ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

La venta de productos reenvasados tiende a entronizarse en Cuba fuera del ámbito de las instalaciones estatales.

Reenvasadas son buena parte de las galleticas dulces que se venden en las calles (por cuentapropistas e ilegales) en sobrecitos de nailon, confeccionados y cosidos en casa; a precios de 12 y 15 pesos el producto.

Un porcentaje queda, todavía, de las originales adquiridas fundamentalmente en las denominadas «cadenas» del país y luego expendidas a sobreprecio; pero una buena parte de las apreciadas hoy día en la calle no son las originales de fábrica puestas a un precio de seis pesos por el Estado: eso sí, de forma tan efímera que a veces parecen fantasmas tras el mostrador.

¿Cuál es el origen de las reenvasadas por los particulares?: o bien compran por cantidades los mismos paqueticos de seis pesos y les reducen el número de unidades, o las «ordeñan» de las bolsas grandes también vendidas de forma legal (a 120 pesos), pero con presencia tan fugaz en anaqueles estatales como las de seis pesos. O las reciben de las propias fuentes de elaboración industrial, como parte de esa cadena nutriente del mercado negro.

Reenvasado es parte del café pregonado en los portales a 15 o 20 pesos el sobre. Reenvasada es parte de la leche en polvo que puede encontrarse en los barrios a 50 pesos o más el paquete, según la provincia que fuere.  Con la «pureza» de estos, como con la de otros productos, puede suceder cualquier cosa. A veces se rellena el sobre con «subproductos» inimaginables.

La práctica del reenvase focaliza su asidero en la práctica de «resolver», sin parar mientes en conceptos esenciales como higiene y perjuicios económicos.

Galleticas, café, leche, pastas largas, aceite, harina, tabacos, alcohol de las fuentes madres, pescado, carne, embutidos, ropa, materiales…  no son, ni de lejos, lo único «chupado», día a día, al Estado.

Si bien siempre ha existido, con posterioridad a la crisis del periodo especial tiende a configurarse en ciertos estratos de la sociedad, de manera muy nociva, un imaginario que privilegia la mirada a la economía nacional como la «mesa sueca» a la cual es preciso sacarle cualquier tajada y no –en cambio–, como el soporte de las principales conquistas del país.

La necesidad económica suele esgrimirse cual justificación de quienes timan y malversan, pero esta afecta en sentido general y, sin embargo, los millones de cubanos que conforman la mayoría del cuerpo social no delinquen.

Estos últimos, quienes en masa debemos contribuir a desterrar de nuestro escenario a los primeros, actuamos de acuerdo con la ética y la honradez, bajo el precepto de apoyar un sistema para el bien de todos, no para el bien material de unos: algo en estrecha relación con el núcleo formativo y los valores de los individuos, más allá de las necesidades materiales.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Julio Cesar dijo:

1

20 de julio de 2018

07:42:01


La raíz fundamental que este RELATO nos cuenta es la necesidad económica que lleva a ciertos estratos de la sociedad a cometer estos actos, y que se emplea como justificación por estos, por su parte estos estratos sociales implican una jerarquía social, así como una desigualdad social estructurada. Hasta que esa desigualdad social no se resuelta y las necesidades básicas cubiertas por una producción estable, este mal seguirá y no disminuirá, no se requiere ser un iluminado en temas de economía para percatarse de lo obvio. La propuesta del autor recae como es hábito solamente de quienes en mayoría y en masa tenemos de desterrar estas conductas delictivas y pasa ficha del origen del problema, la escasez. Como usted le explica a una madre soltera o no, con un sueldo medio pueda comprar una bolsa de leche que casi es la tercera parte de su salario en la tienda de divisas, usted pretende que con ética y honradez y bajo el precepto de apoyar un sistema para el bien de todos, ella va a renunciar darle un desayuno digno a sus hijos, ¿dígame que padre en esta situación lo haría? A que se ve forzada esta madre sino a comprar esa leche en polvo que usted expresa, ya sea a 50,75 u 80 pesos. Como ciudadano exijo un periodismo serio, comprometido con nuestro pueblo, incisivo, que no repare y entregue un producto informativo de calidad, que sea objetivo, que no se autocensure, que ponga al descubierto la verdad. "Es que la verdad no es más que una, y quien la dice cuando los demás tienen miedo de decirla, impera” José Martí “La campaña electoral en los Estados Unidos”. La Nación. Buenos Aires, junio 30 de 1888. Nueva York, mayo 17 de 1888. OC. 11:456. Un Saludo

capitalinadeapie dijo:

2

20 de julio de 2018

07:52:03


EStimado periodista Julio Martínez Molina, en Cuba todo está legislado, pero nada se cumple, es penoso decirlo, existen Normas Cubanas de obligatorio cumplimiento, sobre alimentos en sentido general donde se incluyen normas de requisitos de producción, envase, inocuidad y creame que muchas más, existen los decretos para las contravenciones, los organismos de inspección encargados de hacer cumplir la ley, pero habria que preguntarles y medirles a ellos la efectividad de su trabajo. gracias y buenos días

ruperto dijo:

3

20 de julio de 2018

08:23:49


buen comentario, pero aunque sea costoso debia venderse todo lo que se pudiera envasado por todas las entidades ya que la venta a granel da como resultado todo esto ah y la escasez tambien

Rendón dijo:

4

20 de julio de 2018

09:45:40


Buena denuncia.Pero quien le pone el cascabel al gato? La DIS? La PNR? La inspección sanitaria del MINSAP? o seguimos con el cuento de que es tarea de todos, y que el pueblo tiene que aumentar la combatividad?

mayvis dijo:

5

20 de julio de 2018

10:29:26


este es un tema muy polémico, todos sabemos de donde salen las mercancías que adquieren estos revendedores, lo que pasa es que siempre está el que se hace el de vista gorda y con estos no pasa nada.