dos exponentes antillanas no dieron margen a las dudas. Foto: Ricardo López Hevia, enviado especial
Denia Caballero. Foto: Ricardo López Hevia, enviado especial
Yaimé Pérez obtuvo la plata. Foto: Ricardo López Hevia, enviado especial
COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

baby dijo:

6

25 de julio de 2015

09:32:04


Qn bueno gran alegron de nuestras cubanitas en el disco ,felicidades muchachas

pABg0nZ dijo:

7

25 de julio de 2015

11:40:14


Me imagino que entrenar cada una con un entrenador diferente es más productivo que por ejemplo lo que existe en los 800m las dos mejores atletas cubanas tienen el mismo preparador y a Diago se lo cambiaron por decisión del INDER o de la federación y ahora vemos los resultados. Así la rivalidad de las discóbolas aunque sea sana, pero existe lo que es un motor impulsor del desarrollo de cualquier atleta y así no los dirigentes deciden quién viaja y gana sino sus marcas. Muchas felicidades a las dos con sus entrenadores y me alegra que no tuvieron que emplearse hasta el máximo y así dejar reserva para el mundial que es mucho más exigente y más importante para el palmarés de las atletas.