ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Desde la película El nacimiento de una nación (1915), al mando de ese padre fundador del lenguaje fílmico y estratega del montaje en la pantalla nombrado David Wark Griffith, la cinematografía estadounidense inoculó al nitrato de su celuloide un repudiable racismo que discurrió de muy explícito –entonces– a más o menos velado, al paso de las décadas.
En 1991, Spike Lee, otro gran cineasta (afroamericano este), estrenó Fiebre salvaje, entre los filmes de menor dignidad moral de su destacada carrera, por el abierto racismo a la inversa (o sea, de negros hacia blancos) propalado en el relato.
Su compatriota, la cantante Beyoncé, financió y protagonizó otro alegato racista del mismo corte –de afrodescendientes a caucásicos– en el thriller Obsesionada (2009).
Toda forma de discriminación es censurable, cuales fueren su molde o procedencia. Si impugnación merece la expresión clásica o histórica de blancos hacia negros, igual lo concita la variante inversa. O el corte expuesto en buena parte de los videos de reguetón actuales: el autorracismo: de negros hacia negros.
Realicé un estudio comparativo a partir de una muestra aleatoria de 550 clips de reguetón y trap facturados entre el 2015 y el 2018 en República Dominicana, Puerto Rico, Cuba, Colombia, Panamá y Estados Unidos. Durante un periodo de tres meses visioné y analicé cada uno de estos materiales, desde el prisma referido.
Los resultados son estos: de los 550 video clips, 417 fueron hechos al servicio promocional de temas defendidos por artistas negros o mulatos; sin embargo, la composición étnica de las modelos empleadas en estos últimos clips fue así: 82 % de bailarinas blancas (de ellas, el 79 % rubias); solo el 14 %, negras, y el resto, asiáticas.
Por ende, es factible «robarle» a Howard Hawks el título de su cinta de 1953: Los caballeros las prefieren rubias, y parafrasear, con certeza, que los reguetoneros también las prefieren rubias.
Al margen de que, por supuesto, en la mayor parte de los casos los propios reguetoneros no son los autores de los videos, pues estos son filmados por realizadores, todo cantante supervisa y avala la terminación del servicio
contratado. Por tanto una exoneración de culpas, para endilgársela a los directores, no procede.
La amarga verdad es que continúa teniendo lugar en gran parte de la producción audiovisual reguetonera del área caribeña esa forma peculiar –y no menos abominable–, de racismo consistente en abjurar de la propia raza de los cultores, en función de «privilegiar» a las modelos blancas. Algunos, quizá, creen añadir valor a su falaz condición de «macho alfa», a partir de una posición de ente dominador de la mujer blanca.
Llevo un cuarto de siglo escribiendo de temas parecidos y nunca creí tener que llegar a un punto donde precisase dedicar un comentario a un asunto así, capaz de provocar tanta vergüenza ajena. Cualquier forma de desprecio a otro ser humano, repito, es censurable.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Abi dijo:

6

19 de agosto de 2018

10:29:37


Excelente análisis de este periodista. El tema del racismo a la inversa es algo que merece especial atención en el mundo. Podría decirse algo del deporte, no faltan ejemplos en lo que el tema racial se convierte en tema de favoritismos en nuestros campos de entrenamientos en disciplinas específicas, relegando así, a muy buenos deportistas por el color blanco de su piel.

mercedes dijo:

7

20 de agosto de 2018

08:13:05


si lo unico que vendieran fuera solo racismo, pero es más que eso palabras obsenas,vulgaridad,drogas,especulaciones muchas cosas negativas

Eduardo dijo:

8

20 de agosto de 2018

12:59:04


El racismo en la sociedad y la industria del video y el cine ha sido tan grande que ha contaminado a muchas estrellas. Véase por ejemplo a Michael y Latoya Jackson y a la propia Beyoncé... ¿cómo era su apariencia física empezaron y cuánto cambiaron con los años, buscando cada vez más "parecer blancos"?

claudia dijo:

9

20 de agosto de 2018

13:05:51


El escritor SE CAYO DE LA MATA! SIEMPRE los primeros racistas han sido los negros y esto que usted expone es una realidad ANCESTRAL... LA MAYORIA DE LOS NEGROS LAS PREFIEREN BLANCAS, SI SON RUBIAS MEJOR Y LA MAYORIA DE LAS NEGRAS SUEÑAN Y HACEN TODO LO POSIBLE POR PARECER BLANCAS Y HASTA RUBIAS. Si se respetaran más como raza, si amaran su color, su pelo, sus facciones entonces y solo entonces la DISCRIMINACION terminaría. Parte el alma ver a un negro o una negra, prietos como charol con el pelo ESTRIRAOOOOOOOOOOOOOOy RUBIO, se gastan lo que sea en comprar PELO DE BLANCA para ponerse implantes, extenciones etc y al final siguen siendo NEGROS solo que con pelo POZTIZO LACIO Y PINTADO. En cuanto al contorcionismo erótico, repulsivo, vulgar del baile del regueton y sus ""LETRAS"" el mayor RESPONSABLE es el Ministerio de Cultura que LO PERMITE, se dice mucho, se critica,se amenaza pero NO SE HACE NADA para revertir esta azquerosa realidad donde la discriminación hacia la mujer, lo obseno, vulgar, antietico, antiprofesional y anti CULTURAL, es lo que escuchan, cantan y bailan nuestros niños, adolescentes y jóvenes, ya hasta a los no tan jóvenes se les ve igual. Cuba dará INSTRUCCION gratuita pero Educación está dando CADA DIA MENOS, solo hay que caminar por las calles, ir a una actividad festiva, un concierto etc y ahi si vamos a saber "" de donde son los cantantes"" Desde hace 10 años para aca las disciplinas sociales, la vulgaridad, pasividad, inamovilidad, permisibilidad, indulgencia, falta de exigencia, incumplimiento de nuestra legalidad y mucho más ha ido en crecimiento constante en nuestra sociedad BAJO LA VISTA DE TODOS Y SIN QUE NADIE HAGA ALGO DE VERDAD Y DEFINITIVO PARA ACABAR DE EXTIRPAR ESTE CANCER QUE NOS ESTA COMIENDO COMO PAIS.

CubaUna dijo:

10

20 de agosto de 2018

14:16:22


Julio, honestamente no entendí el mensaje de su reportaje. Me resulta ambiguo, extraño, un trasfondo que puede llegar a entenderse como racista. Detesto el reguetón, por lo general, irradia un mensaje machista, misógina y degradante hacia todos y en especial hacia las mujeres, pero a todas no a la "negra, rubia o mulata". Es detestable la utilización de la mujer como mercancía para vender un producto carente del mas mínimo ápice de mérito cultural. Creo que en la crítica al reguetón no podemos perdernos en detalles pueriles que puedan desviar el foco de la cuestión principal; la baja catadura profesional y cultural de quienes lo ejecutan. Si las utilizan de un color o de otro es lo menos importante, lo más importante es que las están UTILIZANDO y que las féminas se prestan gustosamente para tales prácticas. Eso preocupa. Las escuelas y los medios deben tener siempre a mano los textos de Martí acerca del flagelo humano que es el racismo: “… El hombre no tiene ningún derecho especial porque pertenezca a una raza o a otra: dígase hombre, y ya se dicen todos los derechos. El negro, por negro, no es inferior ni superior a ningún otro hombre; peca por redundante el blanco que dice: «Mi raza»; peca por redundante el negro que dice: «Mi raza». Todo lo que divide a los hombres, todo lo que especifica, aparta o acorrala es un pecado contra la humanidad ….” “… El hombre blanco que, por razón de su raza, se cree superior al hombre negro, admite la idea de la raza y autoriza y provoca al racista negro. El hombre negro que proclama su raza, cuando lo que acaso proclama únicamente en esta forma errónea es la identidad espiritual de todas las razas, autoriza y provoca al racista blanco. La paz pide los derechos comunes de la naturaleza; los derechos diferenciales, contrarios a la naturaleza, son enemigos de la paz. El blanco que se aísla, aísla al negro. El negro que se aísla, provoca a aislarse al blanco. ”. “… En Cuba hay mucha grandeza en negros y blancos …” Saludos

Julio Cesar Respondió:


20 de agosto de 2018

15:35:53

Con todo el respeto CubaUna , está claro por la respuesta que usted da que, honestamente no entendió el mensaje del autor, sin ánimo de ofensa, por favor, tómese su tiempo y vuelva a leer el comentario. Un Saludo