ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: werkenrojo.cl

Es complicado saber cuándo un oportunista exhibe su verdadera cara, al cambiar de casaca y transformarse en todo lo contrario a lo que predicó durante gran parte de su vida.

Y es que, aunque resulte difícil de digerir, el actual secretario general de la OEA, Luis Almagro, ha sido militante de la izquierda uruguaya, en el Frente Amplio. También fue canciller en el gobierno de José Mujica desde el 2010 hasta el 2015, y hasta hizo promesas –cuando saltó a la OEA el 18 de marzo del 2015– de llevar esta organización adelante como «representante de los pueblos latinoamericanos».

Al parecer el personaje de marras no conocía o no quería conocer cuál ha sido y es la verdadera función de esa desprestigiada organización. Ya dentro de ella, se involucró –y de qué manera– con las peores causas injerencistas y proestadounidenses que los anfitriones imponen a esa institución.

Además de hacer el papel de bufón de las administraciones norteamericanas, se ha empleado a fondo en el plan yanqui de dividir la comunidad de naciones latinoamericanas y caribeñas, de francotirador contra los procesos revolucionarios y sus líderes, arrimando la brasa del dinero de los amos a los gobiernos de la derecha y conspirando abiertamente contra procesos populares y de izquierda.

Pero su obsesión mayor en los últimos dos años es la de echar abajo la Revolución Bolivariana de Venezuela. Para ello ha encabezado todo tipo de provocación y ha llamado abiertamente a una intervención militar contra Caracas, como lo acaba de hacer de manera descarada en la ciudad de Cúcuta, fronteriza entre Colombia y Venezuela.

Allí el asalariado de Washington escenificó un show mediático al que llamó «conferencia de prensa». A su lado, además de algunas autoridades colombianas, dos o tres venezolanos de esos que con algunos dólares de pago, lo mismo realizan una guarimba para matar civiles que queman autos, escuelas, hospitales, o –como esta vez– ofrecen sus imágenes para que los medios que siguen al Secretario General de la OEA  puedan llevar al éter los «aplausos» que recibió cuando llamó a una intervención militar externa para «calmar» la situación en Venezuela.

El tema es tan preocupante, que hasta la agencia de noticias estadounidense AP ha referido en un reporte que «Almagro se ha unido al presidente Donald Trump en su amenaza de una intervención armada contra Venezuela, para restaurar la democracia y aliviar la crisis humanitaria que vive el país».

El jefe del «Ministerio de Colonias» ha cruzado la «línea roja» en su abierto llamado a agredir a una nación soberana de la región y, si peligroso es ese llamado, más preocupante aún son los argumentos de «democracia» y «crisis humanitaria» que recuerdan los términos utilizados por los gobernantes norteamericanos para invadir países, bombardear ciudades, desestabilizar gobiernos y masacrar personas.

A este personaje y a sus marañas desestabilizadoras hay que ponerles freno, denunciarlo ante los organismos internacionales como lo ha hecho el Gobierno bolivariano, el presidente Evo Morales y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA-TCP). Y más que todo, hay que desenmascararlo como traidor de las ideas de izquierda que un día profesó y como lo que es hoy: un empleado al que Washington utiliza en sus andanzas guerreristas.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Luis dijo:

1

16 de septiembre de 2018

23:10:07


El Sr Almagro seguramente coordinará sus "iniciativas" futuras---como lacayo que es del régimen de Trump---con el nuevo asesor del National Security Council (NSC) para América Latina en la Casa Blanca. Dicho "asesor"---cubano-americano neo-fascista, abogado y ex-coordinador de una mini-máfia trumpista en el congreso, denominada "Cubans in Capitol Hill"---parece destinado a ser el responsable por los programas de agresión y desestabilización contra países como Venezuela, Nicaragua, Cuba y Bolivia. Y la OEA seguramente se convertirá en mayor vehículo para condenas y agresiones imperialistas---más porque el propio embajador del régimen de Trump ante la OEA es también cubano-americano, de ideas neo-fascistas. Así, el Sr Almagro quedará asociado con---y manchado por---el infame régimen criminal de Donald Trump y su camarilla. Al Sr Almagro ahora no le queda más remedio que plegarse ante la Casa Blanca, o renunciar a su cargo. De continuar al mando de la OEA, el Sr Almagro debe ser desenmascarado ante el mundo y los organismos internacionales. ¡Basta ya de lacayos!

Cubaneo dijo:

2

16 de septiembre de 2018

23:24:54


Ahora si se le fue la mano almagro de adulon ysnqui y de cobarde q solo un modelo de payaso en su payasa y lsmbia bota yanqui a puesto a la oea en el despretigio mas grande en su historia

Sonia dijo:

3

17 de septiembre de 2018

00:17:48


Por favor levantemos nuestras voces para evitar que el pueblo venzolano siga pasando por la crisis en que se encuentra, es prioridar la ayuda humanitaria para palear la situacion en algo.

Alejandro dijo:

4

17 de septiembre de 2018

04:27:06


Seria bueno conocer que opina el tan humilde expresidente Mujica sobre su exfuncionario de gobierno.

alarcon dijo:

5

17 de septiembre de 2018

07:19:50


Esa foto que publican lo dice todo, nunca vi tanta identidad entre rasgos físicos y putrefacción moral en un individuo, Almagro es lo que llamamos el monumento al "lamebotas", es la ecencia de la simulación desdes sus incinicios , si alguien se equivocó al tenerlo en sus filas fué Mujica, que con toda su bondad y ancias de independencia confió en un momento en el, no obstante , no se alarmen , esto es solo el comienzo de lo que ratas como este son capaces de hacer por cuatro dolares, cuando asu desprestigio llegue al borde de lo increible y el descaro , el gobierno de EEUU lo mamdará al cajón del olvido en la ciudad de Miami como ha hecho con tantos otros a lo largo de la história.