ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Es una hoja de papel, en ella una pequeña foto y debajo, los momentos más importantes que han marcado una hermosa trayectoria. Solo eso, no hay shows televisivos, ni pancartas lumínicas inundando las calles, no corren los millones tras bambalinas. Nuestros candidatos se presentan como lo que son, gente de pueblo. No necesitan de una fortuna para pagar ejércitos de asesores y toda clase de parafernalias, porque en el sistema electoral cubano a un candidato le basta con el mérito.

Recuerdo eso desde niña. Siempre me gustaba acompañar a mis adultos el día de la votación y me sorprendía cuando podía reconocer en un mural el rostro de algún vecino, de un amigo de la familia o de cualquiera de las personas con las que a diario me cruzaba en el barrio. Cuando preguntaba el porqué de que su foto apareciera allí, mi abuela solía explicarme: «Es que esa y otras personas han sido propuestas para una tarea muy importante y hoy vamos a decidir entre todos quién la cumplirá finalmente».

No pasó mucho tiempo para que me hablaran en la escuela de la Constitución, del delegado y del sistema electoral de mi país. Entonces pude comprender cuán importante era esa tarea de la que hablaba mi abuela y me sentí muy orgullosa la primera vez que llegué hasta el colegio, pero no como acompañante, sino a ejercer mi derecho al voto.

Lo cierto es que, desde edades muy tempranas todo cubano aprende la importancia de un proceso electoral y la total transparencia que caracteriza al nuestro en cada uno de sus pasos. No es difícil entenderlo, cuando el acto de nominar parte de una asamblea pública, entre vecinos. Todos tenemos derecho a proponer y ser propuestos, no hay montaje, nada está escrito. Muchas veces ni siquiera imaginamos que esa persona por la que alzamos la mano en señal de aprobación, puede llegar incluso a ocupar un escaño en el Parlamento cubano.

No es nada complejo discernir lo tortuosas y enrevesadas que son las campañas electorales en el seno del capitalismo. Toda estrategia para desmoralizar al contrario es válida, los partidos opuestos se arrancan mutuamente la piel, y los más edulcorados y elaborados discursos son difundidos con el objetivo de construir un candidato ideal. Sin embargo, el fin de la historia es siempre el mismo, lo prometido en campaña se esfuma, las grandes masas vuelven a ser silenciadas porque dejaron de ser útiles y como es el dinero quien manda, el político estrella se puede transformar en un títere de intereses oligárquicos.

Cuba ha decidido mantenerse lejos de esos circos. Tal vez sea eso lo que no nos perdonan nuestros detractores, pero desde la nominación a la elección no median falsas promesas ni intereses económicos de una clase dominante, sino el poder del pueblo, que como bien dijo Fidel, es el único capaz de seleccionar con madurez y propiedad a quienes lo representan.

No resulta casual el hecho de que nuestros colegios sean las escuelas, consultorios médicos, otras instituciones creadas para el pueblo e incluso casas de familia. Allí nos reciben los integrantes de las mesas y otras autoridades electorales que, aun siendo del más alto nivel en relación con su cargo, pueden ser un maestro, una enfermera, un bodeguero o un ama de casa. No radica en lo material su mayor retribución, sino en el entendimiento de cumplir una tarea de la más alta envergadura, pero bajo el principio de la sencillez y la humildad sin perder la solemnidad del momento. Junto a las urnas, rostros inocentes que, orgullosos, saludan de igual manera a todo aquel que llega para ejercer su derecho.

Son esos detalles los que hacen del acto de votar para el cubano, un ejercicio de genuina democracia, una prueba sincera de la confianza depositada en el sistema que enarbolamos.

Por mayor que sea su empeño, no pueden los enemigos de la patria ensombrecer estas verdades.

Ya nominamos, ahora es tiempo de elegir y por eso, asistiremos a las urnas porque es nuestro derecho y así lo hemos defendido. Asistiremos porque es también una forma de expresión, de decirle al mundo que vamos por el camino correcto.

El próximo día 26 viviremos una jornada decisiva, sumamente importante para el futuro del país. Es innegable que extrañaremos el momento en que la televisión nos presentaba al Comandante en Jefe ejerciendo su derecho, como todo cubano. Será imposible no recordar sus conversaciones con los miembros de la mesa, el saludo que solía responder a pioneros o la manera cariñosa en que les colocaba las manos en la cabeza. Pero también es innegable que nos acompañará, porque fue el artífice de un sistema electoral donde la última palabra siempre la tuviera el pueblo.

En los días que nos quedan por delante hasta esa jornada, detengámonos una vez más a releer esas hojas sencillas en las que, tengámoslo por seguro, hay mucho más que biografías y una foto, allí descansa una institución, la célula del sistema político cubano, la más genuina expresión de que en los escaños de las asambleas municipales, provinciales o el propio parlamento, no se sienta un hombre, una mujer, se sienta todo un pueblo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

NLG dijo:

1

17 de noviembre de 2017

09:58:26


Leidys, siempre que te escribo algo a tus estelares artículos te repito una palabra "oportuna". Es momento de crecerse en estas elecciones y dar un trato diferenciado y cumplimiento al pie de las letras a la Ley 72 (Ley Electoral). Te cuento: Recientemente yo estaba en una bodeja y llegaron dos jóvenes (muchacho y muchacha) de apenas unos 19 años cogidos de las manos con mucho amor y cuando vieron el mural donde aparecian las biografias de los candidatos dijeron: Mira ya están divulgando a los precandidatos, y se soltaron de las manos para leer mejor, entendí que era como para dedicarles ese momento con mucha atención a la Patria y que con la juventud hay que contar, eso me conmovió.

Ángel Parra dijo:

2

17 de noviembre de 2017

10:28:03


Gracias Leydis, por tu artículo tan explícito sobre las elecciones Cubana, que mucho en el mundo exterior desconocemos. Felicitaciones al pueblo cubano por poder disfrutar de la verdadera democracia proletaria. Decía el Camarada Enver Hosa: La democracia verdadera es la democracia proletaria. En RD se hace alarde de que tenemos una democracia ejemplar. Pero es una Denocracia Representativa, a diferencia de la Democracia Participativa que se practica en Cuba. En EEUU, se ufanan de ser los campeones del modelo de democracia, pero EEUU práctica la democracia más Arcaica que existe ellos usan la Democracia Republicana, donde la minoría puede elegir su presidente o representantes, mediante el famoso Voto Electoral,no voto popular, como definen los Diccionarios Modernos. En RD, por ejemplo , solo pueden ser elegidos los Ricos ,o aquellos Candidatos que proponen los partidos Ricos que pueden costear las costocisimas y multimillonarias campañas electorales. Para eso se invierten mucho millones, por supuesto ese dinero luego es recuperado con los sueldos de lujo que ellos mismos se aprueban en Asamblea entre ellos,los sobornos y prebendas que obtienen en sus cargos. Y luego no se cumplen las promesas hechas a los electores, ni se legisla a favor de ellos, a los de abajo no se le puede aprobar aumento de un salario mínimo de miceria, pero ellos justifican los aumentos de salarios desorbitados, para ellos con la simple excusa de que así no tienen que robar. Qué Democracia? Se trabaja para servirse. No para servir al pueblo que lo eligió. Qué democracia preferímos?

oscar R Lopez dijo:

3

18 de noviembre de 2017

03:15:41


Mi gran Admiracion! Por Estoica Proesa en Auto Governarse en los desafios que el capitalismo les acecha.y resistirlo! Les hace digno(as) en su libre alvedrio de escoger las alternativas de conduccion en la eleccion de sus representantes. Felicitaciones por su alto grado de educacion Politica y el Campo Cientifico. y su auto determinacion en Su Desarrollo Social Humano. Ejemplo y Esperanza de Ustedes para el Continente Americano. Y Siempre en Gran Solidaridad con Ustedes. ADELANTE!!!

Raul dijo:

4

18 de noviembre de 2017

12:35:36


Ay Leidis que belleza de articulo, no se de quien enamorarme mas... Lastima que tantas cosas feas y falsas se digan sobre el sistema electoral cubano en los medios extranjeros y cubanos independientes. Hacen falta muchos articulos como el tuyo para desmentirlos. Gracias.

Tamara dijo:

5

20 de noviembre de 2017

14:02:30


Diría que este artículo es interesante, solo eso, interesante. Nada nuevo veo en él aunque está delicadamente escrito. Cada uno es libre de plasmar las ideas que quiera, porque es eso, de opinión, pero imagino podía haber sido un poco más atrevido.