ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
La Ley de Memoria Histórica busca eliminar los símbolos del franquismo. Foto: AFP

A más de 40 años de finalizar la dictadura que asoló a España, Francisco Franco sigue siendo noticia en la nación ibérica. Medios de prensa destacan la decisión del actual gobierno de Pedro Sánchez de desenterrar los restos que se encuentran en el Valle de los Caídos, el mausoleo que el dictador se hizo construir en las afueras de Madrid.

El sitio, donde se encuentra la tumba de Franco y más de 34 mil caídos en la Guerra Civil española (1936-1939), ha sido durante décadas un símbolo para los vencedores del conflicto y del régimen autoritario posterior. El propio Franco confesaba, en el decreto que anunciaba su construcción, su aspiración de que sirviera para que las futuras generaciones “rindan tributo de admiración a los que les legaron una España mejor”.

Cripta donde se encuentran los restos de Franco en el Valle de los Caídos. Foto: EFE

La Ley de Memoria Histórica de 2007 fue un intento del entonces presidente José Luis Rodríguez Zapatero de compensar a los perdedores del conflicto. El gobierno imponía la retirada de símbolos franquistas de las calles y se comprometía a facilitar los fondos para que los familiares de los desaparecidos pudieran buscar, desenterrar y despedir a sus muertos, entre otras medidas.

La llegada al poder de los conservadores del Partido Popular (PP) en 2011 supuso la cancelación de los fondos destinados a aplicar la ley y un cambio de política que tenía como prioridad no “remover el pasado”. El resultado es que Franco disfruta en España de una legitimidad impensable en cualquier otra democracia, incluyendo el reparto de subvenciones públicas a la fundación que lleva su nombre y promueve “su obra”.

La eliminación de calles con nombres franquistas, la retirada de monumentos que honran al dictador o la exhumación de sus restos del Valle de los Caídos, que pasaría a convertirse en un Centro Nacional de Memoria de todas las víctimas, no es una cuestión ideológica o de partidos. Se trata de una obligación moral que tiene la ventaja adicional de enviar el mensaje claro a los nostálgicos del franquismo de que los españoles han enterrado para siempre un pasado autoritario.

 

Obstáculos en el camino


El pasado 18 de junio, el Gobierno de Pedro Sánchez garantizó que se cumpliría con la proposición de Ley de impulso de la Ley de Memoria Histórica, aprobada en mayo de 2017, para proceder a la exhumación de los restos del dictador de su tumba y que esta se llevaría a cabo en julio.

A mediados de ese mes, el Gobierno socialista admitió problemas con la familia de Franco por la decisión de exhumarlo y mostró sus dudas de que fuera posible ese mismo mes, como tenía previsto inicialmente.

La apertura de la tumba de Franco no será inminente y todavía tiene varios obstáculos por delante. El gobierno deberá pedir autorización a la Iglesia —la cripta está en la basílica del Valle de los Caídos y no puede abrirse sin su permiso—, acordar con la familia del caudillo un nuevo lugar de sepultura e incluso cambiar leyes en caso de que alguna de las partes se oponga. Solo entonces se podrá enviar a los operarios para que levanten la losa de granito bajo la que descansa el general y cerrar así el único mausoleo de un dictador entre las democracias europeas. España habrá enterrado ese día uno de los impedimentos en su largo camino hacia la reconciliación. (EFE/New York Times)

Explanada del Monumento Valle de los Caídos. Foto: EFE
COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Lucía dijo:

1

23 de agosto de 2018

13:15:07


Muy de acuerdo con la decisión de Pedro Sánchez pues es una ofensa de que ese Dictador esté junto a los que lucharon contra el genocidio que hiciera en su propio país.

Efrain Núñez Funes dijo:

2

23 de agosto de 2018

14:13:52


Es justo acabar con los simbolos de franquismo que tanto daño ha causado al pueblo humilde de España. Franco fue un dictador, un asesino, la historia lo reconoce fue un aliado de Hitler y Musolini, asesino, desaparecio, torturo, por eso es justo que se le d una sepultura familiar y que no tenga un monumento que lo trate de inmortalizar, es una afrenta mantenerlo donde esta.

Armando Cardona dijo:

3

23 de agosto de 2018

15:45:01


Muy correcta la decisión del gobierno español, los dictadores, sin importar sus señas particulares, sólo merecen el rechazo y el oprobio de sus pueblos y de la humanidad toda, lo único que debe perdurar de ellos es el respeto debido a sus víctimas y la memoria histórica del daño que causaron, para que la historia no se repita.

jpuentes dijo:

4

23 de agosto de 2018

16:06:31


Ahí hay también enterrados personas que lucharon junto a Franco: parte y parte

TV Respondió:


24 de agosto de 2018

11:45:10

si vamos a destruir todo con lo que no estamos deacuerdo recuerden que hay parte y parte para unos muchos fue un dictador y para otros fue quien encaminó la España de esos tiempos. la historia es una sola y todo eso forma parte de la historia ¿que le queda a las generaciones venidras? CUANTOS DICTADORES para algunos y LIDERES PROGRESISTAS O REVOLUCIONARIOS para otros que tendrían que desenterrar en el mundo. los cesares los zares hicieron en su momento hermosos monumentos ¿los vamos a derrumbar?

Luis dijo:

5

23 de agosto de 2018

21:12:47


Debe recordarse que el criminal fascista Francisco Franco Bahamonde no fué líder de la sublevación de julio 1936, que desencadenó la Guerra Civil. Los líderes fueron los grales. José Sanjurjo Cabanell y Emilio Mola Vidal---éste último sobrino del patriota cubano Leoncio Vidal, figura histórica y muy recordado en Villa Clara. Mola Vidal nació en Cuba (Santa Clara), y su padre---siendo militar---regresó a España con su familia trás la derrota en 1898. Sanjurjo y Mola ambos murieron en separados accidentes de aviación en 1936, lo cual elevó al mando de la sublevación al gral. Miguel Cabanellas Ferrer---el cual decidió presentar a Franco para el liderazgo al consejo militar que se había hecho cargo del golpe, a pesar de sus graves dudas sobre la integridad del futuro dictador. Franco, por lo tanto, fué más que nada un oportunista en el marco de la sublevación contra la República. Pero, una vez nombrado jefe, se apoderó de todos los medios y desató la más cruel represión contra los republicanos---en especial los comunistas y socialistas españoles, los cuales fueron masacrados en cada oportunidad que se presentó. Es justo que los restos de Franco sean exhumados y enviados a sus descendientes, ya que un criminal de su índole no merece ni honores ni buena recordación.