ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Martirena

Mucho tiempo después de haber esperado la caída de Cuba, cual fruta madura, con múltiples sacudidas al árbol, Estados Unidos reconoce un par de errores en su ambicioso deseo de apoderarse de la Isla.

Tanto el impacto negativo de la reducción del personal existente hoy en la embajada norteamericana en Cuba, como la recalificación de su advertencia sobre los viajes a la nación caribeña, fueron reconocidos esta vez por Washington.

Así lo arrojaron, respectivamente, un memorando del Servicio de Investigaciones del Congreso estadounidense y la nueva decisión del Departamento norteamericano de Estado.

Concretamente, este último disminuyó la alerta sobre los viajes de los ciudadanos estadounidenses a la Isla, la cual a partir de ahora será de rango dos, es decir, recomiendan tomar precauciones adicionales.

Anteriormente, y de forma injustificada, EE. UU. había catalogado al país como una de las naciones inseguras para los estadounidenses, situándonos en la categoría tres, de un máximo negativo de cuatro, con la sugerencia de reconsiderar los viajes a nuestro archipiélago, desconociendo así el prestigio internacional que tiene Cuba como un destino seguro, y que fuera refrendado con un premio en la XXXVIII Feria Internacional de Turismo en España.

En cuanto a la reducción del personal diplomático acreditado en La Habana, motivado por los supuestos daños acústicos cuyas causas aún no han sido probadas, el análisis del Servicio de Investigaciones del Congreso llegó a la conclusión de que ha tenido un impacto negativo.

Al respecto, el demócrata Eliot Engel dio a conocer esta semana que había solicitado a esa instancia analizar los efectos de la situación en la legación diplomática en la capital cubana, donde según el informe se redujeron los empleados de más de 50 a 14. A ello se unió la suspensión de la entrega de visas para inmigrantes y no inmigrantes, y la expulsión de Washington de 17 diplomáticos cubanos.

Desde el momento en que se adoptaron estas medidas unilaterales, tanto el Gobierno de la Isla como sectores norteamericanos, incluyendo legisladores, alertaron sobre los efectos negativos de estas para las familias en uno y otro país, y el riesgo de que EE. UU. incumpliera sus compromisos de entrega de visas.

Entre los inconvenientes provocados por tales medidas, el memorando del Servicio de Investigaciones del Congreso refiere que la mayoría de los cubanos solicitantes de visa deben recurrir a una embajada o consulado norteamericano en otra nación y, como resultado, les resulta más complejo visitar a sus familiares en EE. UU. Al propio tiempo, se dificultan los viajes de personas del sector privado y algunos grupos culturales han tenido que cancelar sus presentaciones.

Los números hablan: a pesar del acuerdo migratorio de 1994 entre ambas naciones, que establece la entrega de no menos de 20 000 visas anuales por parte de Washington, se concedieron menos de 4 000 visas de inmigrantes en los primeros nueve meses del 2018.

Sin embargo, para el gigante, siempre al acecho bajo el árbol, los errores que ahora reconoce lo son solo en la medida en que hacen fracasar su estrategia injerencista. Tómese en cuenta que el informe señala que la situación del personal «reduce potencialmente la capacidad del Departamento de Estado de comprender la situación en el terreno», así como ante la nueva recomendación sobre las visitas a la Isla, mantienen el argumento de los supuestos ataques contra los diplomáticos estadounidenses en La Habana.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Armando Cardona dijo:

1

24 de agosto de 2018

01:37:34


El impacto negativo (para todos, incluyendo los propios norteamericanos) de la reducción en el personal de la embajada norteamericana en La Habana es tan palpable que hasta un ciego lo ve y lo mismo sucede con la reducción en visitantes a Cuba provenientes de EE. UU., producto de la propaganda oficial del gobierno norteamericano, que califica a Cuba de "insegura", lo cual constituye una mentira monumental; del cuento de los "ataques sónicos" ni hablar, nadie que tenga dos dedos de frente puede dar crédito a esa fantasía infame, que carece totalmente de pruebas científicas. El verdadero reto de estos tiempos, me parece, es conseguir que se dé marcha atrás a ambas tendencias, lo cual no es fácil pero tampoco imposible, si partimos de la premisa de que Trump pudo modificar su actitud negativa hacia Corea del Norte y también ha mantenido una actitud cordial hacia Putin en lo personal, a pesar de roces gubernamentales; la clave es no perder la fe y no desmayar en los esfuerzos por mejorar las relaciones bilaterales, sin claudicar en lo que respecta al respeto mutuo entre naciones soberanas. Por otro lado, también creo que es tiempo ya de actualizar nuestro vocabulario y dejar atrás los estereotipos, clisés y frases gastadas del pasado, como las manidas referencias a la "futa madura" y a "los intentos del imperio de apoderarse de Cuba", que no me parecen relevantes en este tiempo y que no toman en cuenta la inteligencia y el patriotismo del pueblo cubano, que es el mejor garante de la independencia patria.

rmontoto dijo:

2

24 de agosto de 2018

09:29:48


Parece que en el Congreso comienza a desperter la inteligencia, si así fuera, pronto se percatarán de que la animosidad de estados Unidos por eregirse como gendarme del Planeta, a mediano palzo los convertirá en el país más aislado politico y economicamente en todo el planeta, su politica de sanciones, solo enseña al resto del mundo a prescindir de ellos y encontrar vias alternativas de supervivencia y esto tendrá para ellos un costo incalculable, la politica actual de la Casa Blanca es de autoflagelación.

Miguel Angel dijo:

3

24 de agosto de 2018

10:54:19


Se ponen de manifiesto una vez más el desprestigio y la doble moral que caracterizan la despolítica del gobierno yanqui con respecto a Cuba.