ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Estudios Revolución

CARACAS, Venezuela.–Como parte de la visita oficial que el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, realizó a la hermana nación suramericana, en la tarde de este miércoles fue recibido por su homólogo venezolano Nicolás Maduro Moros en el Palacio de Miraflores.

Es Díaz-Canel el primer mandatario que realiza una visita a Venezuela tras la extraordinaria victoria obtenida en las urnas por la Revolución Bolivariana, el pasado 20 de mayo.

Calificado como una buena jornada de trabajo, el encuentro contribuye a afianzar aún más los lazos de hermandad y cooperación entre las dos naciones.

Durante el intercambio, ambos dirigentes ratificaron como estrategia común la consolidación y renovación de todos los proyectos y misiones que mantienen Cuba y Venezuela, así como la decisión de avanzar en el desarrollo de la economía, no solo de las dos naciones, sino también en el marco del ALBA-TCP de toda Nuestra América.

Al concluir las conversaciones, el mandatario Nicolás Maduro Moros impuso al Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros la Orden Libertadores y Libertadoras en primera clase “Espada”.

Ello –dijo Maduro– es un reconocimiento a la lucha, pero “sobre todo es un compromiso con el futuro, un compromiso con las nuevas generaciones a las que nos ha tocado asumir, tempranamente, la conducción de nuestras patrias”.

Por su parte, Díaz-Canel aseguró recibir la condecoración en nombre del pueblo cubano, de Cuba y de nuestra Revolución, pero también en nombre de la amistad que existe entre nuestras naciones.

“Venezuela podrá contar con Cuba hoy y siempre”, aseveró Díaz-Canel.

Al finalizar la actividad oficial de recibimiento, el Presidente cubano acudió al Cuartel de la Montaña, en una visita que catalogó de homenaje imprescindible, el tributo al Comandante Hugo Chávez, el mejor amigo que tuvo Cuba.

Allí lo esperaban Rosa Virginia y Adán Chávez, hija mayor y hermano del Comandante Eterno de la Revolución Bolivariana. Junto a ellos llegó Díaz-Canel hasta el sobrecogedor recinto y depositó una rosa blanca.

Conversaron como en un susurro, para no importunar el sitio sagrado; evocaron a Chávez y también a Fidel, dos grandes que iniciaron un camino de hermandad y solidaridad sin precedentes para nuestros pueblos, pero también para los pueblos de América Latina y el Caribe.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Miguel Angel dijo:

1

31 de mayo de 2018

07:09:13


Desde que José Martí llegó por primera vez a la hermana Venezuela, "...sin sacudirse el polvo del camino, no preguntó dónde se comía ni se dormía, sino cómo se iba a donde estaba la estatua de Bolívar…", cuando después expresó: "... Deme Venezuela en qué servirla: ella tiene en mí un hijo", surgió y se fortaleció para siempre la entrañable amistad entre nuestros dos heroicos y combativos pueblos. Vigorizadas por Chávez y Fidel, continuadas por Maduro y Raúl, con la incorporación del Presidente Díaz-Canel. Sus palabras reflejan la firme convicción de todo nuestro pueblo: “Venezuela podrá contar con Cuba hoy y siempre”.