ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Tomada de Internet

Duelen todavía aquellas imágenes ante las que el mundo se paralizaría el martes 11 de septiembre del 2001 mientras se desplomaban las torres que desatarían una estela de guerras que –a la luz de hoy– parecen no acabar.

En los días posteriores, el presidente norteamericano  George W. Bush  repetía una y otra vez que «esta cruzada contra el terrorismo» llevaría tiempo, anunciando así el llamado «nuevo tipo de guerra», una «guerra total» y «sin límite», que definiría situaciones, conflictos, intervenciones militares, nuevas amenazas contra Estados, coaliciones de Estados y todo cuanto se erigiera como «enemigo», una abstracción nombrada «el mal», bajo la justificación de la seguridad nacional y la salvaguarda de los derechos de quienes hacen de estos conflictos y de sus consecuencias, un negocio.

Muchas han sido las formas con las que se ha intentado enmascarar cada conflicto desatado, financiado o apoyado desde Norteamérica, en la que los medios de comunicación han sido la punta del iceberg, jugando de forma permanente con la mente y los sentimientos de millones en el mundo, especialmente el propio pueblo norteamericano.

Desde el punto de vista legal, se ­realzó la USA Patriot Act, o Acta Patriótica, que reforzaría el principio de emergencia permanente de un Estado que, a su vez, suspendía las limitaciones constitucionales que hasta el 2001 imponía a la Constitución para la lucha contra el terrorismo, resurgiendo prácticas como la tortura –siempre que se realizara fuera de territorio estadounidense– y creándose un departamento al máximo nivel reconocido como Seguridad Interna o Seguridad Nacional, aunque en realidad se presentara como el Departamento de Seguridad de la Patria.

Según un informe del proyecto Costs of War, de la Universidad de Brown, Estados Unidos ha gastado en guerras desde el 2001 unos ocho billones de dólares y tendrá que pagar otros tantos en intereses durante las próximas décadas. Aunque pasa el tiempo, siguen latentes y bien vivas las apetencias de guerra; recordemos que para el año 2019, Donald Trump ha aprobado un presupuesto récord de 716 000 millones de dólares para la «Defensa».

Ojalá recordar ese día y sus consecuencias posteriores, nos permita reflexionar y preguntarnos una y otra vez: ¿Tendrán precio las vidas de cientos de miles de víctimas inocentes de tantos conflictos desatados después del 11 de septiembre del 2001 y que parecen aún no tener fin?

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Dr. José Luis Aparicio Suárez dijo:

1

11 de septiembre de 2018

05:27:53


Sirvan de reflexión ese nefasto día y las consecuencias derivadas de políticas desacertadas. No son pocos los que azuzan el caos en el mundo, cuando debían llamarse a reflexión y sumarse a las nobles causas que enaltecen la condición humana, el respeto, la sensibilidad, el honor y la justicia. El mundo sería otro si prevalecieran como tendencia las buenas relaciones entre los seres humanos, alejadas del maleficio e irrespeto que lamentablemente han tenido un comportamiento viral. Naufragar en políticas de hostilidad e insana discordia es vilipendiar los nobles destinos de la humanidad. Somos herederos y protagonistas de la historia, y el devenir desde la prehistoria, pasando por las edades antigua, media, moderna y contemporánea, invita a dignificar la que juntos hacemos. Vamos a cultivar valores, para evitar volver a las edades de piedra y metales.

curbelo dijo:

2

11 de septiembre de 2018

09:14:36


Además de estos fríos números, lo que más recuerdo del 11 de septiembre es el Cuerpo de Bomberos de la ciudad neoyorquina, ese Monumento Colosal en bronce “FDNY Memorial” en memoria a los 343 bomberos fallecidos en los ataques terroristas habla por sí solo del valor desplegado por estos muchachos. Esta muestra de valentía y heroicidad, junto al odio es lo que realmente nos dejó el 11 de septiembre.

Luís Guillermo Respondió:


11 de septiembre de 2018

15:01:59

Su comentario es lo mejor que he leído en todos los internautas.... me uno 100 % al mismo

José David dijo:

3

11 de septiembre de 2018

10:00:17


Remember the Maine, remember Pearl Harbor (Ofresco mis disculpas si mi ortografía inglesa falla). Pregunta ¿quién o quienes ganaron con el 11-S, como le llaman en Yankilandia? Y con el permiso de Taladrid: "saque Ud. sus propias conclusiones"

Cristina Zaldivar dijo:

4

11 de septiembre de 2018

10:54:02


Espeluznantes las imágenes, tanto las mostradas hoy en el diario Granma, como las que aun no se pueden borrar de la memoria de todos los seres dignos de la tierra, pero aun así, hoy se bombardea con fósforo blanco...., es inconcebible que la vorágine armamentista del gobierno norteamericano, les haya borrado de sus memorias los días vividos, los sufrimientos de su pueblo y la perdida de tantas y tantas vidas como puede un Presidente (Donald Trump) destinar 716 mil millones de dolares a la carrera armamentista, ¿ Cuanta hambruna desaparecería del mundo?. Por ello todos los cubanos seguiremos orgullosos de nuestro Gobierno, de nuestro Partido y de todo nuestro pueblo!!! que hoy refrendamos multitudinariamente haciendo realidad el anhelo de José Marti cuando expreso: ¨Yo quiero que la Ley primera de nuestra República, sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre¨ y seguiremos defendiendo con nuestras uñas y dientes, la paz, la tranquilidad y la soberanía en la que vivimos, las conquistas logradas, NADIE nos las podrá arrebatar.

Miguel Angel dijo:

5

11 de septiembre de 2018

12:04:08


El gobierno del ex presidente George W Bush tiene sobre su conciencia (dudo que la tenga) la muerte de centenas de miles de personas a partir del criminal acto terrorista del 11/9, el cual sirvió de pretexto para iniciar una cruzada "anti terrorista" mundial, bajo la égida del principal terrorista de estado en el planea, el más criminal y sanguinario imperio de la historia de la humanidad, que dura hasta nuestros días. Recordamos con mucho dolor las víctimas inocentes que murieron como resultado de aquel salvaje acto. Vale la pena recordar que cada día resulta mas insostenible la hipótesis de que la acción fuera realizada por terroristas extranjeros sin la complicidad de conspiradores del propio país agredido, son centenas las pruebas que lo demuestran. Por otra parte los gobiernos yanquis son especialistas en crear estos falsos pretextos para realizar guerras y otras patrañas diabólicas. Estoy convencido que las autoridades norteamericanas fueron cómplices de este genocidio, había que influenciar sobre la opinión pública estadounidense para que apoyara la campaña de guerras sin límites, exacerbando el insano chovinismo nacional. Ejemplos como este sobran en la historia de los EEUU. Se pueden agregar a la cronología presentada por la autora, el ataque a Siria, la guerra en Yemen, diferentes conflictos en países africanos fomentados por los yanquis y otras naciones occidentales: Sudán, los países que integran el cuerno africano y otros. Ratificamos nuestro pesar y dolor por las víctimas inocentes de la acción terrorista, solidaridad con los familiares de los fallecidos y con el noble pueblo norteamericano. Quizás algún día se conozca la verdad y sean juzgados los verdaderos asesinos. Gracias por publicar mi opinión.