ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

En carta que José Martí escribió a su amigo Fermín Valdés Domínguez, en mayo de 1894, después de celebrar el cariño y respeto con el que Fermín trata a los cubanos que buscan sinceramente un poco de orden cordial, y de equilibrio indispensable, en la administración de las cosas de este mundo, Martí lanzaba valiosas advertencias:
«Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras: –el de las lecturas extranjerizas, confusas  e incompletas–, y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados».
El primer peligro que el Apóstol develaba tiene relación con el acto de copiar modelos perdiendo la creatividad y la autoctonía; el segundo está ligado a la simulación, la ambición y el oportunismo.
En la distorsión que sufrió el llamado marxismo-leninismo y que se relaciona con el derrumbe del campo socialista, yace la cuestión advertida por Martí: la caricatura doctrinaria por un lado, y el oportunismo de los que defienden por encima de todo el interés personal. Allí donde no hay una lectura creativa de las ideas ni hombres que ayuden a la dicha colectiva, no puede hablarse de revolución ni de doctrinas revolucionarias.
En aquel bello texto que parece un poema hirviendo en prosa, A la  raíz, Martí ratifica: «A la raíz va el hombre verdadero. Radical no es más que eso: el que va a las raíces. No se llame radical quien no vea las cosas en el fondo. Ni hombre, quien no ayude a la seguridad y  dicha de los demás hombres».
¿Se puede ser radical donde las lecturas doctrinarias son confusas  e incompletas? El mimetismo del socialismo que separó la teoría de la práctica y la política de la cultura, no podía mejorar al hombre que se hundía atrapado por los miasmas de los peores valores del pasado.
Hoy, las lecturas extranjerizantes de las que nos hablara Martí pasan por la transmisión de una cultura falsa y banal que niega los valores de cada país: que se sepa más del Pato Donald y menos de Bolívar, que  el espejismo de un automóvil por cada ciudadano del planeta nos convenza de que el consumismo no lastima a la tierra ni a los hombres, que las modas nos conviertan en rehenes del mercado y un tipo de música nos aleje de nosotros mismos y del compromiso de ser mejores, que el mundo convierta la dignidad en un billete de cambio y el individualismo sea  el trofeo de los que pierden, sin notarlo, su condición solidaria.
La historia que nos quieren desmontar como un método eficaz de hegemonismo, es la misma que nos puede enseñar a rescatar los mejores valores de la cultura, de la ética, de la política de hacer felices a los otros; del conocimiento alertando cómo va el mundo; del cristianismo con la imagen dolorosa de la cruz atada al prójimo que alza las manos al cielo y busca la justicia aquí en la tierra; a rescatar en fin, los derechos del hombre encarcelado en la «libertad» que nos propone la salvaje incivilización capitalista.
¿Y los que buscan hombros para alzarse sobre ellos sin pensar en la dicha colectiva? Ese es el otro peligro advertido por Martí y tiene su fuente en la subjetividad humana, en el egoísmo que acompaña a los hombres y que unas sociedades estimulan más que otras.
La corrupción, el acto de escalar para obtener beneficios personales, la simulación de las opiniones, la falta de convicciones, e incluso, la pérdida de la sensibilidad, son amenazas al socialismo.
Por estas y otras razones ligadas a la conducta humana, Martí decía que la crítica es la salud de los pueblos.  Se trata de reconstruir el alma desde la crítica oportuna, desde el ejemplo tenaz, desde la victoria diaria contra las trampas que nos tiende el egoísmo que llevamos dentro, defendiendo al socialismo de los peligros que lleva en sí  y del capitalismo que suplanta la bondad por  la  derrota de convertir al hombre en objeto del mercado.
Martí es más que una cita en la pared. Es advertencia y selva plena de mensajes éticos que echan suerte con eso que llamó la utilidad de la virtud.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

OrlandoB dijo:

1

15 de agosto de 2018

07:00:27


La vision Martiana del Socialismo, es una muestra mas de su immensa vision sobre las sociedades. En los inicios del capital, obra de Carlos Marx y Federico. No existia experiencia practica alguna sobre ese modelo social. Segun un pequeño libro de la europa antigua. Bavaria, fue el primer pais que trato de instaural el socialismo. Al año de establecido lo desecho, retrocediendo al capitalismo.(Bavaria fue uno de los cuatro reinados que formaron la actual Alemania. Antes de la creacion de la URSS. existieron otros intentos sin lograr el exito, uno de ellos fue la Comuna de Paris, y de nuevo el fracaso, hasta llegar a la Union Sovietica. En mi criterio personal, pienso que fracaso por no tener en cuenta esas mismas deficiencias que logro ver muestro apostol, Jose Marti. Cualquier sistema social que se erija teniendo como base el socialismo. O sea el proletariado como eje fundamental del poder, tiene que corregir esos errores que Martí planteo. El capitalismo como sistema va encaminado a la destruccion del mundo. Los ejemplos sobran. Mientras mas tienen, mas quieren. Asi se piensa.

Juan Clemente dijo:

2

15 de agosto de 2018

08:58:23


Mi querido amigo Julito, este bello articulo deberia de leerse en cada matutino de todas las escuelas, tambien discutirse junto con la nueva Constitucion que nos guiara en estos tiempos convulsos y tambien de despegue para que nos alumbre el camino, a los Pinos Nuevos hay que acercarlos a Marti por todos los caminos posibles, ya sean en las clases de Historia de Cuba, en la de Espanol y Literatura, por la radio, la Television, por la Prensa, etc.etc. Amigo mio te felicito por tu manera muy personal de escribir y tratar temas tan utiles y necesarios. Un abrazo, Juan Clemente & Magalis, siempre te recordamos.

Julio Cesar dijo:

3

15 de agosto de 2018

09:09:46


Creo que este artículo ya fue publicado con otro nombre, pero no deja de ser interesante por la valiente propuesta del autor, ahondare un poco más en el comentario que realice en su momento. José Martí nos advirtió con gran su cosmovisión poderosa, supo de antemano entrever los problemas que podían acechar de manera oculta y caer sobre nuestros pueblos, poniéndose de manifiesto en esta carta a su amigo Fermín Valdés Domínguez, en mayo de 1894 citada por el autor. La única distorsión que sufrió el marxismo-leninismo viene dada por que la interpretación fue herrada totalmente quizás a exprofeso por todos que implementaron su modelo, partiendo de que el mismo Carlos Marx dejó dicho, bien claro, que el paso de capitalismo al comunismo tendría que ocurrir, en toda lógica, en las economías capitalistas más desarrolladas, o sea, en Inglaterra, Alemania o Estados Unidos, pasar por alto ese requerimiento esencial desde el punto de vista económico, condujo inexorablemente al derrumbe del campo socialista y a su lista interminable de abominaciones, injusticias y descalabros sociales. Todos esos vicios expuestos por el autor y cito: la corrupción, el acto de escalar para obtener beneficios personales, la simulación, la falta de convicciones, e incluso, la pérdida de la sensibilidad son amenazas al socialismo y los tenemos en todas las variantes en nuestro país. No se puede negar que, en nuestro país también, crece la corrupción a todos los niveles, la doble moral, la ausencia de valores, la simulación, el oportunismo, la falsa unanimidad, el desinterés y un sinnúmero más, todo producto y resultado de las relaciones sociales y consecuencias directas de nuestro sistema, decir que son generadas y traídas del pasado e inherentes al sistema capitalista es un total desatino, de hecho, fueron los mismos problemas que surgieron en los países donde se implanto el modelo soviético, y que inexorablemente dieron al traste con ellos, 31 países. Ese mimetismo que describe el autor al que se ve sometido el socialismo, y esa cultura falsa y banal que niega los valores de cada país: es el resultado de despojarnos de nuestra autenticidad e identidad nacional, por calcar esos modelos no autóctonos, y los que atrajeron a tribunas y buroes a los oportunistas de turno a nombre de falsos mitos y edulcoradas promesas, que aportando un diagnóstico sencillo, elemental y comprensible de los males sociales prometieron propuestas baldías pero muy seductoras para un porcentaje de la sociedad que prefiere delirar y ser pastoreada que reflexionar. El impacto que tiene ahora las culturas foráneas con sus modos de vida y patrones de consumo viene dado también por la desmesurada irresponsabilidad de los que negaron los valores intrínsecos de cada país, la cultura y los patrones de una sociedad son tan fuertes como la decisión de sus ciudadanos de no dejarlos escapar. Cabe la pregunta ¿por qué se dejó escapar a Simón Bolívar y nos aferramos al pato Donald? Por poner otro ejemplo sobre las advertencias de nuestro apóstol, esta vez viene dado por el artículo “La futura esclavitud” publicado en abril de 1884 en la revista La América de Nueva York, donde José Martí en su escrito dedica a comentar con vehemencia el texto del antropólogo y sociólogo Herbert Spencer, se refirió a un hombre esclavo del propio estado; cuyo estado no es otro que el naciente estado socialista. En este sentido expresó: “De ser siervo de sí mismo, pasaría el hombre a ser siervo del estado. De ser esclavo de los capitalistas, como se llama ahora, iría a ser esclavo de los funcionarios. Esclavo es todo aquel que trabaja para otro que tiene dominio sobre él; y en ese sistema socialista dominaría la comunidad al hombre, que a la comunidad entregaría todo su trabajo” ..Todo el poder que iría adquiriendo la casta de funcionarios, ligados por la necesidad de mantenerse en una ocupación privilegiada y pingüe, lo iría perdiendo el pueblo, que no tiene las mismas razones de complicidad en esperanzas y provechos, para hacer frente a los funcionarios enlazados por intereses comunes. Como todas las necesidades públicas vendrían a ser satisfechas por el Estado, adquirirían los funcionarios entonces la influencia enorme que naturalmente viene a los que distribuyen algún derecho o beneficio... ….Esclavo es todo aquel que trabaja para otro que tiene dominio sobre él; y en ese sistema socialista dominaría la comunidad al hombre, que a la comunidad entregaría todo su trabajo. Y como los funcionarios son seres humanos, y por tanto abusadores, soberbios y ambiciosos, y en esa organización tendrían gran poder, apoyados por todos los que aprovechasen o esperasen aprovechar de los abusos, y por aquellas fuerzas viles que siempre compra entre los oprimidos el terror, prestigio o habilidad de los que mandan, este sistema de distribución oficial del trabajo común llegaría a sufrir en poco tiempo de los quebrantos, violencias, hurtos y tergiversaciones que el espíritu de individualidad, la autoridad y osadía del genio, y las astucias del vicio originan pronta y fatalmente en toda organización humana. “De mala humanidad —dice Spencer— no pueden hacerse buenas instituciones.” La miseria pública será, pues, con semejante socialismo a que todo parece tender en Inglaterra, palpable y grande. La América Nueva York, abril 1884, La futura esclavitud, OC. 15:388 José Martí y muchos otros más, nos advirtieron de muchos males. Un Saludo

ANTONIO PEREZ GARCIA dijo:

4

15 de agosto de 2018

10:38:10


Un poco corto de tiempo para expresarle mi gratitud al autor de este artículo, quien me ha llenado de profundo respeto y admiración por el enfoque tan actual y vivo, como es el verbo sabio y extratemporal de nuestro Apostol, que hoy mas que nunca se encuentra vivo y elocuente en nuestra vida cotidiana, con el sentido humanista y profundo, abierto y vasto de celo por lo que puede dañarnos, es un alimento al alma patria que no debe de buscar mas allá de los próceres de la independencia la sabia natural de nuestro pueblo que mas que de disputas y de nombres es de empresa y de trabajo, algo que el dijo respecto al cultivo de la tierra y la hacienda de nuestra Cuba y siempre expresando la verdad que nos toca enfrentar, " En el periódico, en la academia, en la cátedra ha de decirse la verdad sin vendas ni ambagues, porque el que pone de lado la verdad por voluntad u olvido, cae a larga por la propia verdad que le faltó, que crece en la negligencia y derriba todo lo que se levanta sin ella, ..... ()" Muchas gracias Julio César por su maravilloso artículo... Nuestra historia patria es superior a cualquier experimento de papel copia o de extremos, y tenemos mas que un Marx a un José Martí y el ejemplo de los mártires, de los héores y de los grandes hombres que ha dado esta Revolución, que como Fidel, el Ché y Camilo han abonado el pensamiento del Apostol con hechos y con victorias...Gracias

N.Lopez dijo:

5

16 de agosto de 2018

09:43:28


Estimado Julio César Sánchez Guerra, lo felicito por su excelente comentario, recordar a Martí en estos tiempos se impone con gran fuerza, su ideario que lo convierte en el mas universal de los cubanos cobra cada día mas vigencia!!!!, como de la conducta humana nos habla en sus reflexiones de hoy, recuerdo a Martí cuando expresaba: "ser bueno es el único modo de ser dichoso...ser culto es el único modo de ser libre, PERO EN LO COMÚN DE LA NATURALEZA HUMANA, SE NECESITA SER PRÓSPERO PARA SER BUENO". "Cuba por todos y para el bien de todos" !!!!