ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

El proyecto de la CIA Génesis, dirigido a provocar o al menos a contribuir a la derrota de la Revolución Cubana, ha sido tema de debates, conferencias, charlas en universidades cubanas y de otros países. El enemigo mimetizando, aprendiendo de la derrota y buscando variantes más efectivas, continúa su desarrollo; hoy extiende sus tentáculos por varios lugares y de diversas formas.

Existen alternativas posibles a Génesis. La denuncia del 2011 a través de la serie Las Ra­zones de Cuba fue un duro golpe a esos planes; otros proyectos similares han surgido por doquier. Las nuevas condiciones internacionales y nacionales les han permitido va­riaciones tácticas, pero la estrategia continúa siendo la misma.

El uso de nuevas plataformas mediáticas, la aparición de sitios, portales, revistas, aparentemente inofensivas, de perfil bajo, están ancladas firmemente en estereotipos probados de guerra cultural. El pago a periodistas mediante estrategias para atraer a personas con prestigio en el mundo de la prensa cubana, la aplicación de técnicas probadas de mercadeo que permiten una rápida difusión de los materiales elaborados por estos, formas de pago superiores, por mucho, a las posibilidades de nuestros me­dios, el enmascaramiento de las reales intenciones tras una supuesta postura crítica y de libertad de expresión, son algunas de las nue­vas tácticas aplicadas. Siempre han pagado a los mercenarios de la pluma y la palabra, solo que ahora pagan un poco más y enmascaran las intenciones para adormecer la ética de algunos y darles la posibilidad de autojustificar el suicidio ético.

En el mundo de hoy casi nada es espontáneo, mucho menos lo que ocurre en Internet, y menos aún en las redes sociales. Recuerdo los días previos a la salida al aire de la de­nuncia conocida como Las Razones de Cu­ba en el 2011; el capítulo final estaba listo para transmitirse por la televisión el 4 de abril y le comenté a Iroel Sánchez: creo que debemos imprimir y guardar todo lo que aparece en Google sobre el agente de los Órganos de la Seguridad del Estado que aparecerá en la de­nuncia. Fue una acertada idea, porque horas después de la revelación pública contra los planes del gobierno de Estados Uni­dos y en especial de la CIA contra Cuba, miles de menciones, cientos de artículos, co­mentarios, escritos por o sobre el intelectual, supuestamente contrarrevolucionario ahora co­nocido como combatiente revolucionario, de­saparecieron como por arte de magia y ha­bía dejado de existir en Internet.

Equipos de trabajo dirigidos directamente desde los centros de operaciones de guerra sicológica de los servicios especiales de Es­tados Unidos preparan y llevan adelante los planes contra Cuba. El rumor prefabricado, la calumnia, la falsa noticia, todo es utilizado para crear zozobra, sembrar el desengaño, la duda, el miedo, la confusión; las redes sociales son manipuladas ampliamente y se construyen líderes de opinión espurios que trabajan con perfiles falsos, equipos de una decena de personas, comparten uno o varios seudónimos. Algunos de esos cibermercenarios cuentan con varios perfiles, verdaderos maestros del chisme, del rumor y de la mentira surgidos de esas filas.

Se trata de un sistema bien articulado, ac­túan sincronizados sin importar la imagen o el disfraz mediático que utilicen; todos trabajan con el mismo objetivo y obedecen las órdenes del mismo amo.

La intentona de crear una blogosfera contrarrevolucionaria no dio resultado. La creación de una plataforma cubana de blog y el surgimiento de una blogosfera revolucionaria convirtió ese escenario en muy complejo para los enemigos de la Revolución. La llamada «Prensa Independiente» formada, en­trenada y pagada desde Estados Unidos, a través de la SINA en La Habana, no logró nunca ser creíble; desprestigiada y disminuida entró en una crisis sin salida y dejó de ser útil.

El cambio de estrategia contra Cuba, motivado por el fracaso de más de 50 años de planes para derrotar a la Revolución, tiene como base la creación de una pequeña y mediana clase burguesa opuesta a la Revolución; se dirige a organizar sectores socialdemócratas, neoanexionistas y plattistas, y a personas desconectadas de la realidad del mundo en que viven y del país.

Esta clase, esta nueva contrarrevolución ne­cesita de una nueva prensa, necesita de una prensa de alquiler, requiere comprar pe­rio­distas, conciencias, «convencer» a algunos con los argumentos del pensamiento neoliberal, con las argucias del fin de la historia, del hombre de Musil, el nada vale y todo se vale, el sálvese quien pueda, esencia de la doctrina burguesa primigenia.

La densa red de medios y redes sociales tejida en torno a Cuba con aliados internos y colaboradores, gente que un día es capaz de escribir en la prensa popular revolucionaria, en Granma, Juventud Rebelde, u otros y al siguiente en la prensa enemiga; gente capaz de negar lo que afirmaron con fuerza horas antes, por conveniencia; gente que piensa y escribe según el dictado de quien le pague más; gente que escribe para medios privados al servicio del capital, tiene un único fin, de-sacreditar al Estado revolucionario, debilitar los pilares que sostienen la institucionalidad de la Revolución.

Cuadros jóvenes de la UJC, la FMC y el PCC son blanco de campañas bien organizadas, preparadas meticulosamente, articuladas des­de los grandes medios y desde los digitales de última creación, que actúan de conjunto para construir una imagen negativa de los cuadros revolucionarios, los intelectuales, los artistas comprometidos con su pueblo y su Re­vo­lución.

Necesitan «sacar del juego» a personas co­mo Randy Alonso, Iroel Sánchez y tantos otros periodistas y comunicadores sociales que no alquilan su vergüenza y su honor; necesitan desacreditarlos a como dé lugar y para eso se valen de los recursos más bajos del jornalismo paparazzi, les hacen blanco de sátiras en las redes sociales, tergiversan lo que dicen y usan la mentira sin recato.

El blanco es la Revolución y sus defensores. La estrategia de «golpe suave» establece como una de sus reglas fundamentales destruir los pilares básicos que sostiene el Es­tado. ¿No es eso lo que están intentando ha­cer?

Verdades, medias verdades, mentiras flagrantes, calumnias, rumores, lo «mejor» del arsenal propagandístico contrarrevolucionario se mezcla en una pesada andanada; mentir, mentir y volver a mentir, el dinero fluye de las arcas del imperio y hay almas que se venden barato.

El blanco es la Revolución y su futuro in­mediato, por eso no quieren dejar piedra so­bre piedra; por eso intentan sembrar la confusión, el desaliento, la desmovilización; por eso promueven el egoísmo, la falta de fe, la baja autoestima nacional.

Los jinetes del apocalipsis cabalgan por la Isla, no importa el nombre que lleven, no importa el disfraz que se pongan, las máscaras que usen; son los mensajeros de la restauración del capitalismo, única forma de intentar destruir a la Revolución y, al fin, ro­bar el alma de Cuba.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

frank dijo:

1

23 de septiembre de 2016

03:58:19


Excelente trabajo, pero debemos dejar de repetir lo que todos o muchos sabemos. Para contrarrestar lo que denuncia el autor, debemos acabar de construir la nueva prensa revolucionaria. Creo que para nadie es un secreto que estamos perdiendo la guerra mediática. Y si continuamos con el triunfalismo, la apología, la chatura en los análisis, el secretismo y la demora en publicar aquello de lo que todo el mundo habla en la calle, pues nos quedaremos sin lectores. O cada vez tendremos lectores más escépticos, que cada cosa que digan nuestros medios la irán a “validar” en los “medios alternativos” que ya sabemos están llenos de medias verdades, mentiras completas y tergiversaciones. ¿Para qué gastamos dinero en mantener 3 periódicos (Granma, JR y Trabajados), que prácticamente dicen los mismo y hasta llegan al colmo de publicar las mismas fotos? ¿Cómo vamos a combatir así contra decenas o cientos de medios diversos (y atractivos en su diabólica labor)?

Tamakun Respondió:


23 de septiembre de 2016

14:01:01

Muy, pero que muy de acuerdo con usted.

Santiago Respondió:


23 de septiembre de 2016

22:49:13

!00% de acuerdo. Podemos seguir criticando pero no acabanos de buscar las soluciones., Y le servimos a enemigo en bandeja de plata.

lona Respondió:


27 de septiembre de 2016

12:18:10

En síntesis, la verdad.

Alexis Respondió:


26 de diciembre de 2016

11:44:55

Muy de acuerdo con su comentario.

Jose dijo:

2

23 de septiembre de 2016

05:18:15


Yo creo que pensar que los enemigos ideológicos de la Revolución podrían actuar de otra formas es pecar de ingenuo. Y no solo los enemigos de la Revolución sino de la Izquierda en general. Solo hay que ver la cantidad de propaganda que existe en contra del Comunismo y sus creadores. Propaganda que a veces uno encuentra en forma de breves "post" que se ponen en facebook y con mentiras tan flagrantes como que Lenin promovía la promiscuidad entre los jóvenes. O cosas tan absurdas como que Venezuela tenía tropas para invadir Brasil si DIlma es removida del cargo. Pero a mi me preocupa la otra parte del problema: nuestra prensa. No sé si escudada en aquello de "no darle armas al enemigo", nuestra prensa carece en muchos casos de una análisis de la sociedad cubana y de los hechos que responden al nombre de noticia. Cuando nuestros medios cantan loas a determinado resultado en la agricultura y el pueblo ve "la placita" vacía, o cuando dice que todo está listo para comenzar el curso escolar y nuestros hijos de secundaria solo reciben la mitad de los libros, o cuando ocurre un hecho de gran resonancia (un dirigente "tronado", los hechos del Hospital siquiátrico) y la prensa calla y el pueblo se entera por bolas o "la otra prensa"......y puedo llenar páginas con más ejemplos; nuestra prensa pierde la batalla por no presentación. Le damos todo el campo al enemigo. En una época que uno se entera, para poner un ejemplo hilarante, de que Brad Pitt se divorcia de la mujer casi cuando ponen la demanda; la prena no puede jugar al secreto de estado. Que el seguimiento al problema de los voleibolista en Finlandia sirva de ejemplo a como debe ser nuestra prensa. No basta con decir que hay unos malos malosos que nos quieren tupir, nuestra prensa debe informanos también con veracidad y prontitud.

Karel Respondió:


28 de septiembre de 2016

17:01:03

Excelente su comentario, a mi modo de ver, José. Debemos hacer como hacían Lenin y Trotski en los difíciles años de la Guerra Civil Rusa (que fue más intervención extranjera y mercenarismo que una verdadera guerra civil), e informar de los problemas, con sinceridad. Cuando se enfrentan las cosas abiertamente, la inmensa mayoría del pueblo eleva su respeto por los dirigentes y por los medios de comunicación nacionales. Los difamadores, los mentirosos y manipuladores, van a actuar y van a hacer su labor sucia de cualquier manera. Cuando no enfrentamos las cosas, les regalamos el campo de batalla. Tiene Ud. toda la razón. Saludos.

Miguel Angel dijo:

3

23 de septiembre de 2016

05:44:06


Magnífico trabajo del compañero Raúl Antonio Capote, excelente, describe y denuncia, de forma descarnada, con argumentos irrebatibles, las nuevas formas de trabajo subversivo del enemigo imperialista, para derrocar nuestra Revolución. Considero, por su importancia y actualidad, q debe ser objeto de estudio por todo nuestro pueblo, en los centros de trabajo de estudio a todos los niveles, por los militantes del Partido y la UJC, en los CDR, FMC, por los intelectuales, en fin, muy abarcador. Gracias compañero Capote, por ofrecernos tan importante información, para incluirla en nuestro arsenal ideológico, en la batalla de ideas q se nos impone, pues ganémosla con sólidas ideas revolucionarias.

victor dijo:

4

23 de septiembre de 2016

08:04:08


Obvio que es muy interesante lo que se dice, pero debemos tener cuidado con los ingenuos. Por muy bonito que sea, no podemos promover las ilegalidades y menos en este campo de los medios. El otro día en un programa de Canal Habana, se dedicaron a alabar una de estas publicaciones de diseño que circulan en el "¿clandestino?" paquete. Con independencia de su calidad, ¿debe ser eso tema de un programa de TV cubana? Días más acá, Cubadebate dedicó su espacio a la StreetNet. Allí aparecieron sonrientes casi una veintena de muy sonrientes adminsitradores de esa red. Claro que tienen que sonreir, no por el bien social, sino por buenos pesos que se buscan. ¿Eso es legal? ¿Promoverlos es legal? ¿Todo lo que circula por esa red es bueno e inocente? ¿Ese es el papel de nuestros medios?

francisco dijo:

5

23 de septiembre de 2016

08:15:43


La lucha del socialismo contra el capitalismo, en todos los planos, no puede ser una lucha de "resistencia". Debe ser una lucha para vencer y hacer que el sistema capitalista sea "historia". Che lo dijo de muchas formas. Una de ellas, lanzando toda un estrategia fue: "crear uno, dos, muchos VietNam". En el plano ideológico nosotros tenemos mejores armas, sobre todo aquellos que sean revolucionarios de veradad y no puros oportunistas y mercachifles. Entoces basta ya de tanta muela y a trabajar fuerte. Lo primero es limpiar la casa: fuera los burócratas, tecnócratas, demagogos, corruptos, oportunistas y arribistas, empezando por loa medios: radio, tv, cine y prensa plana y digital. No se puede ganar batalla alguna con "soldados" que se creen "generales" y que están mas a favor del enemigo de que de nuestra causa.