ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Las autoridades cubanas consideran «precipitada» la decisión del departamento de Estado de aplicar recortes a su personal diplomático en La Habana y aseguraron que la medida «va a afectar las relaciones bilaterales».

Según la directora general de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex), Josefina Vidal, las áreas que más se resentirán son la cooperación en temas de interés mutuo y los intercambios de diversa naturaleza que tienen lugar entre los dos países.

Después del 17 de diciembre del 2014, cuando se anunció la voluntad de restablecer los nexos diplomáticos entre La Habana y Washington, se firmaron más de una veintena de acuerdos en diferentes materias, que van desde la protección al medio ambiente hasta el intercambio sobre temas de seguridad. Además, a nivel diplomático se cuenta con mecanismos bilaterales para dar seguimiento a los vínculos.

De acuerdo con el comunicado del secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, Washington ordenó este viernes la salida de todo el personal no esencial asignado a su Embajada en La Habana, así como a sus familiares.

Añadió que la decisión se debió a «motivos de seguridad», pero se mantienen las relaciones diplomáticas con Cuba, al tiempo que las labores estadounidenses en la Isla continúan guiadas por los intereses de seguridad nacional y política exterior de su país.

«La Embajada será reducida a personal de emergencia para minimizar el número de diplomáticos en riesgo de estar expuestos a daños», precisó.

La medida tomada por Washington respondería a los supuestos incidentes que habrían afectado a parte de su personal en la capital cubana desde finales del año pasado hasta hace pocas semanas.

Tillerson precisa que los diplomáticos supuestamente afectados muestran una serie de síntomas físicos entre los que se incluyen «pérdida auditiva, mareos, dolor de cabeza, fatiga, problemas cognitivos y dificultades para dormir».

Sin embargo, el propio comunicado del Departamento de Estado reconoce que sus investigadores «han sido incapaces de determinar quién es el responsable o qué está causando los ataques» alegados.

«El Departamento (de Estado) no tiene una respuesta definitiva sobre la causa o la fuente de los ataques y ha sido incapaz de recomendar alguna forma de mitigar la exposición» a la alegada amenaza, agregó.

Tras conocer el comunicado Josefina Vidal enfatizó en breves declaraciones a la prensa que el Gobierno cubano «no tiene responsabilidad alguna con los hechos que se alegan y cumple seria y rigurosamente las obligaciones de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961, en lo que respecta a la protección de la integridad de los funcionarios diplomáticos extranjeros acreditados en Cuba y sus familiares sin excepción».

En ese sentido, recordó la advertencia del canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, respecto a que sería lamentable que Estados Unidos tomara «decisiones apresuradas y sin sustento en evidencias y resultados investigativos concluyentes».

«De acuerdo con los resultados preliminares obtenidos por las autoridades cubanas en su investigación, que ha tenido en cuenta datos aportados por las autoridades de Estados Unidos, hasta el momento no hay evidencias de las causas y el origen de las afecciones de salud reportadas por los diplomáticos estadounidenses», refirió Rodríguez Parrilla al secretario Tillerson en una reunión personal efectuada el martes pasado en Washington a petición de Cuba.

Asimismo, reiteró a Washington la seriedad, celeridad y profesionalismo con que las autoridades de la Isla han asumido este asunto, desde que fueran notificadas en febrero de este año.

«Se inició, por indicación del más alto nivel del gobierno cubano, una investigación prioritaria desde el mismo momento en que se les informaron los hechos y se adoptaron medidas adicionales de protección de los diplomáticos estadounidenses y sus familiares».

Señaló al respecto que la cooperación de La Habana ha sido reconocida por los representantes de las agencias especializadas de EE.UU. que han viajado a Cuba, a partir del mes de junio. Añadió que esas visitas son valoradas positivamente por las contrapartes cubanas.

El Canciller cubano le instó a su homólogo a que no se politizara un asunto de esta naturaleza.

Por su parte, Vidal señaló que la voluntad de Cuba es continuar una cooperación activa entre las autoridades de los dos países para el esclarecimiento de estos hechos.

Para ello será esencial «la participación y el involucramiento efectivo de las autoridades estadounidenses», concluyó.

REACCIONES INTERNACIONALES

La reacción internacional a las medidas de Washington no se hizo esperar, con voces de distintos espectros políticos llamando a la mesura y a valorar los avances de los nexos entre ambos países.

El Grupo de Trabajo bipartidista sobre Cuba en la Cámara de Representantes de Estados Unidos rechazó los llamados a cortar las relaciones diplomáticas y los viajes entre ambos países.

«Los esfuerzos de represalias sin identificar a los responsables de las afectaciones a la salud reportadas por diplomáticos norteamericanos en La Habana son equivocados», añade el comunicado firmado por varios legisladores estadounidenses.

«Mientras el Departamento de Estado, las fuerzas del orden y las comunidades de inteligencia continúan su investigación, nos alienta la voluntad del Gobierno cubano de servir como socio para resolver este asunto», añadieron.

«Una resolución rápida y apolítica está en el mejor interés de ambas naciones y apoyamos la cooperación y el compromiso continuos hasta que se determine la fuente y el motivo de estos ataques», refiere el comunicado.

Entretanto, el profesor de la Universidad Ame­ricana de Washington y autor del libro Diplomacia encubierta con Cuba, William LeoGrande, aseguró a Granma que «ambos países se han beneficiado de la restauración de los vínculos diplomáticos y ninguno tiene interés en incidentes que pongan en riesgo la cooperación diplomática».

La Asociación Estadounidense del Servicio Exterior, el sindicato que representa a los diplomáticos norteamericanos, se había manifestado recientemente en contra de una reducción del personal de la Embajada estadounidense en La Habana.

En declaraciones al portal digital BuzzFeed, la presidenta de esa entidad, Barbara Stephenson, expresó que tenían una misión que cumplir. En su opinión, los funcionarios norteamericanos deberían permanecer en el terreno.

Por su parte, el representante demócrata Jim McGovern afirmó que las medidas de este viernes eran el ejemplo más reciente de una Casa Blanca «con una impresionante ignorancia en cuanto a la mejor manera de conducir la política exterior».

«Los estadounidenses no pueden permitirse el retorno a las fallidas políticas aislacionistas de la Guerra Fría que dividieron a las familias durante 50 años», añadió McGovern.

Otro que criticó la decisión del departamento de Estado, pero por motivos muy distintos, fue el senador por la Florida de origen cubano, Marco Rubio.

El legislador calificó las acciones emprendidas por Estados Unidos de «débiles e inaceptables» y llamó a expulsar a los diplomáticos cubanos de Washington.

Rubio envió semanas atrás una carta a Tillerson demandando el cierre total de la misión diplomática en Cuba y el fin de los nexos bilaterales.

La exjefa de la Sección de Intereses norteamericana en La Habana Vicki Huddleston escribió en su cuenta de Twitter que las buenas relaciones entre los dos países van en interés nacional de Estados Unidos, mientras las malas responden a la obsesión del senador Rubio con Cuba.

«El Congreso debe presionar a la administración para detener la espiral descendente de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba», añadió citada por PL.

Rubio pertenece al grupo aislado y minoritario de Florida que busca torpedear cualquier avance en los nexos diplomáticos, a pesar de que la inmensa mayoría de la emigración cubana y los estadounidenses en general son partidarios del acercamiento.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Oscar dijo:

1

29 de septiembre de 2017

15:42:56


Hasta cuando vamos a seguir soportando esta política de presion del Gobierno de Trump. Si quieren irse, pues ADIOS. Desde los 15 años crecí sin Embajada de EEUU en Cuba y he llegado perfectamente - con Fidel - a los 72!!

Jose R Oro dijo:

2

29 de septiembre de 2017

15:50:34


Muy apresurada e incorrecta decisión, pero no menos esperada. Sobre todo considero muy desatinada e impolítica la recomendación a los estadounidenses de no viajar a Cuba, que es dispar y no tiene ni pies ni cabeza. Parece existir un fuerte forcejeo dentro del Departamento de Estado y de la Casa Blanca sobre estos incidentes. Solo hay un punto de consenso, que no se sabe en realidad nada. Casi todas estas personas apoyan el reducir el personal diplomático en Cuba porque amén de que no se conocen las causas de los incidentes (y de que casi unánimemente nadie crea que Cuba tenga nada que ver), los casos continúan y el Departamento de Estado no puede dejar que se siga enfermando su personal. Otras personas dentro del Departamento de Estado, al parecer una minoría, encabezada por el Vice-secretario John Sullivan cierra filas con Marco Rubio y comparsa, y aunque no se atreven a acusar a Cuba explícitamente, si piden que hayan expulsiones de diplomáticos cubanos. La esencia misma de tales miserables se pone en claro en la siguiente declaración: “Es el momento de tomar medidas drásticas contra el gobierno castrista. La oportunidad dorada es esta”, expresó Horacio García, un directivo de organizaciones contrarrevolucionarias ultraderechista en Miami. “Es necesario pasar de las palabras a los hechos. Es hora de poner en práctica lo que se nos ha prometido”. Expresiones como “la oportunidad dorada es esta” muy mezquina y confiesa que ellos no se preocupan lo más mínimo por la salud de los diplomáticos y sus familiares, sino solo como una oportunidad de actuar contra el pueblo cubano. Excelente y muy profesional la declaración de Cuba, expresada por Josefina Vidal. No hay más que decir al respecto. Es una reacción precipitada, sin bases de ningún tipo por parte de los EE.UU. Cuba no tiene ninguna responsabilidad en lo que ha pasado, y este es un hecho muy preocupante, y como dice la gran diplomática cubana Josefina Vidal, de seguro va a traer repercusiones, ninguna buena

Rogelio Respondió:


30 de septiembre de 2017

07:51:33

Ya sabemos que la politica de EEUU hacia Cuba desde la perdida de las elecciónes por los Clinton ( CLINTON = SOROS) se dicta por el grupo de Marcos Rubio en el congreso de EEUU y no por el pesidente. Es evidente que la fabricacion del "reality Show" del ataque sonoro a los dipfuncionarios de la embajada en la Habana era el preambulo del recrudecimiento de las relaciones y el regreso a los tiempos de la crisis de octubre. Este "ataque" acústicos a los diplomaticos no tiene anales en la historia de los conflictos diplomáticos y a pesar de las declaraciones de Cuba ya la maquinaria mediatica ha puesto en marha el tenebroso plan de castigo. No les basta con casi 60 años de bloqueo. Ahora el departamento de estado esta fabricando el otorgamiento de visas a USA a cubanos que salgan de Cuba a visitar otro pais ????. O sea que un viajero que quiera ver a un familiar en USA primero tiene que tener visado para viajar a otro pais y ya en ese pais solicitar la visa USA. No tiene ni pies ni cabeza y contraviene un monton de tratados internacionales y normas diplomáticas , ademas demuestra los quebrantos legales que utiliza Washington para manipular a su antojo el movimiento ilegal de personas ,incluyendo a terroristas. Dias atras un grupo de "funcionarios de organismos internacionales" cruzaron la frontera iraqui con Siria para organizar la " paz" en la zona de los Kurdos. Seria interesante saber donde obtuvieron el visado esos "dignos funcionarios". Creo sinceramente que de momento , hasta que la situación cambie en la acera de enfrente, queda viegente el dicho : " APAGA Y VAMOS"

Jose R Oro Respondió:


3 de octubre de 2017

04:27:50

Rumor acerca de una nueva y grave acción anti-cubana Hay un reporte de Associated Press (AP) que indica que el Departamento de Estado de los EE.UU. "va pedirle a Cuba reducir su personal diplomático en un 60%" para que "cada país tenga una cantidad igual de diplomáticos en cada capital". No se va a utilizar el término expulsión (pero si Cuba no acepta esa reducción de seguro los expulsan). Esta es una acción, que de producirse como informa AP, es muy miserable y carente de precedente en las relaciones diplomáticas internacionales. Primero hay un “incidente’ (después elevado por arte de magia a la categoría de “ataque” lo que implica intención), Cuba ofrece todas las facilidades para investigar y colaborar al máximo sobre los hechos. Los EE.UU. se ven obligados a reconocer que no saben la causa de los “incidentes” y no pueden de ninguna manera acusar ni remotamente a Cuba de los mismos. A pesar de lo cual retiran un 60% del personal estadounidense de la Embajada en La Habana porque Cuba “no es capaz de garantizar su salud” y ahora sin razón alguna “pedirle a Cuba” que retire un 60% de su personal en Washington DC, para mantener una equivalencia. DT y Rex Tillerson (detrás del cual está el principal enemigo de Cuba en el Departamento de Estado, John Sullivan), van a pagar enormemente por este nuevo desafuero e indecencia. Uno de estos días, veremos a DT botar de su cargo a Rex Tillerson, como a un fósforo usado. Si este hecho se produce, como vaticina AP, todos los cubanos de bien debemos protestar por ello, utilizando todos los recursos a nuestra disposición, Twitter, Facebook, blogs, cualquier vehículo lícito debe ser usado. Hay que escribirle (los que vivimos en los EE.UU.) a nuestros congresistas y senadores, tan pronto se produzca tal provocación. Esta sería una gravísima acción hostil del gobierno de los EE.UU. en contra de la evidente voluntad de la mayoría del pueblo estadounidense. En mi opinión, lo que quiere la ultraderecha de Miami, es la rotura de relaciones entre ambos países, retrotraer las barreras que existían antes del 17 – D de Raúl y Obama. No se les puede seguir el juego, están aguijoneando al pueblo cubano, provocándolo insensatamente, para lograr sus malvados objetivos. Todo lo que intenten fracasará. http://www.msn.com/en-us/news/us/officials-us-to-ask-cuba-to-cut-embassy-staff-by-60-percent/ar-AAsQ0KJ

Carlos dijo:

3

29 de septiembre de 2017

15:57:26


Lo primero que se me ocurre es que la aparición de los síntomas pareciera responder a stress causado por la victoria electoral de Trump. Lo otro es que me alarma que primero recomiende a los estadounidenses "no venir a Cuba" y luego se lleva personal de la embajada -los que quedan deben sentirse halagados-. Será que nos va a atacar militarmente? Luego me cierra el cuadro la idea de que lo que quieren es volver a vender la imagen de que Cuba no es segura, para limitar el turismo y que cada vez se sepa menos de nosotros mientras nos siguen pisoteando con su abominable política. Lo que sea será, no nacimos en otro suelo, no tenemos otra historia, no hay opciones en este juego infernal. Hay que resistir con dignidad, hay que seguir luchando para hacernos un momento feliz cada día. Hay que ayudar a todo el que se pueda y no hacernos ilusiones con los yanquis, que nada bueno recibiremos de su gobierno tan piadoso. Creo que Trump dijo: "Ahora que el mundo mira a México y Puerto Rico, dale otra vuelta a la máquina de tortura de los cubanos, que a lo mejor conseguimos el milagro de tumbarlos de una vez". Hay que mirar menos hacia Estados Unidos y resolver nuestros problemas más rápido con nuestros socios comerciales y los amigos que hemos ganado en el mundo.

hx dijo:

4

29 de septiembre de 2017

16:16:00


Todo esto pinta a ataque de bandera falsa, una vez más, recordar el Maine, Perl Harbour, el Britania, el 11 de septiembre .............!!!!

Lázaro dijo:

5

29 de septiembre de 2017

16:40:15


De nada les sirven las lecciones de todos estos años de Revolución, seguro que todos los cubanos estámos "temblando" porque se van los americanos. ja, ja, ja.