ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Ni una palabra expresó la Directora Gerente del FMI sobre las sanciones, cada día más crueles, que aplican Estados Unidos y algunos países europeos contra la nación bolivariana. Foto: taringa

Había demorado mucho el Fondo Monetario Internacional para tirar la carnada de «ayuda financiera» para «salvar» a la economía venezolana, afectada, más que todo, por las criminales sanciones impuestas por el gobierno del presidente Donald Trump y los actos terroristas y de especulación, de los que se encargan los grupos pagados por la llamada oposición.

La noticia, fechada en Washington con crédito de la AP, advierte que «la tarea será de tal envergadura, que requerirá de otros actores internacionales».

«Tan pronto como las autoridades legítimas de ese país nos pidan ayuda, lo haremos», comentó la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, a The Economist Radio. «Va a requerir un financiamiento significativo por parte de toda la comunidad internacional», agregó.

El anzuelo lanzado ahora para que Venezuela caiga en la trampa de la «colaboración» del FMI, me hace recordar aquellos primeros años de la década de los 90, cuando varios países exsocialistas de Europa del Este se inclinaron ante la «bondad» de un Fondo Monetario Internacional cuya misión principal ha sido y lo sigue siendo, la de prestar dinero y exigir que junto a su pago o para que se realice este, los gobiernos apliquen políticas de shock que generalmente implican recortes sociales, privatizaciones, desempleo y vuelta al capitalismo salvaje, donde lo único que importa es el dinero.

La «solidaria» institución quiere prestar a Venezuela grandes sumas y luego exigir la privatización de las misiones sociales, el regreso a la salud como mercancía, donde el que tiene dinero se cura y el que no tiene no importa.

El neoliberalismo implícito en los préstamos de la organización financiera tiene muchos ejemplos, pero basta solo con mencionar la situación actual en Argentina, donde la administración de Mauricio Macri ha empeñado al país y ha empezado a desmontar todos los avances sociales de los años de los gobiernos progresistas de Cristina Fernández y Néstor Kirchner.

Macri ha entregado las riendas de la nación al Fondo Monetario Internacional, mecanismo que aplica su política de recortes que ya ha afectado a millones de pobladores.

En otros países donde gobiernos progresistas habían desarrollado políticas sociales de gran valía, léase Brasil y Ecuador, ya se pone de manifiesto la aplicación de estas estrategias y por tanto la cuenta regresiva en la que las mayorías pobres son las afectadas.

La «magnánima» ayuda que el fmi pretende dar a Venezuela, según la directora de esa institución, es una tarea «monumental», y culpa de ello a los presidentes Hugo Chávez y Nicolás Maduro, por no brindar información para que ese diabólico mecanismo hiciera auditorías en la nación bolivariana.   

Ni una palabra expresó la Directora Gerente del FMI sobre las sanciones, cada día más crueles, que aplican Estados Unidos y algunos países europeos contra la nación bolivariana.

Tampoco menciona el organismo internacional el robo por parte de Washington de la refinería de petróleo venezolana instalada en el país norteño; ni la retención de 1 200 millones de euros en oro venezolano guardado en bancos europeos.

El FMI está listo, sí, para acudir al desmonte de los grandes programas sociales que han dado vivienda a los pobres en cantidad superior a los dos millones, garantiza los servicios de salud de manera gratuita y de calidad a todos los venezolanos, emprende misiones para garantizar el empleo a todas y todos, y posibilitó una educación masiva que libró a la nación del flagelo del analfabetismo.

La oferta del FMI es una «jugada cantada» que se veía venir como el anzuelo en busca de su presa.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Dieudome dijo:

1

9 de marzo de 2019

06:44:19


De verdad que es una jugada cantada. Espero que Maduro sea lo suficientemente inteligente para no caer en esas redes.. Me disculpan y si quieren tildarme de egoìsta, lo aceptarè con mucho gusto. Personalmente estoy un poco hastiado de las condolencias de nuestro paìs con esos paìses que no se acaban de decidir por implemetar un sistema de justicial social que de forma transversal convenga a todos y continùa jugando a la elecciòn de personas acorde al estado de ànimo que tengan en ese momento,vsin medir lasconsecuencias. Como niños ingènuios. . Si bien es cierto que hay evidencias claras de que el amo mayor paga e inicia polìticas para desetabilizar los gobiernos progresìstas que tras muchos años de batalla han logrado avanzar un poco en nuetra regiòn, no es menos ciertoque hay casos en los que el pueblo tuvo el chance de elegir de forma correctia en ese sistema democràtico que es un engaño, pero esel queprefieren, y se decantaron por personas aquienes lo unico que les interesa es enriuqecerse y si para ello tienen que vender a su paìs, no lo piensan dos veces. Hay un hecho clave. Esas personas llegaron al poder porque los eligieron los mismos que ahora los estàn repudiando ( de forma muy timida para que alcancen resultados),. Incluso, uno de ellos a traicionado los ideales que decìa representar y sin embargo, nadie lo protesta. Por favor, concentrèmonos en nuestros asuntos. Eso duele,pero lo cierto es que esos paìses, estàn teniendo lo que querìan tener..No hay otra cosa. .

Juan Manuel dijo:

2

9 de marzo de 2019

07:49:43


Así es compañeros...una vez más viviendo tiempos de entrega brutales...!!!