ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Los niños también se han visto dañados por esta tragedia. Foto: Prensa Latina

ESCUINTLA, Guatemala.–En unas 15 colchonetas, regadas al azar, duermen varias familias de la aldea El Rodeo que hoy intentan borrar de sus vidas la tragedia provocada por el Volcán de Fuego, a una semana de su más potente erupción desde 1974.

Estamos en uno de los cubículos de la Escuela Oficial Urbana Mixta Tipo Federación, José Martí, convertida en albergue para atender a más de 900 personas afectadas por la catástrofe en el departamento sureño de Escuintla, uno de los más golpeados por la furia del coloso.

Repleto de personas y de bultos de ropas por doquier, varios niños retozan cuando un grupo de doctoras cubanas irrumpe en el pequeño espacio preguntando quién necesita ayuda sanitaria.

Su presencia allí no comenzó con la emergencia. Forman parte de los 26 trabajadores de la salud de la brigada de la Mayor de las Antillas que desde hace años conviven con los pobladores de la zona, por lo que conocen bien sus costumbres y necesidades.

Nada más divulgarse el elevado número de damnificados del fatal domingo 3 de junio, acudieron de inmediato a ofrecer sus servicios voluntariamente y sin dejar de cumplir con la jornada de trabajo diario en el hospital de Escuintla y el área de salud.

¿Se siente bien, señora?, pregunta la doctora Lizette Alfonso García a una Doña que minutos antes de entrar tuvo un ligero desmayo. Es diabética e hipertensa, por lo que revisa los medicamentos que siempre toma, ajusta la dosis, le da palmaditas en la espalda, la consuela.

Una madre pide que miren a sus hijos, pues toda la noche uno tuvo diarrea y el otro, tos. La médico y cirujana Evelyn Cabeza Machado advierte entonces que pertenecen a una misma familia y casi todos presentan los síntomas, por lo que deben tomar medidas de inmediato.

Mientras tanto, sus compañeras Niovis Duvergel Margendié (patóloga) y Dina Lafargué Mayoz (epidemióloga) realizan un censo de las enfermedades agudas en el lugar con ayuda de un listado primario de personas evacuadas por voluntarios de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres y Bomberos Municipales.

Relmar Quintana Martínez, coordinador del grupo de Escuintla, asegura que el hacinamiento, la poca ventilación y disponibilidad de servicios sanitarios generan la aparición temprana de infecciones respiratorias y digestivas, cuyas primeras manifestaciones comienzan a observarse.

De ahí que un dúo cubra turnos de 12 horas y después se incorpora a sus tareas diarias en la comunidad, precisa el doctor Quintana.

Las donaciones de medicamentos llegan, pero estos no están clasificados, de ahí que los internistas Alberto Infante Pedreira y Jorge Beltrán Franqui, junto al entomólogo Wilfredo Espinosa Jorrín, asumen la tarea sin dejar de consultar a quienes se les acercan.

En la iglesia Canahan, sector industria, el Coordinador Nacional de la BMC, Yuri Batista, está junto a otros cinco colaboradores evaluando la situación epidemiológica del lugar, y los acompaña permanentemente el embajador cubano en Guatemala, Carlos de Céspedes Piedra.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

jimmy cruz dijo:

1

11 de junio de 2018

23:25:00


Hermosa labor humanitaria de nuestros medicos alrededor del mundo….FUERZA GUATEMALA....

Jose Manuel dijo:

2

12 de junio de 2018

05:26:15


Estoy a favor y soy indiscutible defensor de la ayuda que se brinda especialmente médica a cualquier necesitado en este planeta, esa es una labor que entraña un sentimiento humanista, altruista y es una tarea que debe ser realizada con mucha profesionalidad y humildad. Pero al leer la noticia me embarga un sentimiento muy confuso, paradójico, instintivamente animal, ¡porque mi padre lleva más de una semana para ver a la Dra. del médico de la familia para renovar la medicina del tarjetón, que también fortuitamente está en falta. Al mismo tiempo porque esta Dra. que se encuentra sustituyendo a la mía, la cual está de MISIÓN, viene cuando le parece y a la hora que más estima, asimismo, mi padre ha ido en más de 5 ocasiones en un mes para realizarse una simple limpieza de oídos al policlínico que pertenece, esto también se ha frustrado , porque cuando no hay turnos, estos se acaban y cuando no, la persona que realiza dicha actividad o la persona que da los turnos tampoco viene, yo creo que cualquier cubano que lea esto sabe de qué estoy hablando. Entonces ¿cuál es el paso siguiente… comentarle a mi padre en plan de consolación, que a pesar de todas estas vicisitudes y malas jugadas que se nos presentan a diario, tenga la certeza que seguro, pero seguro que los guatemaltecos se lo agradecerán. Un Saludo.

Diosnel dijo:

3

12 de junio de 2018

11:41:51


Vivan nuestros médicos! Los más humanos del mundo.

Beatriz dijo:

4

12 de junio de 2018

13:28:10


Nuestros médicos cubanos, un ejemplo a seguir!. Asi es mi país solidario y humanista, como nos enseñó nuestro eterno Comandante en Jefe Fidel Castro!

Merly dijo:

5

12 de junio de 2018

13:51:01


Si me dijeran que médicos estadounidenses quizás me impactaría pero de nuestros médicos que están hechos de fibras de altruismo no creo. Recuerdo que mi abuelita decía que lo que se hereda no se hurta y eso lo heredamos de nuestro Comandante Eternísimo que como buen samaritano nunca se cansó de ayudar a los pueblos de América y del mundo. Porque los hijos del pueblo cubano solo hacen lo que vieron hacer al padre toda su vida.