ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Para quien no conozca la triste realidad que vive el periodismo latinoamericano debe resultar sorprendente el silencio de los medios sobre el atentado terrorista en Caracas.CNN en español interrumpió el 7 de agosto la transmisión del discurso del presidente Nicolás Maduro cuando este comenzó a mostrar videos, grabaciones telefónicas, fotos, confesiones, nombres de los detenidos y prófugos, etc. cnn daba así la pauta a la conducta que observan los medios del continente. El Mercurio de Chile, que habitualmente derrocha espacio para atacar a Venezuela, publicó un parrafito de una columna. Los medios que hasta ayer exigían evidencias sobre el atentado al que aún califican de «presunto», ignoraron las revelaciones de Maduro. Sin embargo, la investigación que adelanta la Fiscalía Nacional de Venezuela está descubriendo elementos para un «plato fuerte» de un periodismo que se respete a sí mismo. Es un bocado apetitoso incluso para la literatura y el cine. Sin embargo,ha caído en un silencio que resulta vergonzante para la profesión del periodismo.
El silencio de los medios periodísticos latinoamericanos ante las evidencias presentadas por el Gobierno venezolano, constituye una vergüenza para lo que Gabriel García Márquez definió como «el mejor oficio del mundo». Los responsables, sin embargo, no son los periodistas, sino quienes han prostituido la naturaleza noble del periodismo: los amos de la prensa.
Los empresarios de la industria de la información han convertido a los medios en instrumentos de desinformación y de la ignorancia que sufren nuestros pueblos. La función social del periodismo ha sido suplantada por los intereses de quienes manipulan los medios desde las sombras. Esta verdadera dictadura mediática es la punta de lanza ideológica de conglomerados financieros. Cumple la función de modelar conciencias y someterlas al pensamiento hegemónico del capitalismo. Los periodistas, en definitiva, son trabajadores asalariados de empresas en las que rigen las leyes de hierro de la propiedad privada.
Los amos de la prensa son temidos y reverenciados por los políticos y los gobiernos. La Sociedad Interamericana de Prensa (sip), que los agrupa, fue creada durante la Guerra Fría. Representa a
1 300 publicaciones que editan 43 millones de ejemplares en papel y controlan numerosos diarios electrónicos. El denominador común de la sip es el anticomunismo y trabaja en estrecha colaboración con los servicios de inteligencia norteamericanos.
Los 11 diarios de mayor circulación en América Latina se articulan también en el Grupo de Diarios América (gda). Sus miembros son El Mercurio de Chile (en realidad una cadena de 24 diarios), O Globo de Brasil, La Nación de Argentina, El Universal de México, El Nacional de Venezuela, etc. Son multimedios que controlan revistas, canales de tv, radios, periódicos electrónicos, etc. Durante el Gobierno del presidente Hugo Chávez, el gda resolvió destinar una página diaria para calumniar a la Revolución
Bolivariana. Se sumaba así a la campaña de Washington que desde hace casi dos décadas intenta desestabilizar al Gobierno venezolano.
El bloqueo impuesto ahora a la difusión de noticias derivadas de la investigación del terrorismo, es un atentado al derecho de los pueblos a la información, pero a la vez constituye una afrenta al periodismo y su código de ética que rechaza toda forma de censura y defiende el derecho a informar y a ser informado.
Salvo la honrosa excepción de la Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap), que condenó el atentado en Caracas, las organizaciones profesionales de periodistas guardan silencio vergonzoso. Ellas tienen el deber de denunciar la censura empresarial. Junto a estudiantes y académicos universitarios, los periodistas deberíamos convocar a asambleas para discutir la penosa situación que da un periodismo sometido a la dictadura de los amos de la prensa.
El silencio en este caso es complicidad con el terrorismo. Tiene que quedar claro quiénes imponen esta censura. (PL)

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Luis dijo:

1

12 de agosto de 2018

11:54:25


La prensa latinoamericana hoy es mayormente "corporativa"---propiedad de grandes corporaciones mediáticas---que censuran y distorsionan información sobre acontecimientos relacionados con Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Cuba---y con acontecimientos de movimientos populares, de izquierda o progresistas en el hemisferio. Muchas veces también es por omisiones importantes que censuran la información, lo cual provee nociones sesgadas. Se debe concientizar a los pueblos y organizaciones populares para que pidan se desvincule al periodismo y a la prensa de la dominación por las grandes corporaciones mediáticas---muchas de las cuales solo velan por sus acciones en las bolsas de valores, por su lucro, y por vender anuncios y propaganda comercial---y no por los intereses de los pueblos.

Gabriel Rivera dijo:

2

12 de agosto de 2018

20:08:36


Atentado? Cual?