ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
OEA Foto: Internet

Me pregunto: ¿para qué sirve la OEA? ¿Vale la pena pertenecer a ella? ¿Por qué no hacer un frente común latinoamericano y caribeño y desenmascararla junto a su actual secretario general, Luis Almagro?   
Lo que ocurre hoy contra Venezuela y Nicaragua me hace recordar el año 1960, 12 meses después de haber triunfado la Revolución Cubana, la misma OEA de nuestros tiempos, confabulada y servil a los dictados de Estados Unidos, la emprendió contra Cuba.

Fue en esa fecha, en la VII Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores, convocada para San José, Costa Rica, cuando se instaba a condenar a la Isla en una acción en la que el Gobierno norteamericano pretendía crear un contexto político y diplomático favorable para aislar a nuestro país y de esa forma enmascarar los planes de agresión militar que preparaba la cia, según el Programa de acción encubierta contra el régimen de Castro, contenido en la directiva secreta aprobada el 17 de marzo de 1960.

Cómo no recordar por estos días en que Washington ha montado el mismo escenario, esta vez acompañado de una feroz campaña mediática, contra naciones latinoamericanas como Venezuela y Nicaragua, la posición cubana presente en la cita de la OEA de Costa Rica en 1960, en voz del Canciller de la Dignidad, Raúl Roa García. Cómo olvidar las exclamaciones de todo un pueblo de «con OEA y sin OEA ganaremos la pelea».

Sobre la decisión de la oea de aislar a Cuba, el Comandante en Jefe Fidel Castro dijo que la reunión de Costa Rica fue una lección para los pueblos de América, que no perdonarán jamás la traición de los que, en bandeja de plata, le fueron a llevar al imperio los derechos de la nación cubana.

Quienes suscribieron el documento  «¡pa­sarán a la historia como los Ju­das Iscariote de América!», dijo Fidel en referencia al Judas que, según los evangelios canónicos, fue el apóstol traidor.

Ejemplos sobran, lo mismo para demostrar que la oea es solo un instrumento imperial, que actúa de manera injerencista contra los pueblos de la región, que para desenmascarar a un traidor como Luis Almagro, convertido en el más furibundo enemigo de América Latina, a la vez que el más sumiso de los servidores de los gobiernos estadounidenses.

La última de estas campañas de la más desprestigiada de todas las instituciones ha sido la labor injerencista contra dos gobiernos democráticamente elegidos en la región: el de Venezuela y el de Nicaragua.

Contra la nación bolivariana han superado cualquier pronóstico, han dictado resoluciones irrespetuosas y groseras, han encabezado una guerra mediática para desestabilizar al país y crear un verdadero caos en la región.

Lo último, ya desnudo por completo, el señor Luis Almagro ha escrito en un tuit: «Saludamos la asunción de Guaidó como Presidente interino de Venezuela conforme al artículo 233 de la Constitución Política. Tiene nuestro apoyo, el de la comunidad internacional y el del pueblo venezolano».

Se trata de la primera reacción de la oea y su secretario general a las declaraciones del titular de la Asamblea Nacional de Venezuela (en desacato), Juan Guaidó, de asumir la presidencia del país bolivariano, luego de calificar de «usurpador» al mandatario legítimo, Nicolás Maduro.

Es, sin lugar a duda, una escalonada guerra contra esa nación y, a su vez, una desvergonzada forma de inmiscuirse en los asuntos internos de un país.     

CONTRA NICARAGUA

Respecto a otro estado soberano de la región, Nicaragua, la oea emprendió la aplicación de la Carta Democrática, que puede llevar a la suspensión de la membresía del país centroamericano, según reporta efe.
El discurso de Luis Almagro en la última reunión de la oea, además de largo e injerencista, lo retrató como el mentiroso que es y, como hicieron hace 60 años contra Cuba, ahora fabrican una farsa intervencionista con aquello de que «en la democracia no puede existir represión, ni violación de derechos humanos a opositores, estudiantes, políticos, campesinos, civiles y menores de edad».

Lo interesante de todo esto es que allí, en el recinto donde se recicla a una oea que carece de credibilidad, estaban representantes de países como Chile, Argentina, Brasil, Colombia y otros, escenarios diarios de la represión contra estudiantes, obreros, maestros, indígenas, y donde mueren asesinados cientos de líderes sociales. Todo esto se hace en nombre de una democracia como la que defiende el Judas de Luis Almagro.
Nuestros pueblos, en algunos casos confundidos ante la actual embestida reaccionaria montada desde Washington y secundada por la oea, sabrán desenmascarar a los traidores que hoy votan contra Venezuela y Nicaragua, como mismo lo hicieron contra Cuba, y estoy seguro lo harán en el futuro, siempre que no actuemos a tiempo y nos unamos, entonces, descalifiquemos a la oea, a Luis Almagro y al autoproclamado Grupo de Lima.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

emilio Fernández lobeiras dijo:

1

15 de enero de 2019

19:35:36


Pregunta; ¿quién mueve al títere Almagro?..Respuesta: El tiritero Tío Sam !!..hasta los niños de América Latina conocen el acertijo

pjmelián dijo:

2

15 de enero de 2019

19:37:06


¡ Bah ! Ignoro totalmente al Departamento de Colonias del Tío Samuelillo.

Quique dijo:

3

16 de enero de 2019

13:34:21


Por que los gobiernos de Venezuela y Nicaragua no se salen de la OEA si ese organismo no sirve para nada?