ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Usted elige si lo toma o lo deja. El café podría estar frío, la cerveza caliente… ¿marcharse o esperar hasta el día siguiente, conformarse con el anuncio que deja solo una opción, callar o decir algo ante el trato incorrecto en un restaurante, una tienda, una oficina…?

Pero  no es tan fácil tomar o dejar si el dilema nos plantea, por igual, el maltrato, la falta de respeto o la mala calidad. Los ejemplos son tan abrumadores que por un momento parecen deformaciones ya incorregibles.

En ocasiones,  cuando  llega a un establecimiento, quienes han de atenderlo no se dan cuenta de que usted está ahí, esperando una seña para hacer una pregunta, y debe aguardar a que acabe la conversación, tal vez sobre el último capítulo de la telenovela.

¡Al fin, usted es descubierto!, pero le devuelven el silencio, quizá en ese momento el dependiente o la dependienta termina de morder el reducto de lo que fue un pan con croqueta. Usted no sabe si hablar porque le da la impresión de que molesta, y señala con el dedo el producto que necesita; en ese momento, ya a usted no le interesa que le traten bien sino llevar a casa lo que desea comprar.

En el restaurante, ¡ah, cuántos detalles de cortesía lleva un restaurante!, no ha pedido la cuenta pero ya se la traen como si le dijeran, «¡Se acabó el tiempo!»;  mientras come, retiran un plato que le roza la nariz, o le llevan la cerveza, la carísima cerveza, antes de que usted vire el fondo.

En algunas oficinas donde se realiza el pago por un servicio público, mientras un ojo le cobra, el otro se fija en la pantalla del ordenador por la que pasan las imágenes de una apasionada novela colombiana. La persona que lo atiende no se fijará en usted, ni dirá: «¡El próximo!» A su cuenta, cada día le perturbamos la tranquilidad del entretenimiento.

En otras instituciones,  mientras le dicen, « ¡espere un momento!», en realidad solo debe esperar que alguien termine de jugar. No faltan los que abren después de la hora establecida, y cierran antes de la hora porque hay que cuadrar la caja… Y, ¿por qué abrió tarde? No sabemos. Nadie se molesta en preguntar, lo importante es el producto, ese que señalamos con el dedo para no incomodar con alguna palabra impertinente.

Es como si el servicio se convirtiera en un favor con desgano;  por eso, las interrogantes reiterativas molestan, y le miran con mala cara.  Mucho podría discutirse sobre las causas del mal, pero creo que detrás de estas insuficiencias hay serias deformaciones educativas.

La mala calidad de los servicios manifiesta carencia de cultura, falta de idoneidad para atender al público y de las normas básicas de urbanidad y decencia, irrespeto al otro. Lo peor es que los mismos que maltratan, después, en algún lugar, serán maltratados.

Y ahí están los libros  de Quejas y Sugerencias, o el listado en el mural que recuerda nuestros derechos como clientes. Cuando el mal servicio se convierte en algo normal, la queja no funciona, pero cruzarnos de brazos nunca será la solución.

Necesitamos una campaña de ternura y de educación cívica para que nadie nos imponga la mala calidad con los mil modos de la descortesía.

Si algo hay que tomar son los mejores ejemplos, que tampoco faltan, esos que convierten la decencia y el respeto en armas de buen servicio y de cultura. ¿Lo toma o lo deja?  Usted elige cómo reacciona ante la prestación de un servicio.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Nelson dijo:

1

4 de mayo de 2018

08:36:54


Hola profesor exelente su comentario y es verdad que se a generalizado la situcion que plantea en su articulo, ya abarca esos maltratos casi todos los lugares de la sociedad hasta acudir al medico y que lo atiendan la doctora, doctor y enfermera es un dilema y muchos son conformistas y no defienden sus derechos, yo que e tenido la posibilidad de viajar me e dado cuenta que en otros paises no sucede esto, acudes a cualquier lugar y siempre hay alguien pendiente de usted con una sonrisa entre labios y me pregunta es porque aca en nuestro pais no puede ser asi, la respuesta segun mi punto de vista es porque aca se cobra una jornada laboral da lo mismo que empieze su trabajo a las 8 am o a las 10 simpre lo justifican y no pase nada, alla no es asi si llega tarde al trabajo te hechan, los que atienden y brindan servicios cobran por lo que hacen y si alguien presenta una queja lo hechan y hay una fila haciendo cola para trabajar por usted, es lamantable que aqui en Cuba se halla deformado tanto la educacion formal, que ironia no cree un pais que tiene la educacion gratuita para todos y que debemos ser mas cultos que otros que pasan trabajo para educarse y formarse, nada hay que revisarnos y autoanalizarnos para ser mejores personas y mejores profecionales saludos.

pablos Respondió:


8 de mayo de 2018

14:14:20

Nelson, cuando las cosas se hacen mal,no pueden salir bien, observa el trato al cliente en las boutiques particulares, en el restaurante Torre de Marfil en la calle Mercaderes y compara con una tienda cualquiera o una paladar de poca monta,los comerciantes polacos del pasado siglo apenas sabian leer y escribir pero necesitaban alimentar a su familia y si ud. pasaba por la calle muralla,lo halaban del brazo y entre reverencias le obligaban a conprar un corte de tela para un pantalon que ellos mismos se ofrecian a hacerle a la medida.

carlosvaradero dijo:

2

4 de mayo de 2018

08:55:24


Muchos países del mundo deben aprender de cuba, pero Cuba debe aprender también de muchos países del mundo donde el buen trato, recibir un servicio de excelencia es algo innato en muchos lares, lo sé por experiencia, es muy rico sentirse bien servido, bien atendido, con una sonrisa siempre sin esperar nada a cambio, sólo que salgas complacido con el servicio y regreses de nuevo como cliente. Pero cuba es otra cosa, el maltrato como bien dice el articulo se ha convertido "en deformaciones incorregibles", te maltratan en la farmacia, te maltratan en las tiendas, te maltratan en el agro, en fin..es el pan nuestro de cada día. De qué ha servido apelar a la conciencia y a los libros de quejas y sugerencias en todos estos años? Me gustaría leer más opiniones.

pablos Respondió:


8 de mayo de 2018

14:21:45

A quien se le ocurrio que un chofer de guagua manipulara el dinero del pasaje y no estuviera obligado a dar vuelto, a quien se le ocurrio que tuviera un ayudante o recaudador que ni siquiera trabaja en el giro a quien se le ocurre desproveer de menudo a la caja de una farmacia donde la cola es de viejitos jubilados que van a comprar sus tarjetones en fin hay en vigencia toda una gama de ideas geniales engendradas por NADIE, pero existen y nadie hace nada .Cual es la funcion de la policia? pues nunca he visto a uno actuar ante estas locuras.

Jge dijo:

3

4 de mayo de 2018

09:44:01


Simplemente excelente reflexión!!! Saludos

la cienfueguera dijo:

4

4 de mayo de 2018

11:33:11


Muy buen articulo como nos tienes acostumbrado Julio y muy de acuerdo con el comentario de carlos varadero,es grimoso como el maltrato en cualquier servicio se ha convertido en parte de nuestras vidas puedo hablar de mi ciudad que es mi punto de referencia ,en las tiendas es horrible en la tienda frente al vapor en la calzada de cienfuegos ahi han reunido a todas las dependientes de malas pulgas de la ciudad expertas en el mal trato ,la empresa Etecsa malisima ,aqui hay una cervecera que se llama la taberna bucanero que era un lugar donde podias ir un ratico y podias tomar algo tranquilamente ,yo en lo particular no soy tomadora de cerveza pero algun que otro domingo cuando regreso de alguna salida con mi esposo nos gustaba pasar por ahi y tomar algo bueno el ultimo dia que fuimos fuimos a las 8.30 ella cierra alas 9.00 pues nos sentamos nos trajeron la cerveza cara solo una podemos tomar y alos cinco minutos empezaron a limpiar y la mesa donde estabamos levantaron las dos sillas que no estabamos usando bueno peacticamente querian nos fueramos faltaba media hora para cerrar y asi las cosas

Olguita dijo:

5

4 de mayo de 2018

12:02:25


Excelente comentario. Hay tantos y tantos ejemplos de mala atención al consumidor. También los hay buenos, cómo no. Como si el que nos atiende no lo fuera después que sale de su bien ponderado oficio que lo hace creer superior a nosotros los clientes. Pero es que nosotros tenemos la culpa. La agitada vida y las incomodidades que cogemos no nos permiten hacer lo que esta establecido y comenzar por la denuncia, claro sería el cuento del nunca acabar, pero por algo se empieza. No sería desafortunado decir que deberían coger ejemplo del servicio de la paladares, pero es muy cierto que hasta ahñi te retiran los platos y botellas en un abrir y cerrar de ojos, te vigilan el acto de comer desde que comienzas, uno no se acompleja porque es mucho lo que se paga, pero es como para acomplejarse. en fin, que no deberiamos tomarlo ni dejarlo, simplemente, actuar. Gracias Julito.

pablos Respondió:


8 de mayo de 2018

14:27:16

NO HAY JUSTIFICACIONES,TANTO UD. COMO ELLOS SON SERES HUMANOS Y SUPONGO QUE SI UD. SUFRE UN DISGUSTO NO POR ESO ME MALTRATARIA A MI Y SI SUS LUCES SON TAN CORTAS ENTONCES UD. O ELLOS NO PODRIAN TRABAJAR CON PUBLICO.NO ESTAN CAPACITADOS