ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

La vía es, en muchas ocasiones, reflejo de la misma agitación social que vive el ciudadano común y, lamentablemente, también en ella se expresan indisciplinas de diversa índole que afectan incluso el sencillo acto de caminar en cualquiera de nuestras avenidas.

De esta manera, andar por una acera puede ahora incluso resultar penoso. Roces físicos no intencionales, gente que no mira hacia el lado, personas que no respetan al transeúnte que viene en línea recta y se le atraviesan sin el mínimo respeto, determinadas mujeres que no alzan su sombrilla al darse cruce con otros; son solo algunas de las actitudes que afectan la utilización de ese importante paso para los peatones.

Añádasele a ello los autos y motocicletas que son lavados, reparados o exhibidos arriba de las aceras, donde jugadores de dominó —en ocasiones con una botella de ron debajo de la mesa—, impiden la circulación.

Del otro lado, en la vía, ciertos peatones se abalanzan delante de vehículos, con la vista en línea recta, acaso convencidos de una presunta obligación de frenar el auto ante su presencia, sin tener en cuenta la física, las matemáticas, los riesgos... Se repiten imágenes de ómnibus desbordados de viajeros, algunos con las puertas abiertas, y otros no tan abarrotados, pero cuyos choferes han olvidado cerrarlas o utilizan esta medida ante el calor.

Aunque los camiones de carga deben depositar su mercancía en los centros comerciales después de las seis de la tarde, en verdad lo hacen a cualquier hora. Como la mayor parte de las bodegas se encuentran en las esquinas, al ubicarse allí, perjudican la visibilidad. Igual lo hacen carretones a la venta de productos agrícolas; o hasta árboles o arbustos que no deben estar en dichas intersecciones, pero no obstante, continúan sin ser cortados.

Los coches de caballo adelantan sin percatarse, o sin importarles, que por la senda rápida vienen autos o motos, lo cual de hecho ha ocasionado accidentes. No pocos carros estacionan en el espacio prohibido establecido antes de los semáforos.

Jovencitos motorizados compiten en sus bólidos, ebrios, de noche, en diversas carreteras, sin tener en cuenta el tremendo peligro en que incurren y el posible daño a provocar.

Las anteriores figuras están penalizadas en los artículos de la Ley 109 y se combaten por las fuerzas de Tránsito. No obstante, el fenómeno va más allá, al conectarse con la causa misma de otros males de la sociedad cubana contemporánea, los cuales hallan su origen en lagunas formativas en los hogares, falta de educación y conciencia y de valores cívicos.

De manera que en verdad hace falta una revolución en este campo, pues la cultura vial resulta no solo una necesidad del acervo y la civilid

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Modesto dijo:

1

5 de junio de 2014

23:14:48


En todos los paises del mundo estan regulados esto temas y sus infractores se multan, en los paises capitalista se cumple a rajatabla, con ese dinero se mantienen las ciudades, en cuba se pierde una vida antes estas situaciones, mi pregunta es la siguiente. Seria mejor que el gobierno ganara dinero por este concepto o que se perdiera una vida?? logicamente perder un ser querido por inresponsabilidades es un dolor que lleva una familia, si embargo en cuba son insuficientes las medidas y me refiero a que no se cumplen por parte de los funcionarios del estado, ademas de la falta de respeto de muchas personas que no tolertan que le pongan una multa porque se sienten dueños de esas aceras o calles sin importarles nada, luego vienen los lamentos, en fin es un tema bastante importante en el cual hay que volver a educar a la poblacion, y digo volver porque antiguamente habia un respeto para todo, ya eso se perdio en cuba, saludos

Pedro Margolles dijo:

2

6 de junio de 2014

09:19:03


Estimado colega: Me gustó mucho su articulo. Lo felicito.Es un uno de los ángulos del gran problema de la indisciplina social y la falta de ética ciudadana que como lepra voraz amenaza devorarnos. Lo que Ud. expone es un simple botón de muestra. Conduzco autos desde hace más de 40 años y realmente es peligroso hoy manejar. Como nunca antes. Las luces rojas de lo semáforos no son respetadas. Los "nuevos taxistas" en sus almendrones avanzan cual elefantes con ruedas por las vías a alta velocidad. Si tomas alguno el chofer impone su orden interno sin preocuparle la música altísima que molesta y si amablemente le pides que lo bajen, no te hacen caso o simplemente dicen "si lo le conviene bájese". . .. Después de las 10 de la noche La Haban es muy peligrosa para moverse en la vía si no por las constantes violaciones de las leyes del tránsito aesa hora. Además semáforos en cruces importantes con luz intermitente. Otros simplemente sin luz, etc., etc.. Es decir que la lucha contra las indisciplinas sociales es algo todavía en ciernes y no vislumbro tampoco acciones efectivas. Otro capitulo aparte merece los ruidos en la Ciudad de La Habana que hacen difícil el descanso en los hogares: música a todo volumen, perros que ladran a cualquier hora del día y de la noche, gritos al estilo Tarzán para llamar a alguien ,cual jungla africana. En fin, estimado Martínez le felicito por su articulo y debemos seguir en la lucha por reeducar a los ciudadanos. No es solo una tarea de la prensa , que es muy importante, en ella están imbricadas las instituciones del orden público, salud, publica , el poder popular, organizaciones políticas y de masa etc. Me parece que ha llegado la hora de decir !basta¡ Le saluda cordialmente, Pedro Margolles

Reinaldo dijo:

3

6 de junio de 2014

11:00:15


Con respecto a la incultura vial pienso que mencionastes unos pocos de los problemas reales que existen actualmente, en mi opinion debe ponerse mano dura y tomar medidas serias pues pues este es ya un tema que continua en decadencia y hay que ponerle un pare. Tambien mencionas otros problemas que mas bien forman parte de la cultura y la educacion quebe existir desde la cuna que por mucha agitacion que exista o apurado que estemos, el que tenga fomentado buenos habitos jamas violaria normas elementales de educacion y cortesia.

Julio Martínez Molina dijo:

4

6 de junio de 2014

11:18:14


Pedro, gracias por sus palabras, colega. En efecto, esto es solo un botón de muestra de un tema que debe ocuparnos cada día más, en pos de que no se convierta en lógica de vida. Una vez efectuada esta conversión progresiva de las costumbres, en cualquier campo, luego la reversión resulta mucho más difícil. Concuerdo con usted plenamente en las reflexiones con las cuales cierra su comentario. Gracias, Julio.

Julio Martínez Molina dijo:

5

6 de junio de 2014

11:28:08


Reinaldo, como lo veo, todo pasa por ahí, por la cultura y educación, sobre todo esta última. Al fallar en la casa, su inexistencia se expresa luego en todo. Cualquiera tiene un accidente, pero no cualquiera pone en peligro su vida o las de otros con acciones irresponsables y lamentables, consecuencia de quien no tuvo cotos ni frenos. Un saludo, Julio.