ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Trump está obsesionado con China, le preocupa la hegemonía política y militar del gigante asiático en el Pacífico. Quien gobierne la gran isla mundial, Eurasia, lo hará con el mundo, eso lo sabían las clases gobernantes de las principales potencias en el pasado, en especial de Alemania, atareada en la adquisición de ese «espacio vital».

Hoy China, el poder económico, y Rusia, el poder militar, han equilibrado la balanza posterior a la guerra fría, eso enfurece al hombre blanco, aún encerrado en su discurso racial, un ser de clase media cada vez más pobre al que se le engañó con el sueño americano. Dicho votante, en extremo ignorante y peligroso, hará lo que sea para recobrar la mitología que le da sentido.

Parafraseando al socialdemócrata alemán Kurt Schumacher, quien en 1932 dijera que el nazismo era un llamado al «cerdo interno del hombre», hoy Trump representa algo similar, lo cual aleja a Estados Unidos de sus tradicionales aliados.

En tal sentido, pudiéramos con Immanuel Wallestein, decir que la masa furiosa del blanco norteamericano se parece mucho al pueblo romano
frustrado bajo la égida de Nerón, al cual se le azuza contra cualquier enemigo fantasmal creado had hoc. Incluso las guerras libradas por el imperio en el hemisferio y fuera de este, califican como lo que los historiadores de la decadencia llaman «micromilitarismo», una vertiente del uso de la fuerza que tiende solo a mostrar músculo, sin otra función, ya que ello funciona como un mecanismo compensatorio de la decadencia de la potencia en cuestión.

LA CEGUERA DE LA CLASE POLÍTICA

La lucha contra el terrorismo, el enemigo más infinito e invencible que pudieron buscarse las empresas del complejo militar industrial, ha agotado los fondos de un caudal que es cada vez más artificioso y dependiente del entramado de las economías mundiales. Estudios serios abundan sobre la caída del peso de Estados Unidos en su aporte al PIB mundial, en beneficio de las nuevas potencias en ascenso.

Dicha realidad económica y política apunta a un mundo cada vez más multirregulado, que requiere de una actualización del sistema de Naciones Unidas, salido del Encuentro de Yalta entre las grandes potencias vencedoras
de la Segunda Guerra Mundial. En esa verdad geopolítica, el peso de Occidente tiende a ser menor, a la vez que se fortalece el papel de Oriente, región que generaría una dinámica distinta del financismo neoliberal en los diferentes escenarios de África y América.

La ceguera de la clase política estadounidense le impide actuar con objetividad, llegándose incluso a la falacia de que «no hay nada más allá de la Pax Americana». En ese nuevo fin de la historia, los norteamericanos estarían dispuestos a aplicar hasta el límite su doctrina de la seguridad nacional, saliéndose de tratados de desarme, aislándose de la arena diplomática para llevar más los conflictos al terreno bélico confrontacional.

La retirada de un Afganistán sumido en una guerra civil, así como el pobre desempeño en Siria, frente a la firme posición de Rusia que venció al Estado Islámico, son pruebas claras de que el aferramiento a la doctrina de la seguridad nacional a toda costa, no trajo ni resultados geoestratégicos ni económicos.

Estados Unidos, con su presidente outsider es una potencia a la deriva, como no lo estuvo jamás su predecesor en la historia, el imperio británico, cuya clase política a regañadientes supo reconocer el fin de su papel hegemónico mundial.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Andrachi dijo:

1

15 de marzo de 2019

08:11:34


Gracias, muy certero análisis. También el Occidente se está enfrentando ya a los límites del desarrollo. Pero no es que no pueda haber más desarrollo. Lo que está agotado es el modelo de desarrollo basado en la primacia mundial del dólar, de modo que cada vez que compramos desde un coche a una manzana, estamos alimentando el consumismo absurdo y el nivel de vida derrochador del pueblo norteamericano. Ese modelo de desarrollo agoniza. Y el próximo será determinado por la nueva nueva realidad de las tecnologías avanzadas y los países que avanzan a los primeros planos con China a la cabeza. Estamos abocados al comienzo de la historia. Y a Estados Unidos solo les quedarán sus bombas nucleares. Aunque deben saber que quien lance el primer golpe, recibirá un contragolpe demoledor. O más de uno.

Miguel Angel dijo:

2

15 de marzo de 2019

08:26:47


Se mantiene en la excelencia el artículo, sin desperdicio. Por supuesto que los copie para estudiar. Gracias.

martin di Deangelis dijo:

3

15 de marzo de 2019

12:53:55


Excelentes los dos artículos! Si mas pueblos de América latina se dieran cuenta de esta realidad incontrastable, comenzaríamos a forjar nuestros propios rumbos de una vez por todas, "desmarcándonos" de las "doctrinas" que nos impone el imperio. Saludos desde Uruguay...sigan así!

ac25 dijo:

4

15 de marzo de 2019

15:06:36


En el sector democrata esta apareciendo un ala progresista ampliamente apoyada por los jovenes, latinos y aframericanos en general la clase media. que estan en desacuerdo con la derecha republicana.Seria un error decir que en EEUU todos piensan de la misma forma como partido unico.Estoy hablando de democratas socialistas.Estos le dieron la victoria a Hillary en el conteo de votos. y desde entonces el numero a aumentado.

Juan Hernandez Hernandez Respondió:


15 de marzo de 2019

22:09:35

De acuerdo, la democracia socialista esta cogiendo poder aqui.

Raúl de la Vega dijo:

5

15 de marzo de 2019

20:52:43


No se puede negar que casi todo lo escrito es Real, está nacion tiene al peor presidente de su historia, el liderazgo mundial que por muchos años sustentó a no dudar hoy lo tiene que compartir, nada grato para los que nunca entendieron que el mundo cambia, pero esa caída esperada por medio mundo no pienso será así de súbita, llevará tiempo, lo que estamos presenciando es un equilibrio de fuerzas, en los próximos años tendrán los americanos a negociar no desde lo alto, sino al mismo nivel y en ocaciones en desventaja. Tardara, no creo las generaciones presentes lo veamos, Esto sin contar que no todos piensan como Trump, hay gente de pensamiento claro y entendidos del nuevo orden mundial que se nos viene encima, Somos testigos te tiempos de cambio! Sentémonos a ver el show!