ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

La doctrina de la «resistencia no violenta», conocida también como «golpe suave» o «desafío político», constituye una forma moderna de subversión imperial, un modelo más sofisticado de desestabilización política contra estados soberanos, considerados por el Gobierno de Estados Unidos como adversarios.

Esta novedosa doctrina subversiva genera un complejo entramado de hilos virtuales, que autores y medios informativos conectan con diversos conflictos y procesos de desestabilización interna ocurridos en diversas naciones a partir de los años 90, algunos de los cuales han sido bautizados como «revoluciones de colores» o la «primavera árabe». Esta doctrina intervencionista liderada por Estados Unidos ha dejado también su impronta en países latinoamericanos como Venezuela y Cuba.

La «no violencia» maquilló la sedición en la Europa del Este en los 80. Los ideólogos del neoconservadurismo estadounidense no descuidaron detalles en aquella acometida que dio al traste con el socialismo europeo y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. La instigación contrarrevolucionaria después de 1981 adoptaría abiertamente el financiamiento de instituciones y agencias millonarias dentro de Estados Unidos y Europa Occidental y la manipulación masiva de organizaciones no gubernamentales (ONG) creadas dentro de los países socialistas.

Como gran paradoja, la instigación de estos actos de intimidación y desobediencia civil se esgrimirían supuestamente para «democratizar el mundo en defensa de los Derechos Humanos». En esto radicaba la cínica singularidad del Proyecto Democracia, que mientras promovía la subversión y la guerra económica, aprovechaba los errores político-económicos internos de esos países, agudizaba la hostilidad, promovía la traición y el ascenso de la contrarrevolución al poder, contribuyendo al desplome del socialismo.

De aquella doctrina surge en 1983 el Albert Einstein Institution (AEI), en Boston, Estados Unidos, «obra» del ideólogo anticomunista Gene Sharp, con un novedoso esquema de «lucha política» ampliamente utilizado contra el socialismo europeo y la URSS. Se trataba de nuevos métodos de desestabilización abierta, bajo una supuesta bandera de no violencia, pero diferenciados de los tradicionales conceptos de «pacifismo y desobediencia civil».

El naciente AEI fue diseñado para elaborar y enseñar teorías y estrategias para derrocar gobiernos, enfocando su atención en el entrenamiento de jóvenes como elementos de movilización y choque sedicioso en las calles, siguiendo la agenda de Washington, y creció con asignaciones de la National Endowmend for Democracy (NED), canalizadas a través del Instituto Republicano Internacional (IRI), creado junto a su homólogo el Instituto Demócrata Internacional (IDI).

Sharp organizó el «Programa sobre las Sanciones No Violentas» en la Universidad de Harvard, donde transformó el uso de nuevas técnicas de desobediencia civil con un perfil intervencionista más agresivo. Según Sharp: «La acción no violenta es un medio de combate, tal y como es la guerra. Incluye el pareo de fuerzas, y el librar batallas requiere de una sabia táctica y estrategia y demanda de sus soldados coraje, disciplina y sacrificio».

Esta técnica tiene por base una copiosa literatura, de libre acceso en internet. Dos de estos libros fundamentan los 198 métodos de «desestabilización interna» y otros conceptos, expuestos por Sharp en De la Dictadura a la Democracia [1] y

El rol del poder en la lucha no violenta [2], en el que exalta el empleo de la «protesta y persuasión», a las que denomina acciones simbólicas, como paradas, asambleas, mítines, marchas y vigilias. Hace un llamado a la «no cooperación con el adversario», como la huelga y el desabastecimiento en sectores privados, y la llamada «intervención no violenta» que acrecienta la intensidad de la provocación, convocando a obstruir calles y avenidas, «ocupar pacíficamente» instituciones oficiales y otros actos de irrespeto a la autoridad, para propiciar una respuesta represiva y el encarcelamiento, enfatizando el apoyo mediático.

Según otros trabajos consultados, esta capacidad para promover la protesta, la indocilidad o la desobediencia civil se asienta en tres factores: 1) El financiamiento de agencias e instituciones para el sostenimiento de estos movimientos. 2)

La participación de ONG –entiéndase partidos políticos, organizaciones y sindicatos, medios privados de comunicación y prensa de derecha– los que desempeñarán un importante rol organizativo y de dirección. 3) Un fuerte nivel movilizativo, tanto en la dirección de sus «centros» de preparación como en la conformación de grupos de choque entre estudiantes, profesionales o mercenarios a sueldo, que tendrán el peso principal en enfrentar la posible represión e implantar el caos y la violencia en las calles bajo la bandera de la «democracia».

Según Sharp, «…la represión es una respuesta esperada… el grupo de acción tiene que desafiar la represión […] una represión más dura, puede incrementar, lejos de reducir, la resistencia y hostilidad al régimen […] la violencia de la represión puede alienar el apoyo al adversario».[3] Contradictoriamente a este juicio, las acciones contrarrevolucionarias en la República Bolivariana de Venezuela causan mucho más muertes y heridos en las filas de los manifestantes que apoyan al gobierno, convertidos en blanco de criminales armados pagados por la oposición, lo que revela la naturaleza fascista de esta doctrina golpista a la que es sometida esta revolución latinoamericana.
 

LA  VOLUNTAD DEL PUEBLO Y SU LÍDER HISTÓRICO FIDEL CASTRO RUZ

Muchos consideraron en occidente en 1991 que la Revolución Cubana no sobreviviría al desplome del socialismo europeo y la URSS. En solidaridad con esta percepción, la CIA declaró poco después: «…existe una oportunidad mejor que nunca, para que el gobierno de Fidel Castro caiga en los próximos pocos años…».

El imperio endureció el bloqueo económico para acelerar esa caída y la Sección de Intereses Norteamericanos (SINA) en La Habana acrecentó sus actos ilegales, mientras el gobierno estadounidense toleraba todas las formas de terrorismo contra Cuba desde sus fronteras, estimulaba la emigración ilegal y fortalecía los grupúsculos internos mediante asignaciones de medios y recursos técnicos. Crecían las campañas mediáticas instigando el desánimo y la desestabilización. La economía cubana sufría enormes daños mientras comenzaba una difícil etapa de sacrificio y abnegación para el pueblo en la que se recrudecían las terribles condiciones del periodo especial.

Mientras esto ocurría, la SINA introducía a través de su valija gigantescos envíos de literatura contraria a la Revolución y creaba tres flamantes «Centros de Recursos Informativos» dentro de su sede diplomática, donde se entrenaban también cabecillas y grupos mercenarios internos en programas de enseñanza dedicados a la lucha «no violenta», «liderazgo» y «periodismo independiente».

Pero la engañosa «resistencia» nunca tomó por sorpresa a los cubanos. El AEI había iniciado desde 1996 sus contactos sediciosos con diferentes grupos terroristas de la mafia anticubana de Miami, a los que ofreció entrenamiento. Sharp brindó talleres y conferencias y concedió una entrevista en vivo a la mal llamada Radio Martí en 1997. En 1998 organizó en Boston un «taller científico» para activistas cubanos y publicó cuatro trabajos periodísticos sobre la «migración ilegal cubana», presentándola como un nuevo método de acción «no violenta» contra Cuba.

Paralelamente introducía en Cuba literatura subversiva enmascarada a través de emisarios extranjeros que abastecían de dinero y materiales a los mercenarios internos. Eran textos de estudio del AEI para impartir clases de «desobediencia civil» en viviendas de cabecillas, amenizadas con las «experiencias» de algún renegado llegado de Europa Oriental, pagado por Freedom House. Estos actos violatorios de la ley y el orden público, tuvieron presencia en Cuba a principios de los años 2000, con la anuencia de la SINA. Eran generalmente acciones aisladas de grupos contrarrevolucionarios, sin apoyo popular, autodenominadas «vigilias, marchas, conferencias de prensa, clases de desobediencia civil y planes de ayuno», estos últimos, convertidos en ridículas pantomimas.

Algunas de estas provocaciones se planificaban en la vía pública, aprovechando la masividad de alguna festividad social o religiosa, para tratar de engañar a la población, ajena a estos propósitos. Su intención era desafiar a la Revolución y provocar una respuesta desmesurada por parte de las autoridades, atraer la atención de la prensa extranjera en una suerte de show propagandístico internacional, especialmente dirigido a Miami. En este artilugio subversivo los diplomáticos yanquis hacían acto de presencia en apoyo cómplice con estos transgresores.

El pueblo cubano no cedió ante la provocación. La denuncia pública y la firme actuación, basada en una estricta legalidad y racionalidad política frustraron entonces aquella patraña. Pero la subversión tiene muchos rostros que trazaron nuevos derroteros de lucha en esta última década. Queda aún un largo trecho en este combate. Sus argumentos serán demolidos, como nos enseñó el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

 
*Director del Centro de Investigaciones Históricas de la Seguridad del Estado

[1] Sharp, Gene: De la Dictadura a la Democracia, EE.UU., 4ta edición, mayo, 2010.

[2] Sharp, Gene:  El rol del poder en la lucha no violenta, Foro de Pensamiento Árabe, Ammán, Jordania, 15 y 17 de noviembre, 1986.

[3] Obra citada, página 3.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Daniel Fuentes Almaguer dijo:

1

13 de diciembre de 2017

12:45:17


No por gusto una de las primeras medidas de la Revolución ,fue la gran campaña de alfabetización, era necesario acabar con el analfabetismo , un pueblo culto jamás podrá ser vencido ,jamas podrá ser engañado ,ese dialogo de Fidel con el pueblo ,diciendo claro las verdades,nos enseñó el camino,el caminbo que nunca vamos a perder,contra el golpe suave ,está la guerra de todo el pueblo, la verdad popular, que no podemos dejar de escuchar, no nos dejaremos engañar, pero debemos todos los días hacer para que no nos puedan engañar ,debemos hacer Revolución todos los días ,haciendo las cosas bien, construyendo el modelo que queremos los cubanos,tratando de que todos se sientan bien y podamos apreciar que lo que hacemos está bien.

emilio Fernández lobeiras dijo:

2

14 de diciembre de 2017

10:30:58


La SINA u oficina de intereses de USA, centro de recolección, análisis y clasificación, de información de datos. Tienen historia, asociada a la USID, CIA, no sólo en Cuba, en cualquier Estado del mundo, dónde haya consulado o embajada de USA...seria interesante hablar sobre la SINA..dejo espacio para futuro comentario...

emilio Fernández lobeiras Respondió:


15 de diciembre de 2017

03:18:08

Es evidente que todos los "planes", para derrocar mediante la violencia , y por acciones, terroristas, no solo fracasaban, si no que eran puestas al descubierto, por La Revolución Cubana. América, comprende que el ejemplo Cubano es justo, y se suceden a la par, movimientos de liberación antimperialistas, regionales, como en Venezuela, Nicaragua, Chile, Argentina, Panamá, Ecuador, Brasil, Bolivia, y más países. Peligra el dominio imperial de USA en la OEA, y del bloque latinoamericano en la ONU. Sus analistas, comprenden, que " viejos tiempos" de fracasos, no pueden ser empleados, en estos nuevos tiempos....La CIA, gira 180 grados la politica, a otra más blanda y edulcorada, como bien plantea, Hevia, y un recién articulo de Elier Cañedo, en el cual plantea el concepto de "guerra cultural"...

DIONIDES dijo:

3

15 de diciembre de 2017

09:51:58


MUY OPORTUNOS, SOLIDOS Y ESCLARECEDORES ESTE Y OTROS ARTICULOS PARA NOSOTORS LOS REVOLUCIONARIOS Y MILITANTES. sERIA OPORTUNO PREPARAR A LOS NUCLEOS Y A TODO NUESTRO PUEBLO SOBRE ESTAS TENDENCIAS CONTRARREVOLUCIONARIAS.

gaston smud dijo:

4

15 de diciembre de 2017

17:36:24


Jesucristo de nazaret tambien lucho pacificamente por los derechos y la dignidad de los pobres cuando repartio los panes y los peces.

emilio Fernández lobeiras dijo:

5

16 de diciembre de 2017

04:24:50


La palabra de orden, del"Imperio USA", es la de "guerra cultural", " llamado a la creación, de la resistencia blanda", como bien dice Hevia, a la par que continúa o continúe "el bloqueo criminal". El AEI, el "Think tank", pentágono, CIA, y otras plataformas de penetración, y especialistas en planes, y tecnología desestabilizadoras, ponen en marcha, a partir de principios de la década de los noventa, y coincidiendo con crasos errores, cometidos por la antigua Ex-URSS, por su último secretario general M.Gorbashov, y pérdida de contrapoder, frente al imperio USA. Por ese debilitamiento del movimiento social europeo, surge en Cuba el llamado " periodo especial", pero seguimos ahí, sin cambiar "etiquetas", demostrando con el paso del tiempo, que el sistema politico, y genuino cubano, es auténtico, no somos "satélites" de nadie. La Revolución Cubana, es un compendio de lucha de liberación, mambisa primero, de soberanía a posteriori...continuaré