ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Sergito «Titingó» no inventó la chivichana, contrario a lo que siempre hicieron creer a «Juana de Arco», la pecosa que era literalmente una «quemá» en eso de las matemáticas (de ahí su mote relativo a la tal señora de Arco) y extremadamente ingenua en otras cosas de la vida. Pero más allá del asuntico de la invención, había que reconocer que Titingó era el mejor en la materia y además tenía la especial virtud de prestarle el artefacto rodante a todo el mundo. Era lo que se llama un chama solidario.

Pero algunos cambian cuando se estiran, les crece el cuerpo y les disminuye la solidaridad. El amigo de la infancia no perdió la costumbre de andar sobre ruedas y terminó manejando un automóvil bastante moderno y cómodo, pero mucho menos compartido que la chivichana. De los muchachos de entonces ninguno perduró dentro de su círculo de amistad más cercano, a muchos no les daba el dinero para llegar a ese espacio y a otros no les daba la gana de soportar las majaderías que, muchas veces, afloran en el mismo lugar donde se acumula la plata.

Había otro que era trovador, «Clavija», el despeinado que alegraba las noches de acampadas y que ganó fama cantando en los actos patrióticos, en los matutinos y en los asaltos pioneriles, bastante frecuentes en el salón de reuniones aledaño a la escuela. Se ponía colorado de la emoción cuando en la estrofa se exaltaba la palabra Patria o el estribillo decía Revolución. Se autoproclamaba el «Bardo de los Humildes».

Después lo dejamos de ver y tal vez por eso no fuimos testigos de la metamorfosis. Reapareció ante nosotros muchos años más tarde, en plena década de los años 90, convertido en un crítico acérrimo de todo lo que pudiera rozar con su vida pasada. Nada de menciones a sus letras de antaño; nada de contar, en sus ahora famosas tertulias o comparecencias en los medios foráneos, sobre aquellos inicios; nada de socialismo, y de los humildes, ni el recuerdo. Había contratos que defender y otros públicos que conquistar.

Mayelín, alias «La Yuxtapuesta»  que fue profesora de Español y Literatura en los albores de la secundaria básica, recién inaugurada en el pueblo a principio de los años 80 del pasado siglo, hablaba constantemente de Martí y de su obra poética o epistolar. Todos pensaban que era en efecto una ferviente seguidora del Apóstol y eso le ganó la admiración del alumnado, que por entonces la respetaba mucho y tenía en ella un agradable paradigma. Fundó el periódico de la escuela, un boletín atractivo y movilizador que estaba al servicio de todos.

Cuando comenzó el presente siglo y ya las cosas no eran como antes, Mayelín dejó a un lado la prédica martiana, se olvidó de sus sabios sermones de antaño, dejó sin efecto su frase predilecta, aquella en que el héroe decía que «La pobreza pasa: lo que no pasa es la deshonra que con pretexto de la pobreza suelen echar los hombres sobre sí» y se cambió de bando, ahora hace otro periódico, ajeno y lleno de infamias, le pagan por mentir sobre las mismas cosas que alguna vez parecía defender.

Algunos justifican la radicalidad del cambio, lo achacan al mercado, a las carencias, a los desencantos, dando por hecho que es válida la rendición y que la prosperidad ha de alcanzarse, aunque se llegue a ella por el camino de la maldad y el vicio.  Del otro bando siguen defendiendo sus trincheras los que, a pesar de todo, piensan que el sacrificio es útil.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Panchito dijo:

1

6 de febrero de 2019

08:07:42


Excelente. Eso ocurre bastante, son camaleones que van tomando el color del entorno pero en estos casos del entorno que los favorece, no del adverso para cambiarlo o al menos dejar que otros lo intenten cambiar.

Maria Antonia dijo:

2

7 de febrero de 2019

16:19:42


Miguel, muy acertado su trabajo. Usted sabe qué sucede, hay personas que cambian rápido, lo más triste es que hacen como los gatos, cierran los ojos para no agradecer, olvidan su procedencia, o una madre que no pudo estudiar porque era pobre. Martiana no pienso que haya sido nunca. Porque el que conoce de verdad a Martí, no puede cambiar su alma. Como él decía: "Ser bueno porque sí, porque allá dentro se siente como una luz, cuando se ha hecho algún bien" O también como dice una buena amiga, las personas no se nos caen del pedestal, fuimos nosoros los que no supimos colocarlos donde iban. Es verdad, mucha gente ha cambiado, son los sietemesinos. Nosotros, los verdaderos martianos, nos mantenemos fieles a su legado de amor y justicia, y estaremos siempre al lado de la Revolución, a pesar de esos que la quieren atacar con mentiras.

TERESA dijo:

3

11 de febrero de 2019

12:44:29


QUE VERDAD MÁS GRANDE, CONOCEMOS A MUCHOS Y ME APENA, MI GENTE NUNCA FUE ASÍ, HOY CAMBIAMOS AMOR POR COMODIDAD Y AMISTAD POR DINERO Y SE NOS OLVIDA LA ENSEÑANZA DEL MAESTRO... QUIEN TIENE MUCHO AFUERA ES PORQUE LLEVA POCO ADENTRO....

ele dijo:

4

11 de febrero de 2019

13:57:42


Así, es cierto, sucede. Como también es cierto que una mayoría de agradecidos seguimos sin la actual chivichana de Titingó, sin las críticas acérrimas ni el mal periódico de Mayelín. Es por nosotros que podemos cantar que "hoy es siempre todavía" y aunque me llamen "el necio", saber que en mi "cita con ángeles" "mi historia crecerá" con mi VOTO SI el 24 de febrero