ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

¿Cómo hablar del arte en Cuba sin mencionar a Rosita Fornés? ¿Cómo hacer un recuento de la vida cultural del país entre los siglos XX y XXI sin hablar de Rosita Fornés?

¿Cómo ser cubanos y contemporáneos si no contemplamos en nuestro imaginario y nuestra memoria colectiva la figura de Rosita Fornés?

¿Cómo decir que tenemos un arte lírico, una comedia musical, un teatro vernáculo, un teatro dramático, una canción nacional, un cine, un cabaret rutilante y universal y una vedette única e insustituible sin mencionar el nombre glamuroso y universal de Rosita Fornés?

¿Cómo antologar a las figuras más prominentes del siglo XX sin incluir el nombre de ella? Imposible.

¡Qué explosión de arte y alegría, de vocación cosmopolita y nacional se produjo en La Corte Suprema del Arte, de Monte y Prado, cuando aquella adolescente subió al escenario a entonar una canción española en el lejano 1938!

A partir de ese día, grande para el arte interpretativo en Cuba, las cosas se empezaron a definir antes y después de ella en el mundo del espectáculo.

Porque ella le supo imprimir a la música española ese ingrediente transculturado que la hacía sonar ibérica y tropical, sensual y colmada de salero.

Ella se inscribió en el hall de las estrellas cuando las otras pasaron fugaces, cuando no inadvertidas. Porque ella tuvo ese don especial y supremo que le dio la vida y que se consagró con la aprobación del más exigente y sensible gusto de su público.

¿Y cuál es su público? Fuenteovejuna, podríamos  gritar. Porque ella ha tenido el don de ponernos a todos de acuerdo en calificarla entre las más completas y talentosas artistas de nuestra época. Seamos honestos, estamos todos orgullosos de ser sus contemporáneos.

Porque ella nos ha dado una inmensa lección de arte, disciplina y permanencia, de calidad humana y resistencia frente a cualquier obstáculo que se le haya puesto en el camino. Estoy seguro de que cuando sintió que una piedra se interponía en su vida, la tomó en sus manos, la besó y dibujó en ella un arcoiris. Ella es una artista a prueba de fuego, como Alicia Alonso, con esas bridas tensas que la han llevado a cabalgar hacia el infinito y la posteridad.

Rosita Fornés se casó con su pueblo cuando era ya la novia de México; su corazón noble y resonante fue fiel a nosotros y nunca nos abandonó, ni aun en los tiempos difíciles, cuando se le cuestionaba por llevar en el pecho una cruz de diamantes.

Porque su refulgencia no radicaba en esa cruz, sino en su corazón de terrestre alegría, en su espíritu amoroso con su Patria.

No voy a decir aquí lo que ya todos saben. Que ella inauguró en Cuba la comedia musical con Mario Martínez Casado, el teatro lírico y la zarzuela con Antonio Palacios, el espectáculo de la noche habanera con la presea de su talento y su belleza sin par que la convirtieron en un símbolo de la mujer cubana de nuestra época.

Solo quiero decir que ella ocupará siempre un lugar único ahí donde la historia se tiene que rendir a la poesía: en la leyenda.

Y como a una leyenda viva, de carne y hueso, la homenajeamos a pocas horas del 11 de febrero, fecha de su nacimiento, con el repique de los atabales llegados de África, las castañuelas andaluzas y los pianos europeos con los que ella deleitó y seguirá deleitándonos a los públicos de Cuba y del mundo. Sea para ti, Rosita, este homenaje una muestra de nuestro respeto y cariño incondicional en tus 95 años de acumulación de juventud y talento.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Carlos Alberto dijo:

1

9 de febrero de 2018

07:04:49


Felicidades y GRACIAS por tu arte al servicio de tu pueblo. Ese es uno d Tus Grandes Premios. Salud y Eternos recuerdos. Gracias

Josefa Morales Jorge dijo:

2

9 de febrero de 2018

08:09:49


Muchas Felicidades Rosita en tu 95 aniversario, se que estas rodeada de todos los que te quieren y muchos en la distancia te acompañaremos, gracias ofrecernos tu arte y por estar a nuestro lado en la batalla

carlosvaradero dijo:

3

9 de febrero de 2018

09:11:37


Es cierto, no se puede hablar de cultura cubana sin mencionar a Rosita Fornes, la ùnica y gran vedette de cuba. Muchas Felicitaciones y mucha salud en este cumpleaños, el pueblo de cuba toda la adora!! Felicitaciones rosita!

Rendón dijo:

4

9 de febrero de 2018

09:39:18


Gracias, Barnet: Ud ha hablado muy bien, por todo un pueblo que venera y ama a nuestra Rosita.

Gustavo González Rodríguez dijo:

5

9 de febrero de 2018

09:59:36


Desde mi humilde rincón le envío un fuerte beso y un abrazo a mi Rosita Fornés, digo a mi Rosita porque como cubano la siento toda mía, desde ya le mando muchas felicidades por su cumpleaños, que cumpla muchos más. Muy bello el comentario literario de Miguel Barnet, no solo por su infinito amor a esta figura de la cultura nacional sino porque es una deuda eterna que nuestro pueblo tendrá con ella, Rosita ha sido a lo largo de su vida un ejemplo de mujer cubana de todos los tiempos, una patriota, una Mariana. Para Rosita toda la gloria del mundo, y como dice el poema !y nunca será suficiente!.