ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Es muy recomendable que abuelos, padres, tíos y otras personas que vivieron o recibieron información de aquellos años de explotación a que era sometida la población cubana, expliquen esto a las nuevas generaciones. Foto: Jose M. Correa

Los gobiernos de Estados Unidos, aferrados todos a asfixiar a Cuba, ya que no han podido vencerla, no se conformaron con el bloqueo económico y comercial implantado desde 1962 y, en marzo de 1996, aprobaron la Ley Helms-Burton, conocida así por la autoría de dos congresistas de los tantos que han pasado por esa estructura y no se han convencido aún de que Cuba sabe defenderse, en primer lugar, con su dignidad y resistencia.

En ese país, donde los que llegan al poder pueden llamarse demócratas o republicanos –la cuestión es que tengan bastante dinero–, no debe extrañarnos que haya sido un demócrata, Bill Clinton, quien firmara, el 12 de marzo de 1996, el nuevo engendro logrado por presiones –siempre han existido– de los sectores más recalcitrantes de la contrarrevolución instalados en la parte sur de la Florida.

El documento, ilegal en toda su dimensión, tiene un Título III, que puede catalogarse como uno de los ejercicios más insolentes de un gobierno, de irrespeto a otros países y ajeno totalmente al concepto de soberanía que ha defendido y defiende Cuba. Su propósito es, desde el punto de vista económico, frenar por todos los medios que los empresarios extranjeros inviertan aquí.

Han pasado 23 años de la puesta en marcha de la Helms-Burton, ya de aquellos trasnochados congresistas no se habla; vinieron otros acompañando a presidentes de uno u otro partido, y Cuba está aquí, libre, soberana, y cada vez más comprometida con su proyecto social, político y económico, tal y como se refleja en  su nueva Constitución que su pueblo acaba de refrendar en referendo popular con el Sí del 86,85 % de quienes ejercieron el voto.

Y resulta conveniente volver a la génesis de todas estas leyes y patrañas aplicadas por las administraciones ­estadounidenses contra Cuba, porque los años pasan y las nuevas generaciones deben estar bien informadas sobre el objetivo real de cada medida, ley, amenaza o agresión, durante estos más de 60 años. La ­pretensión única es destruir a la Revolución Cubana.

En las últimas décadas un papel muy importante en este plan es el que juegan los grandes medios de comunicación al servicio de Estados Unidos y algunas potencias europeas.

El Título III de la citada ley, que ahora la administración Trump ha de­sempolvado, establece la autorización a nacionales estadounidenses a presentar ante tribunales de Estados Unidos demandas contra todo extranjero que «trafique» con propiedades que fueron nacionalizadas en Cuba en la década de 1960, en un proceso legítimo, como reconoció la Corte Suprema de Estados Unidos, llevado a cabo por el Gobierno cubano con pleno apego a la ley nacional y al Derecho Internacional.

Invito a la juventud a buscar en bibliotecas y centros de documentación el contenido de la Ley cubana que decretaba la confiscación de propiedades de extranjeros en nuestro país al principio de la Revolución y cómo fue todo lo relacionado con el proceso de indemnización establecido, al que se acogieron todos los demás países cuyos ciudadanos tenían propiedades en la Isla, y que Estados Unidos no aceptó, y por tanto, ni sus empresas nacionalizadas, ni los ciudadanos estadounidenses se acogieron a la misma, en franca arrogancia, apostando a que la Revolución se vendría abajo en no más de tres meses.

Es muy recomendable que abuelos, padres, tíos y otras personas que vivieron o recibieron información de aquellos años de explotación a que era sometida la población cubana, expliquen esto a las nuevas generaciones, sin adulterar una pisca de tanta infamia a la que fue sometida Cuba, primero por el imperio español y luego por el norteamericano.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Manuel Domínguez Moreno dijo:

1

28 de febrero de 2019

08:15:43


De acuerdo completamente: Nuestros hijos, nietos y generaciones futuras, deben conocer este hecho que ignominioso. La Ley Helms-Burton, aparece publicada el 3/marzo de 1996, y el día 12, tan solo nueve días después, el Presidente de los Estados Unidos de América William “Bill” Jefferson Clinton firmó y puso en vigor la llamada “Ley de la Libertad Cubana y Solidaridad Democrática”, más conocida por los nombres de sus principales promotores, el senador por Carolina del Norte, Jesse Helms, y el representante por Illinois, Dan Burton. Esta desgraciada, nefasta y fatídica ley, establece que cualquier compañía no norteamericana que tiene tratos con Cuba puede ser sometida a represalias legales, y que los dirigentes de la compañía pueden ver prohibida su entrada en Estados Unidos. También implica el castigo de cualquier buque o aeronave que toque tierras cubanas Esto significaba que compañías internacionales debían elegir entre comerciar con Cuba o comerciar con los Estados Unidos, que son un mercado muchísimo mayor. ¡ Cuánto odio nos tienen ! … ¡ cuán asesina es esta ley sin principios ! … Qué tontos son, pensaban que la Revolución se desvanecería en cuestión de días, de meses … y aquí estamos, más unidos que nunca, más solidarios que nunca, más socialistas que nunca. Han pasado los años, y aquí estamos los cubanos bien optimistas, felices y entusiastas. Sabemos que nos apoyan millones de personas en todo el mundo. Ya nuestro Martí ya reflexionaba: … “Cuba no anda de pedigüeña por el mundo: anda hermana y obra con la autoridad de tal”, y sentenciaba: … “Al salvarse, salva. Nuestra América no le fallará, porque ella no falla a América”. Estos criminales no pensaron nunca que cada cubano digno es un Comandante en Jefe. ¡ Viva Cuba libre ! ...

sisi Respondió:


28 de febrero de 2019

13:42:20

Muy bello su comentario Manuel. Es necesario saber bien que es la ley Helms Burton y el periodico granma deberia publicar bien lo que contiene esa ley par que los jovenes de nuestro pais sepan bien lo que cuesta nuestra liberta. bello su comentario.

Carlos Idael Hernández dijo:

2

28 de febrero de 2019

11:39:25


La Ley Helms - Burton constituye un instrumento de colonización en los planes de dominación imperial, cuyo objetivo es sumirnos en la esclavitud y el servilismo a costa de nuestra soberanía e independencia. Pero se estrelló contra la dignidad y resistencia de este pueblo que no claudica ni se somete a las exigencias del Tio Sam. ¡Viva Cuba Libre!

Francisco Ruiz dijo:

3

28 de febrero de 2019

15:24:18


Cuba es una nación. No todo país. lo es. Y esa característica la logramos con las luchas de nuestro pueblo. Y las naciones somos invencible. Y una de las llaves de esa victoria es más y más SOCIALISMO

Rafael Ruíz dijo:

4

2 de marzo de 2019

17:21:04


Un abrazo fraterno y mi admiración al pueblo, gobierno y ejército cubano.

Robert o Lugo Martínez dijo:

5

3 de marzo de 2019

15:47:26


Nos bloquean porque no nos hemos doblegado a la explotación de nuestras riquezas para su enriquecimiento, nos bloquean porque somos libres e independientes, porque le hemos hecho una revolución socialista en sus propias narices y pese a su vil bloqueo seguimos y seguiremos adelante con una taza y esperanza de vida cada vez más mayor y un número de natalidad cada vez más grande y eficiente sin nada que envidiar al pais más desarrollado.... así que quieralo o no lo quieran, aqui habemos 11 millones de cubanos dispuestos a defender por lo que nuestros mambises lucharon y Fidel lo patentizo y lo hizo realidad palpable, que nuestro pueblo hoy sea una nación libre y soberana.