ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Concluidas las elecciones de los delegados de circunscripción, siguió la constitución de las asambleas municipales con la elección de sus presidencias, la actualización de los consejos populares y la conformación de las comisiones permanentes de trabajo. El proceso se articula con los pasos para elegir los delegados a las asambleas provinciales y los diputados a la Asamblea Nacional, y continuar así la conformación de los órganos representativos del sistema del Poder Popular, con la constitución de las correspondientes asambleas, la elección de sus presidencias y, en el caso de la instancia Nacional, la elección del Consejo de Estado y su presidencia.

Posteriormente también las asambleas provinciales y la Asamblea Nacional conformarán comisiones permanentes de trabajo, órganos que son vitales para el ejercicio de sus funciones estatales.

¿Qué tienen en común y qué diferencia las dos etapas de estas elecciones generales, la correspondiente a los delegados de circunscripción, y la de los delegados provinciales y los diputados?

En dos trabajos anteriores 1 insistimos en que en todos los casos eligimos representantes a los órganos de poder, para el ejercicio del gobierno estatal socialista de nuestra nación. Mucho hay que mejorar, pero la práctica confirma la validez de nuestro sistema, sus potencialidades.

Se divulga poco el trabajo de las asambleas y sus órganos. Podemos apreciar el énfasis creciente en el papel de sus comisiones permanentes de trabajo. Se insiste en la importancia de fortalecer el trabajo de control y fiscalización por parte de los diputados, delegados provinciales y municipales. Es estimulante ver cómo en intervenciones durante el trabajo en las comisiones de nuestros parlamentarios, reflejadas en los medios de prensa, expresan las necesidades, insatisfacciones y los problemas que identifican en el desarrollo de su trabajo cotidiano, y cómo proponen ideas para mejorar el desenvolvimiento de las distintas actividades, concretando en la realidad cotidiana el control y la fiscalización. Tenemos que consolidar la labor de gobierno, logrando que, además de controlar y fiscalizar, se involucre efectivamente cada vez más a los ciudadanos, y en particular a los interesados en el sentido socialista de desarrollo de nuestra sociedad, en la elaboración, implementación, ejecución, control y fiscalización de las políticas y acciones necesarias para nuestro desarrollo sostenible: esta es la esencia del autogobierno socialista, y avanzar en su materialización eficiente y eficaz es responsabilidad de todos los representantes a los órganos de poder.

El diputado y el delegado a cualquier nivel, no trabajan en sus correspondientes asambleas «defendiendo los intereses de sus electores» en un sentido estrecho; el contenido de su labor es mucho más que eso. Los tres tienen en común trabajar por lograr el funcionamiento eficiente y eficaz de nuestro Estado como instituto político específico, que por su esencia democrática es un espacio para la intervención de todos los ciudadanos, sin olvidar en momento alguno que tiene que garantizar el poder de los interesados en el desarrollo socialista durante la dirección de la actividad social, muy especialmente de la actividad económica. Comprenderlo es importante, en primer lugar, para que las diferencias entre los delegados de circunscripción, provinciales y los diputados contribuya efectivamente a ese funcionamiento, y no genere obstáculos, condiciones o causas directas de debilidades, insuficiencias y errores del sistema.

Las diferencias comienzan desde el proceso de elecciones, que ha tenido cambios desde 1976: los delegados provinciales y los diputados son electos sobre la base de propuestas de las comisiones de candidaturas que se constituyen en las tres instancias y trabajan estrechamente relacionadas. Desde 1993 son presididas por un representante de la CTC e integradas por representantes de las principales organizaciones de masas en cada nivel. Estas comisiones, para elaborar sus propuestas, deben realizar la más amplia consulta, partiendo de la que realicen entre los miembros de las organizaciones que las integran. Es importante que tanto las comisiones como todos los que sean consultados tengan plena conciencia de una responsabilidad «adicional» a la que tenemos en los barrios cuando proponemos a los candidatos a delegados de circunscripción: gracias al trabajo de estas Comisiones de Candidaturas nuestro sistema tiene la posibilidad de garantizar que la composición de las asambleas provinciales y la Nacional refleje lo más posible la composición social y la vida económica de las provincias y de la nación, algo a lo que hoy no se puede aspirar en las asambleas municipales. Esto constituye una importante fortaleza de estos órganos de poder estatal, para cuya realización hay que trabajar desde los primeros momentos del proceso.

Posteriormente, mediante la preparación sistemática de los que resulten electos, es importante lograr que comprendan y consecuentemente trabajen efectivamente como representantes a través de los cuales «las masas van a participar sistemática y regularmente en los asuntos del gobierno de la sociedad y en la discusión y solución de todos los problemas es­tatales»2, principio expuesto explícitamente por Raúl respecto a los delegados de circunscripción, válido para los electos a las tres instancias.

En cada municipio la Comisión de Candidaturas presenta a la asamblea electa en la anterior etapa, una propuesta de candidatos a delegados provinciales y una de diputados a elegir por esa localidad, en cuya composición hasta la mitad pueden ser delegados de circunscripción. La asamblea, en su condición de representante de los electores del municipio, cuyos miembros deben haber intervenido en las consultas de la Comisión de Candidaturas y en el análisis más profundo posible de los propuestos, aprueba definitivamente cuáles serán los candidatos a delegados provinciales y los diputados el día de las elecciones.

Y aquí tenemos otra diferencia, que es importante atender: los delegados provinciales y los diputados por los cuales deberemos votar no son conocidos todos por igual. Y es importante conocerlos, para elegir «el mejor y más capaz» conscientemente. Por eso, además de las síntesis biográficas que se colocan en lugares públicos –y debemos cada vez confeccionar con mejor calidad, brindando elementos en función de que estamos eligiendo representantes para nuestros órganos de poder estatal–, la ley permite desarrollar intercambios colectivos de los candidatos propuestos con los que serán sus electores.

A partir de las elecciones de 1993, en las que por primera vez los delegados provinciales y los diputados pasaron a ser electos directamente por los ciudadanos, se realizan estos intercambios, y deben hacerse cada vez con mayor rigor, sin formalismos. No se trata de reuniones para que los candidatos hagan promesas electoreras, como en los sistemas de la democracia liberal burguesa, por el carácter colectivo de nuestra labor de gobernar, esencial para lo que debe ser un representante en nuestro gobierno socialista. Ni pueden ser actividades formales de presentación, cuando más dando lectura a sus síntesis biográficas. Deben ser intercambios que permitan a los electores ganar elementos acerca de si esas compañeras y compañeros propuestos reúnen las cualidades personales para la labor tan compleja que deberán desempeñar: conducirnos para actuar en función de nuestras necesidades y del progreso de la sociedad en su conjunto, logrando que cada vez en mayor medida «nos gobernemos» como actores efectivos de nuestro proyecto social. No elegimos simples portadores de una «delegación», de un «mandato», sino líderes para viabilizar la intervención de todos en la dirección estatal de nuestra sociedad de modo tal que se consolide el poder de los interesados en el sentido socialista de nuestro desarrollo.

Luego, para fortalecer el funcionamiento cotidiano de las asambleas provinciales y la Nacional, tendremos que prestar atención a las diferencias entre estos representantes, y entre ellos y los delegados de circunscripción. Además de las que tienen que ver con el alcance de sus respectivos órganos, que llega en el caso de los diputados hasta la aprobación de Leyes e incluso cambios en la Constitución, es importante que no todos viven donde los eligieron: los delegados provinciales pueden vivir en otro municipio y los diputados en otras provincias; la Ley no los obliga a reunirse periódicamente con quienes los eligieron, ni a rendir cuenta periódicamente a los electores, sino, al menos una vez en el mandato, a las asambleas municipales correspondientes, y otras que no podemos detenernos siquiera a enumerar por limitaciones de espacio.

Pero lo más importante que debe guiar su labor es lo que tienen en común: que su desempeño en la dirección estatal es decisivo para que cada vez en mayor medida «nos gobernemos», como actores efectivos del proyecto social que mantenga y consolide nuestro socialismo próspero y sostenible.

Elijamos delegados provinciales y diputados con calidad y después continuemos preparándonos sistemáticamente todos, electores y representantes electos, para perfeccionar cada día nuestra participación, con deberes y derechos, en la labor de gobierno estatal.


1 Elecciones generales: ¡A elegir los mejores y más capaces! (I) (publicado el miércoles 19 de julio de 2017, p. 16), y Elecciones generales (II): la circunscripción en el Estado cubano (publicado el miércoles 23 de agosto de 2017, p. 16).
2 Raúl Castro: Clausura del Seminario a los Delegados en la experiencia de Matanzas, 22 de agosto de 1974.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Roberto Perez dijo:

1

3 de enero de 2018

00:57:19


Yo creo que en las reuniones de intercambio con los delegados provinciales y futuros diputados deberiamos preguntarle sus opiniones acerca de leyes existentes que a criterio de los votantes los benefician o perjudican y comprobar hasta donde ellos serian capaces de tratar de impulsar o cambiar leyes que realmente la poblacion este de acuerdo con ellas ( Ley de la vivienda, de la inversion extranjera y el cuentapropismo, las leyes que rigen la agricultura ect ect)

Henry Respondió:


4 de enero de 2018

10:20:35

...exacto, se debe intercambiar más con ellos, me parece una válida alternativa la idea de publicar autobiografías etc, pero sucede que no conocemos a todos, y se presentan casos en que nuestros delegados se convierten en mensajeros, y no es eso lo que necesitamos, es imprescindible que exista poder de gestión, al menos eso, ya que en la práctica no tienen poder de decisión..

ARPA1 dijo:

2

3 de enero de 2018

05:33:49


Estoy de acuerdo con Roberto, una cosa es reuniones de intercambio y otra es reuniones en la que se tenga en cuenta el criterio de la poblaciónacerca de las leyes y si jurídicamente no tenemos la cultura necesaria pues que se explique desde el punto de vista jurídico, los por qué y los por cuántos, pero si nuestra democracia es participativa, participación es una categoría que implica que el criterio de las personas sea tomado en cuanta para la toma de desiciones, no solo nos informen a través de los medios de prensa qué acordó la Asamblea Municipal, Provincial o Nacional. Otro elemento necesario para que nuestra democracia sea más transparente es un espacio de opiniones, denuncias, sugerencias en el que tengamos la oportunidad de expresar y que no sea al nivel de base, porque en la base si analizamos esta trayectoria desde el 76 para acá con todo el perfeccionamiento que ha tenido el sistema electoral cubano, que considero que es de los mejores del mundo en teoría, debemos crear un espacio en que la gente opine para que muchos delegados callados y administrativos que ocupan cargos aprendan a trabajar por el pueblo y no por el puesto. Por otra parte que el Delegado cuando se enfrente a sus electores en la rendición de cuentas no sea una lista de logos a nivel nacional, provincial y municipal, de actualización noticiosa y luego explicaciones a los problemas que planteamos en la edición anterior, lo que hace falta son soluciones, sino veremos un mutismo que es más peligroso que cuando todo el mundo emite valientente su criterio, opinión o propuesta; pues si la gente opina y discrepa es porque confía, si la gente calla hay que preocuparse, algo anda mal y el silencio no es la solución, por qué calla la gente? hay que pregutarse y responderse rápido. En mi rendición de cuenta pasada, el único planteamiento que se tomó y fue por alguien que habló que habían unos chivos sueltos de vez en cuando en la calle, será ese el problema de la comunidad? Por esa gente, que es el pueblo es por la que se trabaja. VIVA CUBA.

Henry Respondió:


4 de enero de 2018

10:59:26

...coincido bastante con su criterio, falta espacio para el debate, para elaborar propuestas, para el intercambio de ideas, más aún que pretendemos actualizarnos, no solamente se debe actualizar la economía, nos falta mucho por hacer en otros temas, he visto también versiones equivalentes al ejemplo de los Chivos. Lamentablemente en algunos casos cometemos el error de interpretar una autobiografía como capacidad para representar, y no siempre es así, a pesar de que nuestro sistema lo tiene casi todo instituido y previsto, y los elegidos son personas muy integradas. Sin embargo, en los espacios disponibles que existen para el intercambio ( en caso de que estos se realicen) es evidente que los planteamientos no son de interés comunitario o carecen de importancia, no hay nadie tomando nota, nadie presenta por escrito los planteamientos anteriores, incluso a veces la presencia personal deja mucho que desear. Considero que nuestros delegados deben conocer de punta a cabo nuestro barrio, fortalezas debilidades etc, y debe llegar el momento en que sean considerados como la máxima autoridad, con potestad para pedir cuentas a los organismos de su radio de acción e igual jerarquía en frente de sus electores, en fin, debemos apoyarnos más en el diseño de nuestro sistema si queremos un desarrollo sostenible, que no solo debe ser económico, también debe ser en el terreno político. Cuidado con los que no participan, cuidado con los que permanecen callados, o peor aún, con los que siempre mueven la cabeza de manera afirmativa, eso lo tenemos que erradicar para que nuestro gobierno funcione con todos y para todos.

Jesus P. Garcia dijo:

3

3 de enero de 2018

15:19:56


Roberto, nada de esto está prohibido. De hecho, durante la primera experiencia de este tipo de intercambios en 1993, nos hacían preguntas como esas. No se trata de hacer promesas electorales, se trataba de intercambiar, las personas nos preguntaban para saber como pensábamos, sobre nuestro trabajo en las profesiones respectivas, como valorábamos las situaciones, nacionales e internacionales y fueron intercambios muy provechosos, verdaderos diálogos de mutuo provecho para los candidatos y los electores.

Jesus P. Garcia dijo:

4

4 de enero de 2018

16:58:13


Creo que hay dos cosas que se deben distinguir, aunque son parte de un mismo funcionamiento. Una cosa es el intercambio ahora con los candidatos, a lo que hacía referencia el primer compañero, y otra son las reuniones de rendición de cuenta. En los intercambios que vienen ahora, lo importante debe ser ganar elementos acerca de los compañeros propuestos, conocerlos mejor, para votar conscientemente por los que apreciemos tienen las condiciones para que con ellos podamos llevar adelante el trabajo en las Asambleas Provinciales y Nacional: ellos integrarán las Asambleas si son electos, intervendrán en los análisis, elaboración de políticas, implementación y control de ellas, interactuando con los electores . Por eso comentaba que lo que decir Roberto no estaba excluido de lo posible, e incluso importante: pedirle sus opiniones a los candidatos acerca de diversos temas, dialogar con ellos, puede ser útil, porque puede darnos una idea de cómo se van a manifestar si son electos, al participar en los debates de sus respectivas Asambleas y hacernos a nosotros parte de esa labor, que es lo estratégicamente importante. El otro tema es el de las Reuniones de Rendición de Cuenta, sobre lo que se ha publicado pero debemos insistir sistemáticamente. Esas reuniones tienen que ser el espacio para intervenir todos, de forma colectiva, en la labor de gobierno estatal del país, criticando, proponiendo y comprometiéndonos a ser parte de las soluciones, sin limitarnos al bache, el pan o el ejemplo de los chivos sueltos que pone el compañero. Pienso que desde ahora que acabamos de elegir los Delegados de Circunscripción, hay que empezar a prepararnos todos para esto, Delegados y Electores.

CUBANO 100 % Respondió:


5 de enero de 2018

06:01:19

Muy profesional su explicación desde el punto de vista teórico e ideal, pero una cosa es teoría y otra es práctica, una cosa es ideal y otra es lo real, sus palabras técnicas indican que usted tiene mucha experiencia sobre el tema, todo indica a que lo ejerce como un profesional de estos órganos. Pero hay mucho que debatir sobre la práctica de todos estos aspectos y aqui todo está relacionado, el delegado puede ser el mismo Presidente de la Asamblea Provincial, es decir que en cualquier circunscripción puede pasar lo de los chivos y además muchas personas calladas que no emitan su criterio porque ya han hecho varios planteamientos que no lo afectan personalmente, sino que es algo generalizado y no se le ha dado ni siquiera una explicación en el mejor de los casos, eso lo he visto y vivido, hay que ser realistas y ir de verdad a los problemas de cada comunidad, por supuesto que me interesa si en Candelaria se hizo un nuevo parque infantil, pero me preocupa que en La Palma el que está, se encuentra en mi circunscripción y está bien cuidado, bien atendido por Comunales y hay ofertas para los infantes. Que bueno en Bayamo hicieron un nuevo hospital, pero en Manzanillo, Pilón, Guisa se remodela el que tenemos y se le incluyen más servicios, se gradúan nuevos profesionales de diferentes especialidades, me molesta que por una razón u otra sea municipal o decisión ministerial se cierre o se le cambie la categoría a esa institución de salud y pasan cosas así, se plantean y nadie responde, ni siquiera se explican. Acaso el Ministro e Salud puede cambiarle la categoría a una institución sin contar con la comunidad (municipio en este caso) y no dirigentes, sino pueblo, para que se entienda, se toman decisiones que no son consultadas y afectan a toda una población de miles de habitantes. Si alguien en este espacio como ARPA1 mezcó dos cosas, pues creo compañero que es porque casi todo está entrelazado, concatenado y nada es ajeno. Lo importante es que se entienda el mensaje como lo hicieron algunos compañeros con sus palabras de pueblo, de afectados. Un abraso a todos VIVA CUBA LIBRE, SOBERANA E INDEPENDIOENTE. POR UN SOCIALISMO PRÓSPERO y SOSTENIBE. POR NOSOTROS Y PARA NOSOTROS MISMOS Y PARA EL MUNDO.

ARPA1 dijo:

5

5 de enero de 2018

06:11:48


Coincido totalmente con el compañero Henry en sus respuestas a criterios y no porque haya apoyados mis palabras, sino porque son diáfanas y transparentes. Apartadas de tecnicismos justificativos. Es verdad está instituido y legistaldo que el Delegado, Presidente de Consejo popularo representante del Gobierno a todos niveles es la máxima instancia, pero en la práctica es otra la realidad; nada se puede hacer sin la aprobación del nivel superior, aunque afecte a quien afecte, entonces creo que hay que rcetificar varias cosas sobre estos temas en la prácica no desde la teoría o el buró.