ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Proteger nuestra economía debe ser el onceavo mandamiento de los cubanos. Los documentos emanados de los dos últimos congresos del Partido poseen la primordial interpretación de que robustecer su cuerpo es imprescindible para cualquier salto adelante en la mejoría material de la nación.

Tales pautas, guías de acción en el trabajo cotidiano, fueron analizadas, discutidas y puestas en consideración práctica por decenas de miles de colectivos laborales. Si en ambos instrumentos teóricos de aplicación cotidiana se exhorta a incrementar la eficiencia, la productividad, el ahorro; a valorar el tiempo en función de su utilidad económica inherente, ¿cómo es posible que en numerosas entidades continúe inobservándose la premisa esencial de respetarlo como elemento medular del cual parte todo provecho?

A través de innumerables comentarios en todos los medios, la prensa ha fustigado el problema de los cambios de turno en rutas de transporte, oficinas, gasolineras o disímiles dependencias, redes o sistemas. Lamentablemente, ponemos el punto sobre la i, señalamos; pero a la larga no sucede nada.

Y no ocurre nada, en verdad, porque ni las administraciones, ni las estructuras gremiales ni los núcleos partidistas de dichos sitios juegan el papel que les corresponde y que –justo sea decirlo ahora– se les recuerda (en cada reunión) por sus dirigentes a nivel provincial o nacional, la CTC, el Partido… Eso bien lo sabemos quienes nos encargamos de cubrir asambleas, plenos, en fin.

Aquí todo está escrito, consignado, delineado. Cuando no se hace lo correcto es debido a fallas a niveles internos, a la omisión por las direcciones de lo establecido. Culpar a un orden superior por los errores cometidos en la base no guarda mucho fundamento, por poco serio e ilógico. Al contrariar lo indicado, además de molestar y perjudicar al pueblo, solo se consigue robarle tiempo al desarrollo de la nación.

Además de los temibles cambios de turno, afrontamos otras vicisitudes. Entre las de reciente data, al menos en el entorno donde vivimos (Cienfuegos), figura la de «Cerrado por fumigación».

La necesaria batalla contra el mosquito tampoco puede entorpecer la otra lucha frontal, la lucha por obtener ingresos, moneda, cambio corriente, inyección de energía para las venas abiertas de la economía cubana.

Las direcciones de las tiendas recaudadoras de divisas, cerradas en catarata a lo largo del bulevar cienfueguero cuando los fumigadores hacen su imprescindible tarea, deben tender puentes de comunicación con quienes están a cargo de la organización de las campañas, o de Salud Pública, de manera que los operarios rieguen el líquido antes de las nueve de la mañana o después de las 4 y 30 de la tarde.

Incluso, si no es posible llegar a las personas que dirigen el programa de saneamiento, es factible dialogar con los propios fumigadores. Quienes, personas sensibles, acceden cuando se conversa con ellos e incluso fumigan en muchas casas después de las cinco de la tarde.

Una TRD no se puede dar el lujo (para no decir el crimen) de estar cerrada por dos o tres horas. ¿Cuánto dinero se nos va por esa vía? ¿Qué podrá decir un turista que venga a comprar su artículo allí durante ese dilatado tiempo?

El tiempo no es oro, como afirma el refrán. El tiempo lo es todo. Es irrecobrable e incalificable, inasible e ine­fable. La ciencia, en la actualidad, ha llegado a dominar casi todo; sin embargo los teóricos más relevantes del momento consideran que no estaremos en posición de lograrlo en esa área en casi un siglo más. Entonces, ¿por qué en Cuba permitimos que sigan exhibiéndose esos vergonzosos, pero tan comunes, cartelitos de «Cerrado por inventario», un día cualquiera de la semana, a cualquier hora?

Eso es muchísimo peor que lo del mosquito, que tiene su justificación sanitaria. Aquí no media ni siquiera la excusa de proteger la salud.

Al permitirlo nos estamos lacerando. Combatámoslo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

la cienfueguera dijo:

1

2 de agosto de 2017

16:28:49


muy buen tema hay que trabajar con la mente de los niños pues hay muchas generaciones deformadas no hay sentido de pertenencia no hay sentido de responsabilidad muy poca responsabilidad por el trabajo es verdad es una falta de respeto esos carteles de cerrados por inventario a cualquier hora cualquier dia, y que me dicen de esas trabajadoras de tiendas que quieres te enseñe un producto y te ponen esa mala cara porque se molesta porque te tiene que atender, no hablo de educacion y responsabilidad hablo de , educacion de la casa no hablo de educacion de titulos universitarios porque tenemos profesionales y profesionales a veces los mas malos educados son profesionales necesitamos reconquistar los mas elemental el respeto

ed Respondió:


3 de agosto de 2017

07:39:04

¨Instruir puede cualquiera, educar sólo quien sea un evangelio vivo¨

Orestes Oviedo dijo:

2

4 de agosto de 2017

10:23:30


Este es un ejemplo del funcionamiento de las PARCELAS INSTITUCIONALES que solo le interesa cumplir con las tareas asignadas, sin tener en cuentas las afectaciones a las parcelas colindantes. Ademas, la aplicación de la practica del AVESTRUZ, es decir , introducir la cabeza en la arena de los organismo superiores, para NO CONCER y en consecuencia NO ACTUAR. El TIEMPO es la SUSTANCIA de la cual esta hecha la VIDA, cuando se pierde, SE DEJA DE VIVIR. EL MAESTRO CUBANO MAS CONSPICUO DE TODOS LOS TIEMPOS expreso. Por EDUCACIÓN se ha venido entendiendo la MERA INSTRUCCIÓN, y por PROPAGACIÓN DE LA CULTURA LA IMPERFECTA Y MOROSA ENSEÑANZA de modos DE LEER Y ESCRIBIR. O. C. Tomo 5, 102 INSTRUCCIÓN no es lo mismo que EDUCACIÓN.: aquella se refiera al PENSAMIENTO, y esta principalmente A LOS SENTIMIENTOS. Sin embargo no hay BUENA EDUCACIÓN SIN INSTRUCCIÓN. Las CUALIDADES MORALES suben de precio cuando esta REALZADAS por las CUALIDADES INTELIGENTES. O. C. Tomo 19, 375 EDUCAR es DEPOSITAR en cada hombre toda la OBRA HUMANA que le ha antecedido: es hacer a cada hombre RESUMEN DEL MUNDO VIVIENTE, hasta el día en que vive; es ponerlo al NIVEL DE SU TIEMPO, PARA QUE FLOTE sobre él, y NO DEJARLO DEBAJO DE SU TIEMPO, con lo que no podrá salir a flote; ES PREPARAR AL HOMBRE PARA LA VIDA. O. C. TOMO 8 , 281 saludos cordiales Oviedo

sergio dijo:

3

4 de agosto de 2017

11:24:22


COMPAÑERO PERIODISTA SON LOS NIVELES CENTRALES DE DIRECCION LOS QUE MAS NOS OCUPAN EL TIEMPO EN LA MAYORIA DE LAS VECES SOLICITANDO REPETITIVAMENTE INFORMACIONES A GRANEL,SON MILES LAS INFORMACIONES QUE SE SOLICITAN Y SENCILLAMENTE SE ENGAVETAN.EN RELACION AL CASO DE LO CARTELITOS DE CERRADO POR INVENTARIO O POR FUMIGAR SON COSAS QUE SOLO SUCEDEN EN CUBA,LA EMPRESA SOCIALISTA LO PERMITE.MODERADOR POR FAVOR PUBLIQUELO.

Teresa dijo:

4

4 de agosto de 2017

12:16:50


El refrán es: "El tiempo es oro", no siendo, "El tiempo no es oro", rectifique autor del escrito, por favor. El artículo está muy bueno.