ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Unos 147,3 millones de brasileños fueron convocados a 544 493 urnas de votación para elegir al próximo Presidente del país entre 13 candidatos. Foto: CORREO DEL ORINOCO

Los brasileños ejercieron en el día de ayer su derecho ciudadano a elegir su Presidente. De esta manera, el gigante sudamericano podría marcar un parteaguas, luego de varios años de incertidumbres marcados por el golpe parlamentario que depuso a la expresidenta Dilma Rousseff y el amañado proceso judicial contra Luiz Inácio Lula da Silva, líder del Partido de los Trabajadores (PT), por supuestos cargos de corrupción.
Además del Presidente y Vicepresidente de la República, este domingo fueron electos los 27 gobernadores, 54 senadores y los 513 diputados federales, 24 distritales y 1 035 estaduales.
Al iniciarse la jornada, las encuestas auguraban una segunda vuelta que tendría lugar el 28 de este mes, entre los dos candidatos más votados, quienes hasta este momento serían Fernando Haddad y Jair Bolsonaro.
Estas elecciones parecen ser un punto decisivo para la izquierda en América Latina, la cual en los últimos años ha sido bombardeada con acusaciones de corrupción como las acaecidas en contra de Rousseff y Lula en Brasil y Cristina Fernández, en Argentina.
Fernando Haddad, candidato presidencial del pt votó, en el día de ayer, en medio de exclamaciones a favor de Lula da Silva. Además, envió un mensaje de paz a favor de un sufragio tranquilo,  donde se respetara el derecho a la diversidad de opiniones.
La exmandataria y candidata al senado por Minas Gerais,  Dilma Rousseff, aseguró, luego de emitir su derecho al voto, que «hoy es un momento muy especial para el país. Estamos reafirmando la democracia de Brasil. La democracia que fue tan golpeada tanto en el impeachment (golpe parlamentario) como en la sucesión del proceso».
Por otro lado, Bolsonaro declaró luego de votar en Vila Militar, Río de Janeiro, que en caso de una segunda vuelta, «si estoy de alta y bien de salud recorreré Brasil y correré ese riesgo».  
El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, había llamado al pueblo brasileño a votar a su compatriota Fernando Haddad.
A través de una misiva cargada de esperanza y escrita desde la cárcel, este 6 de octubre, pidió que votaran por el candidato del Partido de los Trabajadores (pt).
Según el sitio Hipantv, al referirse al número electoral de su formación, enfatizó en que «Haddad es Lula», y puso fin a la nota agregando al pie de su firma: «Sin miedo de ser feliz».
Si bien al cierre de esta edición no se conocía el resultado final de estas elecciones presidenciales, lo cierto es que muchos medios de difusión masiva y las redes sociales se habían hecho eco del rechazo contra Bolsonaro, quien ha sido denominado el Donald Trump brasileño.
Sin embargo, todavía queda mucho camino por recorrer, y la suerte de los programas sociales en busca de un mejor país, depende  de la decisión que, todo parece indicar, podría definirse el próximo 28 de octubre en las urnas.

En contexto

Golpe de Estado a Dilma Rousseff

El golpe de Estado parlamentario en Brasil contra la presidenta Dilma Rousseff fue una afrenta a la democracia brasileña. Ella fue elegida libremente por su pueblo. La mandataria constitucional fue señalada culpable de corrupción por el Senado y de este modo es apartada de forma definitiva de sus funciones como líder Ejecutiva.
El 79 % de la población brasileña consideraba «malo o pésimo» el gobierno de Michel Temer, quien ha sido el presidente con menor popularidad en la historia de Brasil.
En el 2017 Brasil fue considerado uno de los países más peligrosos por la cantidad de activistas y líderes sociales asesinados, con un total de 57.

Fernando Haddad

Representante del Partido de los Trabajadores (pt).
Graduado en Derecho, Máster en Economía y Doctor en Filosofía.
 Integró en el año 1983 las filas del Partido de los Trabajadores (pt).
Entre el 2005 y el 2012 tuvo a su cargo  la conducción del Ministerio de
Educación. En el año 2012 se postuló como alcalde de São Paulo, cargo que ocupó hasta el 2017.

Jair Bolsonaro

Representante del Partido Social Liberal
 «Mito» para sus seguidores, que lo acompañan casi con fe religiosa, es el adalid de una extrema derecha que va ganando cada vez más adeptos, según afirma El Comercio.
Sobre sus controversiales declaraciones han corrido ríos de tinta sobre todo por su marcado racismo, homofobia y creencia de que lo mejor para su país es un golpe militar.
«Es un personaje muy polémico, que puede empeorar la situación política en Brasil y crear problemas sociales más profundos», afirmó El Comercio en un artículo sobre las ideas políticas y sociales que a lo largo de los últimos tiempos ha planteado en diferentes medios de comunicación.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Miguel Angel dijo:

1

8 de octubre de 2018

07:20:55


Lo expresé anteriormente, no creo en las encuestas pre eleccionarias, en su mayoría son falaces. El utraderechista y reaccionario Jair Bolsonaro derrotó inobjetablemente al resto de los candidatos con un aplastante 46 % de los votos (estuvo a sólo 4 puntos porcentuales de obtener la mayoría absoluta, insólito pero cierto), su más cercano perseguidor fue Fernando Haddad con apenas 29,3 %, los demás bien lejos de ellos. No sé que dirán los vaticinios, pero no me cabe la menor duda que este representante de las ideas más reaccionarias de Brasil y del continente goza de la mayor popularidad entre los brasileños. Cómo es posible que se pueda engañar a millones de personas de una manera tan burda? La explicación está en diferentes factores. En primer lugar aparece la dominación absoluta de los medios de comunicación por parte de la poderosa derecha nacional y mundial, incluyendo del imperio yanqui y sus macabros tentáculos, capaz de actuar malignamente en la conciencia de las personas, a través del engaño, la mentira y las patrañas. La eliminación de Lula del panorama eleccionario dio los resultados esperados por la derecha. La izquierda debe realizar un esfuerzo descomunal para revertir esta triste realidad. Soy escéptico con los resultados inmediatos. Quizás sea necesario que ocurra esta desgracia política y social para que el pueblo brasileño aprenda la lección y sepa diferenciar que es lo mejor para la gran mayoría, aunque estamos urgidos de la victoria inmediata de las fuerzas de izquierda en el gigante sudamericano, debemos ser objetivos y reconocer la situación existente. Hadadd tuvo gran razón cuando advirtió sobre el riego democrático que corre el país por la candidatura de la extrema derecha. Después de depositar su voto expresó: "Lo que es importante es que Brasil vivirá una segunda vuelta. Eso es bueno para Brasil porque habrá más tiempo para comparar proyectos", dijo Haddad. En caso de perder el combate, lo que es muy probable, la victoria final pertenece al progreso, al movimiento de la izquierda latinoamericana, a los pueblos de la Patria Grande.

Lorzo dijo:

2

8 de octubre de 2018

08:56:21


que no vuelva el facismo a la hermosa brasil!!!