ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Cuando leí los despachos noticiosos fechados en Bruselas que se referían a la celebración de la última Cumbre del año 2017 de la Unión Europea, me percaté de que la «cena final» tuvo un papel protagónico por cuanto ese espacio de tiempo —bastante extendido— dio continuidad a un debate inconcluso donde el tema de la inmigración y la salida británica del bloque, ocuparon gran parte de la agenda.

Acudí entonces a un poco de historia y recordé esa gran pintura mural de Leonardo da Vinci, La última cena, elaborada entre 1495 y 1497, y que muchos expertos e historiadores del arte la consideran como una de las mejores obras pictóricas del mundo.

Representa la escena cuando Jesús de Nazaret anuncia que uno de sus 12 discípulos lo entregará,  según se lee en el Nuevo Testamento (San Mateo 26).

Otra explicación de la famosa pintura dice que La última cena es la mejor obra, la más serena y alejada del mundo temporal durante esos años característicos por los conflictos bélicos, las intrigas, las preocupaciones y las calamidades.

Reflexioné y me pregunté: ¿es que se trata del Siglo XXI, lleno de guerras, intrigas políticas y adversidades? De todo esto bastante saben los europeos.

Entonces, el símil, entre la «cena» pintada por Leonardo da Vinci, y la última cena en la Cumbre de la Unión Europea —salvando las distancias en el tiempo y las circunstancias—, puede hacernos pensar que el genial pintor italiano —de vivir— podría llevar al lienzo una segunda parte de su afamada obra.

La reciente cita en Bruselas no fue momento para brindar con champán, ni de celebrar el año que termina. Fueron dos días de desilusión ante el clima sombrío de un Viejo Continente atrapado en una crisis migratoria como nunca antes y la salida de un país miembro —Gran Bretaña— de un mecanismo nacido con muchas aspiraciones pero hoy apresado en la incertidumbre.

El llamado «sistema de cuotas obligatorias para recibir inmigrantes» ocupó el centro de los debates. La idea de imponer el reparto obligatorio de la carga de acogida ha demostrado ser fuente «de muchas divergencias» entre los 28 estados miembro, citan los despachos de prensa.

Aunque hoy la situación dista del momento pico en 2015 cuando un millón de inmigrantes arribó a tierra europea atravesando el Mediterráneo, la herida abierta aún no cicatriza y la búsqueda de soluciones a ese problema evidenció fracturas entre las posiciones de los países de la Unión.

En ese contexto de una Europa con situaciones sociales complejas como el desempleo creciente en algunos de sus países, la crisis de la inmigración pasa, lógicamente, por la saturación del mercado de trabajo y la carencia de opciones que pueda ofrecer un sistema neoliberal de por sí en crisis.

El tema de la migración masiva hacia el Viejo Continente por parte de ciudadanos africanos, del Oriente Medio y otras regiones, afectados por guerras, conflictos tribales y hambre, ha incentivado, además, el tráfico de seres humanos y su comercio por parte de bandas a las que solo les importa el dinero.

Por estos días, un despacho de la agencia de prensa IPS, señala que «los gobiernos europeos son cómplices del abuso a decenas de miles de refugiados y emigrantes detenidos por las autoridades migratorias de Libia en condiciones lamentables», según denunció Amnistía Internacional en el marco del gran malestar por la trata y el tráfico de personas en ese país.

En el informe Oscura red de connivencia en Libia, se detalla cómo los gobiernos europeos apoyan activamente este sistema complejo de atropello y extorsión de la Guardia Costera libia, las autoridades de los centros de detención y las redes criminales de trata para evitar que la gente cruce el Mediterráneo.

Por su parte, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), con sede en Ginebra, estima que hay un millón de personas detenidas en Libia y se dispuso rescatar a las primeras 15 000 víctimas, mediante un plan de repatriación de emergencia, para lo cual organiza un puente aéreo y propone liberar a otro tanto antes de fin de año.

El otro asunto que centró el debate de los mandatarios asistentes a la última Cumbre de la Unión Europea en 2017, fue el llamado Brexit o salida de Gran Bretaña de la organización, considerado por la prensa como el primer divorcio en 60 años.

Para muchos analistas, la arquitectura europea reclama a gritos por reformas profundas, donde el equilibrio entre responsabilidad y solidaridad será clave.

Así termina un año donde se imponen respuestas a más de una interrogante que pueda enrumbar a la Unión Europea por un camino propio, sin olvidar que muchos de los problemas que afronta hoy tienen su origen en la situación económica y social en la que viven o mal viven más de mil millones de seres humanos en este mundo, muchos de ellos en países que fueron colonias de las metrópolis europeas.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

GuardianesdelTemplo dijo:

1

24 de diciembre de 2017

13:13:39


Tema muy interesante, aunque con permiso del editor deseo aclarar algunos puntos que según la Biblia agrupación de Libros históricos, poéticos y religiosos como máxima autoridad para evidenciar la vida y obra de Jesucristo señalo que no eran 12 Discípulos, sino 12 Apóstoles, Apóstol es el término que proviene del griego ?????????, que significa enviado. Tristemente hay gran confusión en esto puesto que Apóstoles no es lo mismo que Discípulos, en ese contexto histórico Discípulos fueron cientos, miles, Apóstoles que se sentaron a la mesa con Jesús de Nazaret y le siguieron de una forma muy íntima solamente 12 hombres escogidos. Argumentar que La última cena es un mural del Alto Renacimiento pintado con tempera y óleo en yeso, brea y masilla entre los años 1495 y 1498 un año más según fuentes fidedignas e históricas que se tomó el artista para pulir la obra. La ultima cena fue realizada como menciona el articulo por el pintor, escultor y artista multifacético Leonardo da Vinci, esta pintura mural mide 4,6 metros de alto y 8,8 metros de largo, y se encuentra actualmente en el lugar que fue pintado originalmente por el artista en el refectorio o comedor de la iglesia y convento de Santa María delle Grazie en Milán, Italia. Realmente y con el gran respeto, admiración al artista, su fama y sobre todo su gran talento, Da Vinci cometió algunos errores de análisis en su pintura La última cena, errores que tienden a confundir la historia puesto que dicha celebración de Jesús con sus doce apóstoles, realmente no ocurre como Da Vinci lo refleja sentados en una mesa, sino que ocurre tendidos en el suelo, sobre tapetes, o tendidos sobre largas tarimas. No estaban sentados en una mesa, vuelvo y repito, estos estaban recostados, según la usanza de la época, la evidencia arqueológica, la tradición oral en Israel y la práctica oriental de la zona geográfica donde vivían. En la mesa de la Última Cena, sabemos realmente los nombres y la presencia original de los apóstoles que estaban realmente con Jesús: Simón, de sobrenombre Pedro, y su hermano Andrés; luego, Santiago, hijo de Zebedeo, y su hermano Juan; Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo, el publicano; Santiago, hijo de Alfeo, y Tadeo; Simón, el Cananeo, y Judas Iscariote… el resto de personajes, detalles, objetos que forman el cuadro, son interpretaciones ficticias y mensajes que quiere enviar Leonardo. Da Vinci para alimentar el misticismo y la superstición de la época, el deseo de humanizar más a Cristo minimizando su deidad lo lleva a cometer otro grave error, sustituir al Apóstol Juan por María Magdalena a su diestra, detalle totalmente falso, sin evidencia bíblica, histórica, ni arqueológica, todo esto generaría posteriormente teorías especulativas que se irían convirtiendo en leyendas, cuentos y novelas “creíbles por muchos” sobre el Santo Grial, el Priorato de Sión, la descendencia de Cristo entre otros temas que no me alcanzaría el tiempo para detallarles. Gracias por publicarme una vez más.

IBM Respondió:


25 de diciembre de 2017

12:51:58

Gracias GuardianesdelTemplo por todos sus comentarios, siempre usted va más allá de la interpretación política y nos enriquece culturalmente con sus comentarios que de por cierto son siempre muy instructivos, una vez más gracias y buenas tardes.

Pensador de Rodin Respondió:


25 de diciembre de 2017

12:56:33

Por lo que veo GuardianesdelTemplo es usted un gran estudioso de la historia y las religiones, por su escritura confirmo también que es un apasionado a los grandes misterios, muy buen comentario lo felicito, continúe así, todos necesitamos ganar más en cultura de este tipo.

Juan contierra Respondió:


25 de diciembre de 2017

13:20:43

Con los esfuerzos que está haciendo nuestra Revolución socialista de mejorar el servicio de internet al pueblo, es verdad, es necesario prepáranos más culturalmente en estos temas que siempre son muy interesantes, saludos y felicidades.