ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

«Estábamos desde muy temprano listos para el proceder. Sin embargo, justo cuando debería comenzar, sale el encargado y nos dice que no hay materiales y que eso se sale de sus manos, que vayamos a la dirección y pidamos allí las explicaciones pertinentes. Y fuimos a la dirección, pero no había nadie. Conclusión: de vuelta a la casa sin respuesta y a esperar otra semana».

El ejercicio diario de esta profesión, que implica el contacto directo con las personas, hace que muchas veces estas se acerquen a nosotros y nos conviertan en partícipes de sus más acuciantes preocupaciones. Ese fue el caso de la persona que me narró la vivencia anterior y que, no hizo falta decirlo, se sintió maltratada y desatendida.

Cuando una escucha historias como esta se pregunta, invariablemente, si quienes dejan de emitir las necesarias explicaciones miden las consecuencias que se derivan de esa actitud. Ofreciéndoles un voto de confianza y dando por hecho que existía una causa objetiva para dejar de prestar el servicio, ¿qué se resuelve con que administrativamente se valoren los problemas e, incluso, se tomen medidas con los responsables, si los verdaderos afectados están ajenos a la situación real?

A la interrogante se suma otra, si están creados los canales pertinentes para el intercambio con el pueblo, ¿por qué la información no fluye con celeridad y las personas se ven obligadas a volver a sus hogares con la cabeza llena de dudas y la indignación lógica que desencadena el desconocimiento?
Ninguna entidad que brinde servicios, de la índole que sea, está exenta de problemáticas puntuales e impredecibles. La rotura de un equipo, una situación familiar urgente, el atraso en la llegada de un recurso... son fenómenos que perfectamente se pueden manifestar sin previo aviso. Lo que sí resulta inconcebible es que en una institución creada para beneficio del pueblo, no exista nadie capaz de dar la cara y responder con inmediatez todas las preocupaciones que puedan generarse en cualquiera de esos casos.

Quien haya visto las sesiones del Parlamento o escuchado los discursos del General de Ejército Raúl Castro, sabrá que se valora con transparencia y crudeza la realidad de la Isla, y se reconocen sin tapujos los errores cometidos. Si existe esa voluntad desde la más alta dirección del  país, no es admisible que en los escalones intermedios todavía no exista plena conciencia de ello.

Casi seis décadas de socialismo han demostrado que el pueblo cubano tiene la madurez suficiente para entender y ponerse a la altura de los escenarios más complejos. Entonces, creo que vale la pena apelar a esa cualidad, y reconocer con valentía cuándo una situación se sale de las manos de sus responsables o, por determinados incumplimientos, no puede prestarse un servicio con la calidad que requiere.

No estamos hablando de generalidades, pero sí de aspectos que mellan el funcionamiento orgánico de nuestra sociedad. A veces, las consecuencias de una actitud individual errónea pueden trascender hacia los ámbitos más generales. Por lo tanto, temas como este ameritan profundas reflexiones.
Cuando permitimos que las causas de un fenómeno que afecta a un determinado número de personas se oculten bajo el manto de la comunicación incompleta, de respuestas a medias, no hace falta una bola de cristal para saber que se generan insatisfacciones.

Perfeccionar nuestro sistema social incluye también elevar la cultura comunicativa, hacer que los espacios destinados al intercambio fluyan como es debido y que los canales creados para ese fin no estén mediados por comportamientos inconsecuentes. Cualquier persona que trabaje directamente con el pueblo tiene que estar preparada para transmitir información, responder interrogantes e incluso, aceptar críticas.

Este no es un llamado a justificar con argumentos superficiales aquello que no se hizo de forma correcta, pues la ineficiencia no tiene respaldo en las palabras, pero lo cierto es que, cuando el afectado da la media vuelta con la duda, cuando por falta de esa explicación oportuna se genera un estado de opinión negativo, de poco sirve reparar la falta, porque una buena parte del mal ya está hecho.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

sachiel dijo:

1

13 de abril de 2018

07:59:16


Están creados los canales pertinentes para el intercambio con el pueblo, sólo que no se usan como es debido por empleados y usuarios, en Cuba, y en el resto del mundo tambien.

fredy dijo:

2

13 de abril de 2018

13:14:29


no que esten los canales creados sino los respnsables de esos canales deben de estar actualizados y a la vez crear una visualizacion en el momoento que van a atender a algun usuario

Raul dijo:

3

13 de abril de 2018

19:40:37


Encantadora Leidy tu siempre produces esa sensación al leer tu artículo luego de la nostalgia que me produce tu silencio. Totalmente de acuerdo contigo en lo que planteas. El problema esta en la poca información que hay sobre a quien dirigirse para aclarar cuando un servicio no se presta, es decir el nombre de la persona y el telefono, y en caso de no estar esa persona debe de haber una alternativa para brindar la queja. Muchas solicitudes en el mundo moderno se tramitan por los canales que brinda el internet y los telefonos. Ademas, lo importante no es la explicación, sino la solución del problema o la modificación del problema. Ciertamente falta mucho en la cultura comunicativa...

Miguel Alvarez dijo:

4

13 de abril de 2018

22:04:24


Existe un ensayo de Albert Einstein,que se titula" por que socialismo",que opino ,todos debiamos al menos echarle una consulta

lisset silva dijo:

5

14 de abril de 2018

10:22:48


muy bueno este comentario, lo lei y profundice varias veces porque realmente nos decribio a nosotros en nuestro marco laboral. somos trabajadores publicos y varias de las fallas que se mencionan en este comentarios son las que estan mellando el buen funcionamiento comunicacional de nuestra entidad. el proximo lunes haremos una reflexion acerca de este comentario con todos los trabajadores proque realmente me parece muy favorable y decribe el actuar de el 95 por ciento de los servidores publicos que tenemos en nnuestra institucion. con comentarios como este es que se iran desenmascarando el actuar de varios funcionarios que no le gusta darle la cara a la poblacion.