ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: socialismoweb.wordpress.com

La democracia de partidos políticos ha proclamado, a lo largo de su historia, su defensa de la libertad de expresión. Aparece como un derecho ciudadano en todas las constituciones y, por si fuera poco, se usó con mucha inteligencia manipuladora desde la Guerra Fría.
Así, se ha conseguido un patrón de juicio apreciativo que, avanzando en el siglo xxi, acusa a los socialismos emergentes de dictatoriales, mientras deja en el supuesto que en los modelos garantes del capitalismo sí se practica esa libertad.
La realidad es otra bien distinta, pues la contradicción con la cual se presiona a la opinión pública impone responder de modo terrorista, incluso a los modelos más avanzados del socialismo, sin descartar condenas públicas amparadas en subterfugios judiciales diversos; prácticas completamente naturalizadas hoy por hoy que imponen condenar el socialismo históricamente y hacia el más largo futuro. O sea, al infinito y más allá.
 Así se ha hecho en Sudamérica, incluso con formaciones de centro que solo aplican medidas de capitalismo humano, como la Argentina de los
Kirchner.
De pronto, el conocido actor Jim Carrey ha dicho en hbo: «Tenemos que decir sí al socialismo; a la palabra y a todo» («We have to say yes to socialism –to the word and everything») y se han explotado las verdaderas reacciones de esa libertad de expresión.
La reseña de Fox parte de desacreditarlo a él mismo como un destructor de Hollywood confeso y sobrepone a la declaración de Carrey, artificialmente, su canon de socialismo venezolano como un sistema fracasado, en el que miles de personas sufren las peores condiciones de vida diariamente.
El reportero de Fox que asume estas palabras no se entera de los planes de vivienda, salud, educación, cultura ni, más no faltaba, de la injerencia terrorista y el mercenarismo –en sucesivos boicots  a la  economía nacional y en atentados reales y concretos–, con que han intentado sitiar al socialismo bolivariano.
Si bien se mira, la focalización de Carrey no profundiza en el socialismo en sí, sino que llama a resistir a la demencia del régimen estadounidense en el poder, asumiendo como fórmula el propio sistema de partidos políticos de la democracia norteamericana. Es un llamado a sacudirse la agresividad predeterminada entre republicanos y demócratas en Estados Unidos.
Pero la reacción es brutal: ejercer la libertad de expresión, en el contexto donde habitualmente el actor opera, podría costarle su carrera, entre las más brillantes y mejor remuneradas de la industria cinematográfica de hoy, si de esta maquinaria terrorista de la información depende. Así lo manipulan y responden muchos intolerantes venezolanos donde quiera que la noticia aparece.
Para la democracia de partidos políticos, la norteamericana a la cabeza, la palabra –y solo la palabra–, «socialismo» representa lo satánico en toda dimensión.  
Carrey ha dejado claro en su intervención que quien la emplee debe disculparse, que está vetada en el vocabulario supuestamente democrático. Y a eso apuestan, de inmediato, quienes secuestran la idea de la libertad de expresión para convertirla en rehén y cliente de su propia opresión.
El macartismo sigue vivo en ellos y quienes se atrevan a traspasar la fina línea de censura, habrán de enfrentar terroristas campañas de descrédito y manipulación de la justicia.
Por eso mismo, no solo hay que decirle sí a la palabra «socialismo», sino a todo lo demás que el sistema propone y facilita en la emancipación de las clases que aún siguen siendo oprimidas por el capital. Tiene toda la razón Jim Carrey. (Tomado de La Jiribilla)

*Poeta, narrador y ensayista cubano. Villa Clara, 1961. Colaborador de diversos medios de prensa. Dirigió la revista de cultura Umbral, de Villa Clara. Recibió la Distinción por la Cultura Nacional en el 2004.

«Se ha conseguido un patrón de juicio apreciativo que, avanzando en el siglo xxi, acusa a los socialismos emergentes de dictatoriales».

«Ejercer la libertad de expresión, en el contexto donde habitualmente el actor opera, podría costarle su carrera, entre las más brillantes y mejor remuneradas de la industria cinematográfica de hoy, si de esta maquinaria terrorista de la información depende».  

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

aristoteles dijo:

1

8 de octubre de 2018

02:23:51


Muy bien dicho por Jim Carey, ha hecho uso de su libertad de expresion de la misma manera que lo hacen los que le critican. No hay ningun problema con eso. Creo que Jim Carey tiene razon, ahora solo falta que pase del dicho al hecho y empiece a distribuir sus millones entre los mas necesitados y no tendra que ir muy lejos porque Hollywood esta lleno de personas desamparadas.

Orlando Chirino Respondió:


9 de octubre de 2018

17:30:59

De acuerdo.

Luis dijo:

2

8 de octubre de 2018

02:44:56


El socialismo gana importancia en Estados Unidos, y la ferocidad fascistoide del régimen criminal de Donald Trump ha motivado a muchos a pensar, a tener ideas. Y cada día que pasa se manifiestan más las consecuencias de las inmensas injusticias sociales, las desigualdades, el racismo. Estados Unidos es hoy el país que más prisioneros tiene en el mundo, per cápita y en absoluto---con ausencia casi total de programas de reinserción en la sociedad para los ex-prisioneros. Es el país de mayor narcotráfico y drogadicción---sin programas eficaces de tratamiento---y con más de un millón de desamparados (homeless) viviendo en las calles y parques. Decenas de millones en Estados Unidos hoy no poseen cobertura ni atención médica. Más de 50 mil mueren anualmente por sobredosis de medicinas de contenido opioide, la mayoría de ellos sin tratamiento adecuado. El empleo cada vez más inseguro, sin licencias médicas, sin vacaciones, sin seguro de desempleo, sin derecho a retiro, sin seguro médico, y teniendo que someterse a jornadas de hasta 10 a 12 horas de trabajo diarias para ganar lo suficiente, para pagar alquiler y comer. La "corrupción legalizada" es la más saliente característica del sistema político estadounidense, en el cual el poder de las grandes corporaciones y de Wall Street se manifiesta en mayor grado cada día que pasa. Ante esta realidad, el socialismo se presenta como una posibilidad real para soluciones, que no puede ser ignorada.

Eduardo Torne dijo:

3

8 de octubre de 2018

07:17:10


El asunto es, que tras haber experimentado todos los demas sistemas sociales anteriores y el socialismo ademas, se puede afirmar, que el Socialismo es mirandolo desde todos sus angulos, el mas humano, el que mejor le queda a la entera humanidad....

Miguel Angel dijo:

4

8 de octubre de 2018

07:28:33


Muy bueno el escueto artículo presentado por el versátil y laureado intelectual villaclareño. Realiza una breve reflexión a partir de la expresión del excelente comediante Jim Carrey. Algo es axiomático, el socialismo es el sistema socio económico más justo, beneficioso y sustentable que ha existido en el desarrollo humano, representa el futuro de la sociedad. El capitalismo sólo ha provocado un desarrollo anárquico en algunas naciones, basado en la explotación, la distribución desigual de las riquezas, el egoísmo e individualismo enarbolados como banderas del sistema. El empleo irracional de los recursos, el despilfarro y el maldito consumismo, produciendo cambios climáticos y medio ambientales que conllevan al peligro de extinción de la especie humana. Otra característica es su perversa política de llevar a cabo guerras de rapiña y despojo de los recursos naturales de otras naciones, portadoras de la muerte, el luto y sufrimientos de millones de personas en el planeta. Muchas más son las desgracias generadas por el capitalismo y su fase superior imperialista, nada bueno tiene para ofrecerle a la población mundial el obsoleto y retrógrado sistema. El socialismo es el futuro de la humanidad.

Lee dijo:

5

8 de octubre de 2018

13:35:02


Nunca habría expectado esto de Jim Carrey. Todos lo asocian con las comedias en cual habla con un parte de su cuerpo que no voy a escribir aquí. Mas recientemente, ha hecho dibujos negativos de Trump, su administración, y todos asociados con ellos.