ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Giammarinaro ofreció este viernes una conferencia de prensa. Foto: Jose M. Correa

La Relatora Especial de la Organización de Naciones Unidas sobre los derechos humanos de las víctimas de la Trata de Personas, especialmente mujeres y niños, Maria Grazia Giammarinaro, destacó este viernes la voluntad política del gobierno cubano para enfrentar ese fenómeno y combatirlo con «cero tolerancia».

En conferencia de prensa, la Relatora se refirió a las fortalezas del sistema social cubano, que ayuda a reducir las vulnerabilidades ante la trata de personas.

Giammarinaro, quien visitó diversas organizaciones de la sociedad civil cubana e instituciones gubernamentales, resaltó el alto nivel de educación de los cubanos, el sistema de salud universal y gratuito, los servicios sociales de alta cobertura, y la gran cantidad de trabajadores sociales de la Isla, lo que les permite conocer lo que ocurre en las comunidades y poder intervenir si es necesario.

Asimismo, se refirió a la gran labor de la Federación de Mujeres Cubanas y su enfoque en la equidad de género, y mencionó las buenas prácticas del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) en su estrategia con la comunidad LGBTI cubana.

Sobre las misiones médicas internacionalistas de los cubanos, la funcionaria
las calificó como un buen ejemplo a seguir, pues operan en zonas remotas donde no hay asistencia hospitalaria disponible.

Giammarinaro destacó el enfoque multidisciplinario y conjunto del Plan de Acción Nacional para la Prevención y Enfrentamiento a la Trata de Personas (2017-2020), y dijo que el principal reto es ponerlo en práctica de ahora en adelante.

La Relatora abogó por prestar atención y vigilancia a situaciones que los traficantes de personas pudieran aprovechar para someter a aquellos más vulnerables.

En ese sentido mencionó el abuso de menores dentro del contexto familiar; las personas que migran y luego se encuentran en los países de destino o tránsito en situación de miseria; y los jóvenes que firman un contrato de empleo para trabajar en el extranjero pero cuando arriban a su destino se encuentran con una situación distinta.

Por otra parte, explicó que los pocos casos de jóvenes cubanos que han sido víctimas de la trata en el exterior han recibido ayuda y protección tras su regreso a la Isla.

Esta visita, dijo Giammarinaro, es un punto de partida para un diálogo provechoso con demás representantes del sistema de las Naciones Unidas.

De manera general, la funcionaria explicó que su mandato dentro del Consejo de Derechos Humanos se centra en evaluar las acciones y tareas que se realizan alrededor del mundo para prevenir y combatir la trata de personas.

El fenómeno, que a veces no es muy claro, se basa en la explotación, en algunos casos extrema, mediante violencia, coerción, engaño, aprovechando situaciones de vulnerabilidad de las víctimas.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Dr. José Luis Aparicio Suárez dijo:

1

15 de abril de 2017

04:04:05


Existe luminiscencia en la moral y bonhomía en lo íntegro. Vayamos siempre por lo sempiterno del respeto y la ética inmarcesible. Solo así aseguraremos, para nuestros hijos y nietos, el inconmensurable derecho al honor.

Miguel Angel dijo:

2

15 de abril de 2017

04:41:53


La declaración de la Sra Maria Grazia Giammarinaro es convincente, expresa la voluntad política y el esfuerzo del gobierno y la sociedad cubanas para lograr la «cero tolerancia» contra la trata de personas en nuestro país, así como destaca otros beneficios de nuestro sistema social, bien conocidos. Voy a ser franco, su expresión: "...el enfoque multidisciplinario y conjunto del Plan de Acción Nacional para la Prevención y Enfrentamiento a la Trata de Personas (2017-2020), y dijo que el principal reto es ponerlo en práctica de ahora en adelante", me impresionó algo contradictorio, hemos aprendido a leer entre líneas, el lenguaje subliminal, porque parece q existe el problema en nuestro país. La vulnerabilidad está presente, pues tenemos carencias y necesidades materiales, las causas son conocidas, por tanto, siempre aparecerán personas, sobre todo los mas jóvenes, q buscan otros caminos para mejorar económica y materialmente, la migración siempre estuvo presente y es un fenómeno mundial, pero no considero q sea un problema social en nuestra nación, muchos de los q migran encuentran los beneficios materiales q soñaron, la mayoría de ellos poseen muy buen nivel de instrucción, son trabajadores y luchadores por excelencia, otros, en mi experiencia una cifra nada despreciable, no, los he conocido en diferentes partes del mundo, he conversado con ellos, aunque desean regresar a Cuba, no lo hacen por un problema de falsos conceptos morales, "soy un fracasado", mi hijo mayor era uno de ellos, emigró para usa y no encontró el sueño anhelado, lo convencí para q regresara, lo hizo y vive feliz, la familia toda lo es, con su trabajo y sus hijitos adorados, otros lo desean y no retornan. En resumen, la explotación y abuso de menores la descarto, puede aparecer algún caso aislado, hasta q se descubra, porque la propia sociedad cubana no lo admite, ah!, las personas q migran y son engañadas, explotadas, es muy difícil de evitar, tienen derecho a migrar, lo q hace el Estado cubano es correcto, recibirlos de regreso a su Patria con los brazos abiertos, sin estigmatización alguna, como ocurre en la actualidad, sobran ejemplos. Se pueden incrementar algunas actividades importantes para alcanzar la «cero tolerancia», pero no como un problema social en Cuba. Gracias por publicar mi opinión.

Jose Miguel Rodriguez Corrales dijo:

3

15 de abril de 2017

11:31:24


me uno al comentario de mis compatriotas cubano dr. jose luis aparicio suarez y miguel angel.saludos a tentamente emigrado cubano jose m rodriguez .c ciudad pompano beach condado broward estado florida estados unidos.

emilio dijo:

4

17 de abril de 2017

08:05:32


Las expectativas de un reconocimiento público al país por su enfrentamiento al flagelo fueron alcanzadas. Pero considero que no queda en relieve, en este discurso de la Sra Maria Grazia Giammarinaro, el profundo respeto a la vida de los seres humanos, como uno de los valores y pilares que sostienen la Revolución Cubana y su proyecto social. No tener percepción de los riesgos de que esto ocurra, puede ser posible, pero no vemos en su discurso, que haya presentado herramientas o programas que pudieran aportar a la voluntad política y el esfuerzo del gobierno cubano y sus instituciones civiles. Viniendo de una institución de tan alto nivel y con la frecuencia que ocurre este fenómeno hoy a nivel mundial, había expectativas por que la experiencia que pudieran transmitir a Cuba, en este sentido, pero en su discurso esto no se percibe. Felicitaciones por el artículo.