ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Si nosotros mismos podemos destruir el Socialismo, como nos advertía Fidel, ¿cuáles son los escenarios y las formas en que puede darse esa destrucción? Es una pregunta necesaria si queremos salvarnos de nuestros errores o egoísmos.

La corrupción con sus múltiples cabezas y tejidos se nos presenta como una amenaza que no se limita al plano económico, sino que incluye el desvío de una ética, que deja de servir a los demás para ser sustituida por el desenfreno de intereses propios.

Para enfrentar la gravedad de ese asunto es preciso revisar la advertencia que nos hiciera el Doctor Armando Hart cuando señalaba que el mayor problema del Socialismo del siglo XX había sido separar la cultura de la política. La cultura está asociada a la libertad y a la justicia; y la política, en la mirada martiana, «es el arte de hacer felices a los hombres».

¿Puede concebirse un socialismo liberador que no convierta la política en un acto de cultura donde la dignidad del hombre sea la ley primera como quería Martí? Para que eso sea posible el amor tiene que ser el centro de la política como también advertía el Che Guevara.

Las reformas económicas que traza el país tienen impacto en la vida de las personas. Por una parte, se abren brechas económicas a las que hay que prestar atención. Tales diferencias pueden vulnerar el consenso o la unidad en un escenario de mayor diversidad. Con los sectores que alcanzan mayores ingresos, además de pagar impuestos habría que estimular que se involucren más en el desarrollo comunitario y enriquezcan los sentimientos de solidaridad en la solución de problemas sociales.

Los enemigos de la Revolución tratan de convertir al sector privado en espacio de presión contra el Socialismo. Por eso nuestra política debería encaminarse siempre, y cada vez más, a ser territorio de creación y de participación ciudadana efectiva.

Una compleja y silenciosa batalla se libra en el terreno de los símbolos. La base económica puede ser socialista y en la conciencia pueden ganar espacio ideas antisocialistas o indiferentes al proyecto emancipatorio.

¿Cómo saber lo que piensan los jóvenes y al mismo tiempo estimular en ellos un mayor protagonismo? ¿Qué relación hay entre los jóvenes y las ideas socialistas? Cae sobre ellos todo el desbarranco de la ideología de la seducción del capitalismo, pero tienen el talento y la posibilidad de llevar el Socialismo en el corazón y en el pensamiento.
La burocracia, el dogmatismo, la mediocridad, el formalismo con su zaga de simulaciones, la falta de sensibilidad ante los problemas de las personas, son caldo de cultivo que se vinculan a otros errores y minan el camino de la Revolución.

Podemos destruir el socialismo nosotros mismos, pero también podemos hacerlo crecer, avanzar hacia el futuro. El trabajo de las ciencias sociales, los resultados de maestrías y doctorados, los estudios de centros de investigación, la cultura que emana de la academia y la que surge del pueblo, esa que cabe en el proverbio: «Nadie sabe más de la olla que el cucharón que la menea», todo al servicio de la política que defienda al Socialismo donde el hombre no sea jamás la cifra fría, sino el sueño individual en la felicidad colectiva.
 
*Profesor de la Universidad Jesús Montané Oropesa. Isla de la Juventud.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Liborio Criollo dijo:

1

13 de diciembre de 2017

09:58:31


Excelente artículo. Solamente añadir que la burocracia es en esencia contrarrevolucionaria y que toda actividad económica estatal debe ser institucionalizada (el turismo al mintur, la construcción al micons) y sujeta sin excepciones a la fiscalización pública, la contraloría y rendición de cuentas al parlamento. También deben ser transparentes en sus ingresos y uso de recursos las organizaciones de masas, informar y pedir criterios a las bases. Los que saben, entenderán porqué digo esto. Los que no saben, no entienden aún en qué Cuba viven.

PABLO dijo:

2

13 de diciembre de 2017

12:58:33


Estoy de acuerdo con el compañero en su analisis.soy un ciudadano español que visita cuba asiduamente y defensor de la revolucion cubana.SALUT Y REVOLUCION

Yaliana Alcime Caser dijo:

3

13 de diciembre de 2017

13:25:42


nosotros tenemos que luchar por nuestra patria y por que quiten el bloque que no solo afecta a Cuba si no a todos aquellos paises que quieren comercializar con nuestra patria y Cuba es un pais unido y soberano

Portuario dijo:

4

13 de diciembre de 2017

15:40:19


Muy interesante su artículo, me gustó mucho.Debemos preservar lo alcanzado hasta ahora, pero la tarea no es facil, practicamente vivimos en dos Cubas, una la del dia a dia, las guaguas, la alimentacion, etc, etc, etc y la otra, la que queremos todos que sea nuestra bella Patria, para lograr hacer una sola...no han sido suficientes 58 años, necesitaremos muchos mas....el egoismo se ha enraizado muy profundamente entre nosotros

afeijoo dijo:

5

14 de diciembre de 2017

10:47:13


Buen esenario para sus preguntas y aceptables comentarios, preocupante la indolencia y la corrupcion ,creo en años hemos perdido 50, y sera a mi modesta opinion muy dificil recuperar estos valores que nos empañan.