ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

El comedimiento, la fineza en el trato, la sensibilidad, cultura y convicción de que el espíritu debe prevalecer por encima de todo, en cualquier caso, son cualidades distintivas del doctor en Ciencias Médicas Alfredo Espinosa Brito, un ser humano en quien las nuevas generaciones de galenos hallan inagotable reservorio ético y moral.

Son varias las veces que, en mis 25 años de oficio, he conversado con el Héroe del Trabajo de la República de Cuba, siempre en diálogos largos que parten de un objetivo y luego se bifurcan en disímiles caminos, porque él es una constatación viviente de que «la inteligencia es la capacidad de asociación», cual afirmó Carpentier.

Espinosita (como le llaman todos en el país), a los 77 años sigue transmitiendo saberes a los nuevos médicos, a quienes les pide estudio e investigación diarios, respeto por el paciente y el empleo del método clínico: básica experiencia de interacción consistente en el reconocimiento físico y el diálogo con el enfermo, y que en segmentos de la medicina occidental ha caído en desuso.

El Académico Titular de la Academia de Ciencias de Cuba, Premio al Mérito Científico del Ministerio de Salud Pública, miembro de la Sociedad Latinoamericana de Medicina Interna y presidente del Consejo Científico de la Salud en Cienfuegos considera que el trabajo y la virtud son fortalezas cruciales para conseguir el empeño que fuere. También para curar. Él es un ejemplo del aserto, pues ese mismo constante quehacer que lo caracteriza y su valor moral le han permitido, entre otras razones, sortear la enfermedad que lo aqueja.

En sus clases transmitió el concepto a destacados profesionales del país, incluidos directivos de grandes instituciones médicas y representantes ministeriales al más alto nivel, quienes recibieron lecciones en su aula: «ser buenos seres humanos y trabajar siempre, bien, sin cejar».

El también especialista de II Grado en Medicina Interna y profesor titular es uno de los iniciadores de la medicina rural en Cuba e impulsor de la Red de Municipios por la Salud, experiencia en la cual este territorio fue precursor en 1994, encaminada a procurar hábitos saludables y mayor calidad de vida en la población.

Considera Espinosita que, incluso en medio del periodo especial, fue bastante lo logrado a partir de la concertación de factores e integralidad en la labor.

Es un movimiento que pretende la armonía, la tranquilidad, el bienestar y el equilibrio de las personas, sostiene.

Afirmaba José Ortega y Gasset que «el especialista sabe muy bien su mínimo rincón de universo; pero ignora de raíz todo el resto». Suele suceder, sí; no obstante, el médico cienfueguero resulta una excepción de esa regla. Es especialista en lo suyo –y muy bueno–, pero además conocedor del arte y amante de la trova. Amigo de los principales cantautores de la región central, los Hermanos Novo, estos hasta le compusieron un tema: El son de Espinosita.

Con él se puede hablar de pintura, música, literatura, filosofía. Furibundo martiano, exhorta a todos los jóvenes a profundizar en el decálogo de ese cuya vida fue manantial de enseñanza, como también su muerte, al atestiguar mediante ella que se debe luchar hasta las últimas consecuencias por defender nuestros principios.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

vircolin dijo:

1

29 de junio de 2018

14:58:15


Es una satisfacción para Cuba y especialmente para Cienfuegos contar con profesionales de la talla del Dr Espinosa, desde mi infancia mi fallecida madre hablaba de su profesionalidad y mi padre se honra de ser su amigo personal. Un abrazo para ese insigne galeno

Julio Martínez Molina Respondió:


30 de junio de 2018

17:24:11

Estimado lector, así es, es maravilloso contar con personas semejantes, y hay muchas de ellas en Cuba. Esta mañana hablé con él, en cuanto lo vuelva a hacer le transmitiré su mensaje. Gracias por su comentario. Saludos del autor.

Georgia M. Espinosa Fernández dijo:

2

4 de julio de 2018

09:15:35


Tengo la gran dicha de ser su sobrina y siento orgullo de la gran familia que formamos, siguiendo el legado de mis abuelos, que igualmente se que están en el corazón de los Cienfuegueros, sobre todo los que tenían menos recursos económicos en esa época. No son pocas las las personas que se acercan a nosotros a contarnos anécdotas de esa época y de ahora de lo que mi abuelo y mi tío han hecho por sus seres más queridos.Agradezco a la vida ser parte de esta hermosa familia.

Alberto Martín dijo:

3

9 de agosto de 2018

13:51:37


Estudie medicina interna en el Hospital provincial Celestino Hernández Robau en Santa Clara , allí llegaron comentarios y anécdotas de este hombre sabio, de su cualidades excepcionales en el método clinico, una memoria prodigiosa, desataba admiración en otros profesionales también duchos en la materia. El Dr Carlos Vázquez siempre rememoraba su residencia junto a Espinosita y siempre decía al verlo explicando hasta la más compleja maniobra o técnica del examen clínico le decía: " no puede ser que te acuerdes de eso Espinosita, me estás jod...".Joya! , discípulo brillante y más destacado del Dr Martínez Delgado, otro diamante de la medicina interna del centro de país. Modelo humano y científico, para todos los médicos cubanos.