ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Cuando eres niño eres rey. Bueno, la frase vale para lugares como Cuba, donde usted no escucha hablar de niños muertos al nacer, desaparecidos, secuestrados o desamparados, porque, óigame, hay que decir que aquí, en esta islita del Tercer Mundo, bloqueada y hostigada, ser un chamaco es tremendo vacilón.
Desde que andas en tu amniótico saquito no te dan tregua, ya no sabes ni cómo vas a chuparte el dedo allá adentro sin que te agarre un ultrasonido desde cualquier ángulo o vengan a cada rato los doctores(as) a husmear en esas profundidades maternas en busca de algo que te resulte indeseado.
La cuestión es que naces y eres un acontecimiento, nada de comadronas ni de improvisaciones de última hora, es un espectáculo bien ensayado y tú eres la estrella del momento, tienes la suerte de llegar a un lugar donde en verdad nada es más importante; incluso cuando la cosa se puso de apagón y bola de yuca, aun en esos tiempos convulsos y definitorios, los infantes no pasaron a un segundo plano.
Después viene la etapa neonatal y no te puedes escapar de 11 vacunas que te protegen de 13  enfermedades, da lo mismo si vives en Remanganagua, que en Plaza de la Revolución; es indiferente que seas el hijo de Gervasio, el mecánico, o de Julián, el arquitecto; nadie te pregunta si crees en la Revolución o si difieres de ella y mucho menos se andan fijando en qué color de piel has traído al mundo.
Y si por desgracia el azar te ha jugado una mala pasada y algo está fallando en tu salud, eres testigo de un esfuerzo enorme, tu pequeña vida se convierte en reto, en meta, en razón de ser y nadie pregunta si es caro el asunto o si está en Australia la posible cura, el mundo se mueve sobre tu cabeza y no habrá descanso; nadie se amilana, aunque los del Norte tengan tu remedio, pero te lo nieguen por cosas políticas y porque entre ellos no se entiende fácil eso de gastar millones por un simple niño, de una simple madre.
Y creces y vives y tienes carencias como todo el mundo, pero no de escuelas ni de las consultas con buenos pediatras, ni de la escuelita, ni de tantas cosas que faltan a otros y te ríes sin dientes en tu primera aula, sin saber que existen oficios extraños para gente chica, que a ti no te tocan porque eres cubano, por eso tú nunca limpiarás el vidrio de los automóviles en las avenidas, ni andarás vendiendo cualquier mercancía con los pies desnudos, ni tendrás por cama el banco de un parque, ni te cazarán como simple presa para usar tus córneas en ojos de gente que tiene el dinero.
Puede que no tengas todos los juguetes ni todos los dulces, ni tantas otras cosas que ves en la tele, pero estás a salvo, estás en buenas manos, vas a ser adulto y tal vez un día cruces las fronteras; pero estate atento, porque aunque lo nieguen o aunque no lo digan, conocerás a miles que ojalá pudieran ser niños en Cuba.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

la cienfueguera dijo:

11

31 de agosto de 2018

11:21:37


precioso muy real

ariel dijo:

12

2 de septiembre de 2018

20:37:13


me gistaria que se tomen medidas En estas vacaciones he tenido la oportunidad de visitar varios parques, entre ellos el parque Lenin, parque de la Maestranza, el acuario, los dos zoológicos de La Habana. En estos recorridos me he percatado de las tantas actividades ilícitas que suceden en estos lugares que están concebidos para el disfrute de los niños. Existen personas que con único fin, lucran sin importar las consecuencias venden duplicando y triplicando el precio ofertan mercancías tentadoras para los niños, muchas de ellas son adquiridas en la red minorista de tiendas y acaparadas por este tipo de personas y me pregunto hasta cuando hay que permitir que los revendedores usen estos lugares y por ende a nuestros hijos como puntas de lanzas para obtener sus fines, lo mismo venden desde animales vivos, confituras, juguetes lo que he visto son paseos en familia se convierten en niños llorando y revendedores con los bolsillos llenos pero a que costo. Cada ves que voy a este tipo de instalaciones me siento estafado, robado, impotente. Las autoridades de estos parques lo permiten he incluso les alquilan espacios para sus actividades en el zoológico de 26 hay mas revendedores que animales el parque del zoológico de 26 se lo han arrendado a cuentapropistas y 5 minutos en el tiovivo cuesta 5 pesos el mismo tiovivo que siempre ha estado lo único que le han puesto un muñeco inflable, muchos de estos aparatos son inventados y ofrecen muy poca o ninguna seguridad para nuestros hijos, los hay con cables de 220VL con lavas de nailon como aislante. Estuve en el zoológico nacional en la entrada es agobiante la cantidad de revendedores que hay muchas de las cosas que venden son compradas en la misma instalación de estos parque y cuando se agotan son revendidas en estas mismas instalaciones hay policías cuidando la cola, le pregunte al policía que por que permiten este tipo de ilegalidades como el acaparamiento actividad económica ilícita especulación todas estas actividades están vigentes en el código penal el agente me respondió lo mío es cuidar la cola. En el parque de la Maestranza hace días fui y para mi sorpresa no había ningún revendedor de los que para entrar al parque hay que caminar en puntillas de pies para no pisar sus sabanas llenas de artículos para revender, me dijo una empleada del parque que es que habían inspectores poniendo multas, cuando me fui del parque estaba lleno de revendedores, y la unidad de la policía está a menos de 150 metros del parque, lo más triste es que es de conocimiento de la policía, la fiscalía, el gobierno, el partido, en fin de todas las organizaciones del país, porque todos tenemos hijos, nietos, sobrinos el que no lo ve es porque no quiere verlo, y no se hace nada , es una lástima que usen a nuestros hijos que son los que sufren, les pido de favor que hagan programas que pongan al descubierto a este tipo de personas que sin escrúpulos afectan a la sociedad. El estado cubano ha hecho un esfuerzo muy grande para que los niños cubanos disfruten sus vacaciones en unas instalaciones excelentes y seguras y que sean usadas por estas personas para estos fines muchas gracias por su atención.